14 de noviembre de 2019, 17:43:21
Nacional


La intrahistoria de la incómoda foto de Rivera junto a Casado y Abascal de Vox



Si se observan las fotografías de la manifestación del domingo en Colón contra el Gobierno de Pedro Sánchez hay algunas escenas que le llamarán la atención. La más llamativa es la que se refiere a la foto de familia de la derecha, que Albert Rivera nunca quiso.

Hay varias versiones sobre lo que sucedió con la imagen que nos permitía ver a los altos representantes de los 3 partidos organizadores -PP, Ciudadanos y Vox- en la plaza madrileña de Colón.

Una de ellas apunta a que Rivera no quería posar junto a Santiago Abascal y el resto de gente de Vox, ya que intenta desmarcarse de la ultraderecha y salvar su imagen, sobre todo internacionalmente. Su gran aliado fuera de nuestras fronteras es el presidente francés, Emmanuel Macron, otro centro-liberal como él, quien en el país vecino se aleja de todo lo que huela a la ultraderecha de Marine Le Pen, y no le haría gracia ver a su socio español mezclándose con la versión española de ese partido, Vox. Así las cosas, Rivera, al ver que los fotógrafos iban a tomar esa imagen, pidió que toda la familia de Ciudadanos diera un paso al frente para hacer piña y no posar cerca de Abascal. A su lado pudimos ver, por ejemplo, a Begoña Villacís, la líder del partido naranja en Madrid ciudad.

Sin embargo, hay quienes piensan, sobre todo desde el entorno de Vox, que fue puro teatro: Rivera sabía que esa foto iba a ser tomada y que las excusas posteriores y los rumores sobre que fue accidental se distribuyeron porque le avergüenza posar con la ultraderecha.

Quien sí se borró totalmente de esa foto fue Manuel Valls, el candidato a la alcaldía de Barcelona y uno de los más críticos con Vox. El hispano-galo declinó situarse entre los convocantes pero sí que llegó a la manifestación, cuando algunos incluso le pidieron no asistir por estar presente la ultraderecha.

En cuanto a Casado, el líder del PP se vio beneficiado del ímpetu de Cristiano Brown, actual líder de UPyD -el partido que fundó Rosa Díez y que sobrevive fuera de los parlamentos-. Brown se empeñó en buscar sitio en primera fila aunque su partido no fue uno de los organizadores, y al final consiguió distanciar a Casado y Abascal. Para ello echó atrás a Javier Maroto, quien llegó a disputar un sitio en esa primera fila con Brown a puro codazo.

La imagen, en la prensa

En la prensa se está interpretando así el encuentro de las derechas en Colón. "La derecha escenifica su unidad ante decenas de miles de manifestantes", titula EL PAÍS, y destaca que "Casado, Rivera y Abascal posan juntos por primera vez y acusan a Sánchez de ceder a las 21 condiciones de Torra". EL MUNDO abre su edición con un "Elecciones ya" a toda plana. Y subtitula: "Una multitud exige en Madrid acabar con las concesiones de Sánchez al separatismo". En un encarte a doble página ABC titula: "Clamor por España". Y añade que "decenas de miles de personas exigen en Colón elecciones ya". "Pinchazo de Sánchez", ironiza LA RAZÓN en su principal titular de portada, y habla de "clamor de Madrid para exigir elecciones ya ante las cesiones a los independentistas".

Desde otro punto de vista, LA VANGUARDIA titula: "La escasa movilización de la derecha da aire a Sánchez". A juicio del rotativo catalán, la manifestación de ayer en Madrid "no genera el momento destituyente que esperaban los convocantes". En la misma línea, EL PERIÓDICO titula en portada: "La derecha pincha", y añade en páginas interiores que "la derecha flaquea en su órdago a Sánchez en la calle". Según este diario, las 45.000 personas que ayer se manifestaron en Madrid quedaron "por debajo de las expectativas de PP, Cs y Vox".

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com