28 de enero de 2020, 0:02:35
Nacional


Las claves para interpretar correctamente la criticadísima reunión Sánchez-Torra



El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el de la Generalitat, Quim Torra, acordaron ayer buscar una "propuesta política" que cuente con un "amplio apoyo" y se materialice "en el marco de la seguridad jurídica", pero sin mencionarse la Constitución española, una imposición del lado catalán. Sin embargo, desde Moncloa se vanaglorian de haber conseguido que el Ejecutivo catalán se someta a la legalidad y no a la postura unilateral de 2017.

En el comunicado conjunto, los dos Ejecutivos coinciden en "la existencia de un conflicto sobre el futuro de Cataluña", aunque constatan que "mantienen diferencias notables sobre su origen, naturaleza o sus vías de resolución". No obstante, afirman que por encima de todo comparten la apuesta por un "diálogo efectivo" que vehicule una "propuesta política" que cuente con un "amplio apoyo" de la sociedad catalana.

El texto añade que "con el objetivo de garantizar una solución, deben seguir potenciándose los espacios de diálogo que permitan atender las necesidades de la sociedad y avanzar en una respuesta democrática a las demandas de la ciudadanía de Cataluña en el marco de la seguridad jurídica".

La visión del Gobierno central

En nombre del Gobierno central, la ministra de Política Territorial, Meritxell Batet compareció ante los periodistas y puso el énfasis en la "seguridad jurídica". "No hay otra salida para afrontar el problema político que el respecto a la legalidad", subrayó. Batet señaló que el diálogo tendrá que producirse también entre las fuerzas políticas catalanas" y reiteró que una posible solución deberá estar "dentro de la Constitución y el Estatut".

La visión del Gobierno catalán

Por parte de la Generalitat, su portavoz Elsa Artadi explicó que aunque el documento suscrito no habla de autodeterminación, en las reuniones se habían expresado los "consensos" de la sociedad catalana, entre ellos "la necesidad de un referéndum".

La visión de la oposición política

Mientras, los líderes de la oposición criticaron el encuentro. El presidente del PP, Pablo Casado, mostró su "indignación y preocupación" por la reunión, que, señaló, le ha producido "vergüenza ajena" y "pena". En su intervención en la cena de Navidad del PP de Madrid, Casado consideró "humillante" ver al presidente del Gobierno "agasajando" a Torra con un protocolo "prácticamente de jefe de Estado". "No todo vale para seguir en el poder", enfatizó.

Por su parte, el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, censuró que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, "claudique" y "asuma" las tesis separatistas al hablar de un conflicto entre Cataluña y España como "si fuera una guerra y dos estados". Rivera llamó a terminar con las "humillaciones" y convocar elecciones.

La visión de la prensa

Los diarios destacan el encuentro de Pedralbes, aunque con notables diferencias en la interpretación del formato de la reunión. EL PAÍS destaca que "Sánchez y Torra pactan buscar una 'propuesta política de amplio apoyo'". LA VANGUARDIA dice que "Sánchez y Torra discrepan pero afianzan la vía de diálogo". También EL PERIÓDICO refleja que "Sánchez y Torra retoman la vía de la distensión", y titula con términos del comunicado: "Diálogo efectivo y propuesta política". 20 MINUTOS refleja que "Sánchez y Torra pactan 'un diálogo efectivo' sobre el 'conflicto' de Cataluña".

Desde otra perspectiva, EL MUNDO califica el encuentro como "la rendición de Pedralbes". De igual modo, LA RAZÓN dice que "Sánchez claudica ante Torra". ABC señala que "Torra convierte la cita de Barcelona en una cumbre bilateral", y titula: "Sánchez, reo de su pacto". Según EL ECONOMISTA, "el Ejecutivo cede a una 'cumbre' con foto con Torra, Artadi y Pere Aragonès".

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.diariocritico.com