21 de septiembre de 2019, 2:20:36
Nacional


El polémico 'relator' para Cataluña: se acusa al Gobierno de "traición" al Estado

> Se especula con que el encargado de hacer de 'relator' sería alguien del PNV, pero se desmiente desde Euskadi


El Gobierno aceptaba ayer, despertando una gran polémica, la incorporación de un "relator" a la mesa de partidos para debatir el futuro político de Cataluña. Según explicó en los pasillos del Senado la vicepresidenta del Ejecutivo, Carmen Calvo, se trataría de una figura "neutral" que "tome nota, convoque y coordine las reuniones", pero no alguien "ajeno a la situación de Cataluña", sino que "entienda bien de todo lo que estamos hablando, de la unidad del Estado y del orden constitucional". Para el Gobierno este papel se aleja del de un "mediador internacional", como pretendían los independentistas.


La consejera de Presidencia y portavoz del Govern, Elsa Artadi, calificó de "buena noticia" que el Gobierno contemple la presencia de un relator en la mesa de diálogo de partidos. Por otra parte, consideró "poco realista" condicionar el veto a los Presupuestos a frenar el juicio del procés, en referencia a las declaraciones del presidente del grupo de ERC en el Parlament, Sergi Sabrià, quien ayer condicionó la retirada de la enmienda a la totalidad a los Presupuestos presentada ayer al "cese de la represión" contra el independentismo y a que haya "concreción" en las mesas de diálogo.

En la sesión de control al Gobierno en el Senado, el portavoz del PP, Ignacio Cosidó, pidió a Calvo que aclarara la revelación que hizo el presidente del PSC, Miquel Iceta, en TV3 sobre la posibilidad de la presencia de "alguien que dé fe" en la mesa de diálogo de partidos catalanes. Cosidó consideró que aceptar "un verificador" en las negociaciones es tanto como reconocer que hay un conflicto internacional, reconocerle soberanía a la otra parte y vulnerar la Constitución". "¡Eso significa traicionar a España!", espetó.

Calvo garantizó que el Gobierno no va hacer nada "al margen de la Constitución" y recordó que no hay nada de ilegal en dialogar. "Si dialogar es un delito, soy culpable y espero mi condena", respondió a Cosidó.

En un comunicado, el PP criticó al Gobierno por asumir la "demanda de bilateralidad" de los independentistas y calificó de "puñalada por la espalda a la Justicia" aceptar mediadores en el diálogo a pocos días de que empiece el juicio del procés.

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, reprochó que Sánchez "vuelve a ceder ante los separatistas y acepta un mediador para negociar privilegios con Torra". "Una humillación intolerable para España", apostilló.

La prensa se indigna

El más encendido ha sido el diario EL MUNDO que titula en portada: "Sánchez humilla al Estado al aceptar un mediador con Torra". En páginas interiores asegura: "Sánchez cede ante el separatismo" y destaca de los 21 puntos de Torra: "secesión, jueces y Rey". "SÁNCHEZ ABUSA DE NUESTRA PACIENCIA", dice en su editorial, que nunca había sido tan crítico con el PSOE.

LA RAZÓN abre su portada con este titular: "Sánchez: rendición de Estado". "EL MEDIADOR: UNA TRAICIÓN A ESPAÑA", dice en su editorial.

La portada de ABC subraya "la rendición de Sánchez" y considera que "la amenaza de los secesionistas de tumbar los Presupuestos y provocar un adelanto electoral surte efecto". También dice que "Torra traiciona la reunión con el presidente y revela sus 21 exigencias" que el Gobierno "oculta desde diciembre".

En relación a los Presupuestos, ABC señala que "el independentismo se divide en la estrategia ante los Presupuestos". Según CINCO DÍAS, "el Govern condiciona su aval a los Presupuestos a la presencia de un notario en la mesa sobre Cataluña". EL ECONOMISTA dice que "los nacionalistas quieren a Sánchez en Moncloa, incluso sin Presupuestos". Este diario publica una entrevista al portavoz de ERC en el Congreso, Joan Tardá, en la que declara: "Que no nos venda la moto el PSOE de que quiere aprobar las cuentas".

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com