16 de diciembre de 2019, 9:31:59
Nuevas tecnologías


Cuidado con logearse en aplicaciones con Facebook, darás permiso para acceder a tus datos


El 45% de los españoles se “loguea” en las apps a través de Facebook, poniendo en riesgo sus datos personales, según PrivacyCloud

Ubicación, micrófono, cámara, amigos, fotos, intereses, compras…los datos accesibles son muchos y es fundamental que los usuarios conozcan qué se hace con ellos


La facilidad para darse de alta en multitud de aplicaciones y páginas Web simplemente logueandonos en Facebook es un caballo de troya para nuestra intimidad. Al hacerlo estamos permitiendo el acceso a mucha información, delicada en algunos casos a las páginas en las que entramos, no sólo el nombre, correo electrónico o una foto de perfil estarán a su alcance, también quienes son nuestros amigos, dispositivos desde los que nos conectamos, horarios, perfil, historial... una valiosa mina de datos de cada usuario. Para cualquier empresa conocer esos datos por sus propios medios les llevaría mucho dinero y sobre lo más valioso tiempo.

De hecho tras el último escándalo de Cambridge Analytica y Facebook la conclusión desde el punto de vista de los usuarios es que las empresas no van a dejar de comerciar con la información que obtienen. Desde PrivacyCloud, empresa que trabaja para proteger el derecho a la privacidad en internet, quieren concienciar a los usuarios de los riesgos derivados de entrar en distintas webs o apps “loguearse” a través de Facebook, algo que hacen asiduamente un 45% de los españoles según un estudio realizado por la propia compañía. Por ese motivo han lanzado WeRule, una alternativa que ofrece la posibilidad para registrarse sin usar Facebook con todas las garantías de seguridad para los datos de los usuarios.

Para Sergio Maldonado, CEO de PrivacyCloud, “lo intuitivo es pensar que en las redes sociales aprovechan el nombre, datos de perfil, fotografía y correo electrónico, pero esta idea queda muy lejos de la realidad, esto es solo la punta del iceberg. Facebook está diseñado para registrar nuestras horas de conexión, número de publicaciones y su contenido, amistades, los ‘me gusta’ y ante qué contenidos se reacciona. Con toda esta información la página diseña un perfil sobre el usuario donde se registran sus hábitos, gustos e intereses”.

“La llegada de los Smartphones también ha contribuido a vulnerar la privacidad, las apps pueden acceder al micrófono, cámara, ver la ubicación... Pero a medida que se incorporan nuevas herramientas a los dispositivos, como la huella dactilar o el reconocimiento facial se amplía el rango de datos de los usuarios a los que tienen acceso y, por ende, se incrementa el valor de los mismos. Los usuarios debemos tomar el control de nuestros datos e impedir que terceros comercialicen con ellos con las herramientas adecuadas y que nos convierten en dueños de nuestra vida digital”, concluye.

¿Cuánto valen y para qué usan los datos?

El valor de los datos depende de cómo se han obtenido, su fiabilidad y la cantidad de información que aglutine la plataforma que los registra. Facebook es una auténtica mina de oro, que ya cuenta con 2.000 millones de usuarios enviando información en tiempo real desde sus teléfonos móviles.

La opción de registrarse a través de Facebook a otras aplicaciones ha hecho crecer los riesgos asociados al intercambio de datos personales. Si no se desactiva la correspondiente casilla (o se usa una fórmula alternativa) se está concediendo a terceros el acceso a la información custodiada por la red social, al tiempo que ésta enriquece sus propias bases de datos.

PrivacyCloud propone convertirse en el “data broker” de los ciudadanos con su aplicación WeRule, una plataforma que gestiona la información permitiendo al usuario elegir con quién comparte esos datos y devolviéndole los beneficios generados por esta información. Por un lado, permite que sean los usuarios quienes invitan a un círculo exclusivo de marcas o proveedores a su esfera de confianza. El objetivo aquí es sustituir el rol actual del mercado publicitario apoyado en la elaboración subrepticia de perfiles y la compraventa indiscriminada de datos. La segunda función de WeRule es comprender la manera en que las diferentes empresas (anunciantes, prestadores, servicios) hacen uso de nuestros datos para ponerlos en valor de una forma más racional.

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com