4 de marzo de 2021, 11:11:57
Nacional


Bernardo Montoya violó a Laura Luelmo en su casa, según las investigaciones

>Hallada una manta y enseres personales de Luelmo


Siguen apareciendo más pruebas en contra del asesino confeso de Laura Luelmo, Bernardo Montoya, quien, previsiblemente, seguirá en dependencias de la Comandancia de la Guardia Civil de Huelva donde permanece tras acudir a El Campillo a realizar, junto a los investigadores, una reconstrucción de los hechos. Se ha hallado una manta con sangre que parece ser de la joven, además de una bolsa con pertenencias de la profesora, como sus llaves de casa.


Según las investigaciones de la Guardia Civil, el asesino confeso de Laura Luelmo, Bernardo Montoya, violó a la joven profesora en su casa tras haberla secuestrado y retenido en algún momento de la tarde-noche del miércoles 12 de diciembre. Cada vez tiene menos peso su versión, ya que mintió en su testimonio sobre que la había matado accidentalmenete, pero que no había consumado ninguna agresión sexual sobre Laura.

Además, según ha constadado ya la Guardia Civil, Montoya empleó lejía e intentó hacer una limpieza a fondo de cualquier prueba en su casa, para así intentar negar cualquier acusación. Está por ver si quedan restos de algún ADN de la víctima mortal al no tratarse de una limpieza profesional ni de un experto. De hecho, el cuerpo policial ha encontrado restos de sangre en este domicilio.

Asimismo los agentes habrían hallado restos biológicos de Laura en el vehículo que usó Montoya para trasladar el cuerpo, así como en la ropa con la que estaba mal vestida la joven. Por ahora, toda la versión dada por el asesino confeso está desacreditada y la teoría policial es que seguía a la víctima desde hacía tiempo y actuó esa tarde con planificación, cuando ésta salió a correr a la calle.

La autopsia reveló ayer miércoles que fue violada. Si bien, Montoya aseguró que intentó violarla sin éxito estando inconsciente tras golpearla en la cabeza. Intentaría ver reducidos los cargos. Montoya cambió varias veces la versión de lo sucedido hasta que finalmente admitió haber asesinado a Luelmo, pero con una versión que asegura que la engañó para que acudiera a un callejón sin salida donde la esperaba con intención de violarla. Hy muchos flecos que la investigación tendrá que resolver por las contradicciones que arroja su versión frente al análisis forense.

Por un lado, las pruebas sobre la violación y por otro, lo que ocurrió desde el día que desaparición hasta su muerte. La 'Cadena Ser' da cuenta de la autopsia que no sólo revela la agresión sexual sino también que Luelmo no falleció en el acto sino 2 o 3 días después de su desaparición.

Montoya asegura que la joven estaba viva cuando la abandonó en la zona donde fue encontrado su cadáver medio oculto con ramas, pero los investigadores sospechan que pudo tenerla retenida antes de matarla, apuntan en 'El Periódico'.

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.diariocritico.com