25 de mayo de 2019, 9:08:53
Nacional


Desarticulada una banda de ladrones que robaba consultando antes el horóscopo



Agentes de los Mossos d'Esquadra, de la Unidad de Investigación de la comisaría de Nou Baris, han desarticulado un grupo criminal especializado en robos con fuerza en establecimientos comerciales por el método del butrón. Los agentes han detenido a los principales responsables del grupo, concretamente dos hombres de 26 y 46 años de nacionalidad española, y uno de 55 años de nacionalidad rumana, y una mujer de 24 años de nacionalidad venezolana. En total se les relaciona con un veintena de robos.

La investigación se inició en octubre de 2018 y se les identificó un vehículo utilizado para los robos, un todoterreno de gran tamaño de color rojo. Lo más curioso es que, antes de organizar los robos, el jefe del grupo consultaba antes el horóscopo, el zodiaco, para escoger el mejor día para actuar. Una vez la había elegido, se desplazaba en los locales con otros miembros con dos vehículos todo terreno. Cuando iniciaban el robo se distribuían los trabajos: en uno de los vehículos se quedaba uno de ellos vigilando con un perro, uno de los jóvenes entraba en la escalera para avisar si algún vecino salía y el jefe del grupo entraba y hacía un pequeño agujero para donde accedía al interior.

Otro dato curioso es que el jefe del grupo fue identificado en 2010 haciendo espectáculos en la vía pública de contorsionismo, habilidad que utilizó para acceder a los bares, entrando por agujeros no muy grandes desde lugares inverosímiles. Uno de los agujeros lo realizó desde el habitáculo del ascensor, justo en la parte inferior y con el aparato en funcionamiento, mientras los vecinos iban subiendo y bajando, poniendo en riesgo su integridad física.

Asimismo, era una persona solitaria que vivía en una pequeña edificación en medio del bosque de Guanta, en Sentmenat. T ambién se localizó un diario donde el detenido anotaba cada una de las gestiones que había realizado para cometer los robos. Planimetría de los locales y de las porterías adyacentes, puntos donde se tenían que ubicar los demás miembros, rutinas de los propietarios y toda una serie de detalles que denotaban el carácter metódico del líder del grupo y la precisión con que actuaba él.

El grupo seleccionaba los bares después de comprobar que se podía acceder haciendo un agujero desde la escalera sin ser descubiertos por los vecinos de la escalera y hacían vigilancias para constatar el horario y el recorrido del propietario y trabajadores.

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com