22 de noviembre de 2019, 10:50:58
Economía


El tópico sobre que Uber y Cabify no tributan en España: ¿mito o realidad?

Por Diariocrítico


Uno de los temas más comentados siempre que se habla de la polémica de las aplicaciones de transporte privado Uber y Cabify es el de si tributan o no en España. ¿Se trata de un mito, un bulo o es la pura realidad? Pues bien, se lo contamos. Realmente, claro que parte de su negocio supone pago de impuestos en España, aunque es mínimo y casi ridículo. De no ser así, sería inimaginable que operaran en nuestro país impunemente. Pero casi la todalidad de lo que se genera en cada viaje contratado por los usuarios españoles de estas aplicaciones de la llamada 'economía colaborativa' o 'economía digital' se queda fuera de España.

Uber

Empecemos por la más popular de las apps de movilidad en coche: Uber. Se trata de una empresa estadounidense, Uber Technologies Inc, fundada en 2009 y que entró en España para combatir con el sector del taxi aunque usando una actividad ya tipificada que era la de los chóferes con licencia VTC, es decir, "vehículo de transporte con conductor". Se trata, en su esencia y en legislación, de un servicio contratado con antelación para trasladar en coche a una o varias personas de un punto a otro, ya pactado de antemano. Es la manera de no introducirse en el sector del taxi, que es la contratación 'en vivo' de transporte privado de coches en plena calle, aunque también admiten precontratación por teléfono y, en estos días que corren, por supuesto también por aplicación móvil.

Uber se queda con un 20% de cada importe facturado al cliente tras su viaje. El resto, el 80%, puede ser íntegramente para el conductor, si es el dueño de la licencia VTC, o para la empresa que gestiona sus servicios. En líneas generales, los VTC que operan en Madrid y Barcelona tras el auge de este tipo de servicios son chóferes contratados por empresas y con salarios muy precarios y condiciones laborales durísimas.

El problema es que estas apps, como la de Uber, están gestionadas por compañías extranjeras que aprovechan el vacío legal y el dinero facturado puede legalmente quedarse en el país de origen o de operatividad, como pasa en muchos países de Europa. De hecho, Uber tiene registrada la actividad fiscal de su aplicación en Holanda, que es donde recibe un trato fiscal casi semejante al de un paraíso fiscal, discutido en el seno de la Unión Europea. Uber opera en este país europeo a través de Uber International Holding, y repite la estrategia de grandes multinacionales digitales como Apple, Amazon o Google.

Resumiento, el 20% de cada viaje en VTC queda en el 'limbo' y el 80% restante no: el chófer tiene que pagar sus impuestos correspondientes por actividad económica -ya sea como autónomo o como asalariado de la empresa de transportes- o la empresa dueña de la licencia paga sus impuestos (IVA, impuesto de sociedades...).

Uber asegura que en 2017 -último año fiscal cerrado, a espera de tener noticias de 2018- sólo ganó 163.514 euros como beneficios en España, a través de la empresa Uber Systems Spain. Por ello, pagó la ridícula cifra de 54.817 euros en impuesto de sociedades ese año. Del resto del dinero ganado, no hay rastro... salvo en Holanda.

Cabify

Otro caso más distinto es el de Cabify, una empresa que imita el negocio que inventó Uber y que es originalmente española. Sin embargo, hasta nuestros días tributa sus impuestos en Delaware, EEUU, que es donde tenía su sede legal. Lo hacía porque este estado tiene una actractiva normativa fiscal que atrae a empresas extranjeras e inversionistas: no obliga a pagar impuestos si las compañías dadas de alta allí operan fuera del país.

Es el caso de Cabify. La compañía recuerda que aunque este estado norteamericano es considerado por muchos un 'paraíso fiscal', en realidad ofrece atractivas condiciones como pueden ser países como Irlanda o regiones españolas como Canarias. Sin embargo, la empresa anunció en el verano de 2018 que tributaría en nuestro país, con sede fiscal a España. No es aún oficial y no se ha producido a fecha de hoy, enero de 2019.

Actualmente Cabify se ha expandido y opera también en Portugal, Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, México, Panamá, Perú y República Dominicana. En España están ofreciendo servicios en Madrid, Barcelona, Valencia, Alicante, Málaga y Sevilla. Opera bajo el nombre fiscal de Maxi Mobility Spain, SL.

Sobre sus cuentas, la empresa en España declaró pérdidas. En 2017, de 3,68 millones de euros. En 2016, de 3,56 millones. El resto del dinero ganado se queda en EEUU y otros países.

¿Cuánto gana un conductor de Uber o de Cabify?

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com