7 de diciembre de 2019, 17:44:19
Entrevistas


Rocío Monasterio: "Nos reímos cada vez que los periodistas nos ponen una etiqueta"

Por Paula Díaz (MDO)

La líder de Vox en Madrid, Rocío Monasterio (1974), recibió a nuestro diario hermano 'Madridiario' justo cuando Pedro Sánchez puso fecha para las elecciones generales, lo que le sirvió para retrasar hasta "finales de marzo" la confirmación -casi segura- de su candidatura a la Comunidad. Llegó a la sede -en proceso de mudanza porque se les ha quedado pequeña- "acelerada": traía 20 minutos de retraso debido a los atascos (los de Carmena). Esta madrileña de raíces asturianas y padre cubano, arquitecta y madre de cuatro hijos, presume de humildad, sobre todo, la de su partido, que concurrió a los comicios andaluces "pagando sólo 5 sueldos y con un presupuesto de apenas 150.000 euros". Ahora habla "sin miedo" de su ideología más polémica y, ya con el piloto preelectoral encendido, promete soluciones para todo si su partido logra ser llave de Gobierno.


¿Cómo recibe Vox la convocatoria de elecciones generales el 28 de abril que acaba de anunciar Pedro Sánchez?

Nosotros ya contemplábamos que iba a haber elecciones generales antes de las municipales y autonómicas. Y como lo anticipábamos, no habíamos presentado candidatos para Madrid ni para la Comunidad.

Son unos visionarios...

Conocíamos cómo es Pedro Sanchez y su Gobierno ilegítimo y manipulador. Estas elecciones se convocan porque aún tiene la posibilidad de manipular lo que le va a contar a todos los españoles.

¿No cree que le hayan tumbado los Presupuestos en el Congreso demuestra que no tenía un pacto con los nacionalistas para perpetuarse en el poder?

Esa es la manipulación que nos va a intentar contar Pedro Sánchez. Por eso hace elecciones antes, porque aún tiene un relato con el que engañar. Pero para eso va a estar Vox.

No sé si ustedes se consideran nacionalistas españoles pero, en todo caso, ¿en qué se diferencia el nacionalismo español del catalán?

El proyecto de Vox es un proyecto ilusionante, que muchos españoles quieren empezar a oír. Nace para defender España y los intereses de los españoles. Eso vamos a contar en estas elecciones. Y nos dan igual las etiquetas que nos pongan otros. Eso es una política que ya está rancia y caducada.

Hablando de etiquetas... ¿Es Vox un partido de ultraderecha?

Nosotros estamos en la política del futuro. Nos reímos cada vez que los periodistas nos ponen una etiqueta. Nos parece que eso es parte del periodismo progre. Nosotros estamos en la política que aporta algo a los españoles, que es de lo que se trata.

Una de sus propuestas es acabar con el Estado de las Autonomías. No sé cómo se podría llevar a cabo. ¿Es una medida populista?

Nosotros queremos que todos los españoles seamos iguales en derechos y libertades. La propuesta de desmantelar este Estado de caciques y despilfarro va precisamente a defender los intereses de todos los españoles. Ya está bien de que los políticos defiendan su bienestar. Es hora de que defiendan el bienestar de los españoles. Para eso estamos aquí.

¿Por qué defienden ustedes mejor ese bienestar que otras derechas como PP y Ciudadanos? Usted ha dicho en alguna ocasión que el PP es la "derechita cobarde"...

Hay partidos que no pueden defender la libertad de las ideas porque son víctimas de la metástasis de corrupción que tienen dentro. No van a poder defender el interés de los españoles porque están defendiendo o su propio interés, o el interés del partido. Vox es libre para defender ideas, para defender a los españoles y para defender un proyecto ilusionante para España.

No podemos hablar de corrupción, pero ustedes también acumulan polémicas con la financiación de los iraníes, las empresas en Luxemburgo ligadas a la nueva sede que estrenarán próximamente...

Son las típicas polémicas del periodismo pogre que intenta buscar en Vox algo con lo que atacarnos. Nosotros nos carcajeamos. Porque todos los temas se han contestado con toda naturalidad. Además, invitamos a que nos donen muchos más particulares, ya sean exiliados de Irán, de Cuba, o de Venezuela. Porque nosotros no nos dedicamos a despilfarrar el dinero público de los españoles. Ya está bien de que los partidos chupen de lo que nos cuesta a tantos con nuestro trabajo. Que se financien de las cuotas de aquellos que los quieran apoyar. Invitamos al PSOE y al PP a que sean valientes y dejen de chupar del dinero público.

Hablando de cuotas, el partido ha crecido en número de militantes. ¿Tienen candidatos suficientes para presentarse a las elecciones? ¿Qué sistemas de control han establecido?

Vox lo primero que tiene es un programa con un ADN diferente a otros partidos. Eso hace que muchos no vengan a Vox porque hay que defender ideas con mucha valentía. Muchos de los que se acercan a la política no son valientes; vienen por otras motivaciones. En Vox ahora tenemos equipos integrados en todos estos años en que hemos trabajado en silencio y que han trabajado con dureza la defensa de las ideas cuando no eran ideas populares. Vox está en la batalla cultural, no es un partido al uso.

Usted defiende el no medir las palabras, el ser políticamente incorrectos. ¿Eso les hace ganar o perder votos? ¿O sólo es una diferenciación respecto a otros partidos?

Vox lo que hace es decir la verdad. Y a veces resulta políticamente incorrecta. No estamos con una tabla midiendo si la verdad nos va a sumar o a restar votos. Nosotros estamos en la batalla cultural: poner ideas sobre el tablero que son buenas para los españoles. A veces sumarán votos, a veces no se entenderán y se entenderán más tarde. Vox son unas siglas al servicio de unas ideas y esas ideas son las que vamos a dar a conocer a los españoles.

¿Por qué eliminar la ley de violencia de género, por ejemplo, sería bueno para los españoles?

Porque nosotros creemos -y creo que todos los españoles que ven el telediario todos los días están de acuerdo conmigo- que es un fracaso. Es un fracaso gigante. Porque ni siquiera ha conseguido el objetivo fundamental, que era proteger a las mujeres maltratadas. No hemos mejorado en cifras. Tristemente sigue habiendo muchas mujeres asesinadas. Pero también hay niños y ancianos que llaman al 016 y por ser varón les cuelgan el teléfono. Ese anciano o ese niño de 16 años que es varón y que le están pegando en su casa también tiene derecho a ser protegido de la violencia.

Pero para eso tienen otros recursos: el teléfono del menor, las leyes de violencia doméstica…

A un anciano con movilidad reducida que llama al 016 nadie le saca inmediatamente de su casa. No tiene una ley como la de violencia de género que automáticamente le da protección. Nosotros queremos protección y más recursos para las mujeres maltratadas, pero también queremos que por ser varón no seas discriminado. Queremos una ley de violencia intrafamiliar , queremos educar a nuestros niños en el respeto, en la igualdad y no entendemos que los demás políticos se nieguen a todas estas mejoras. Esa es una gran irresponsabilidad. No entendemos por qué no quieren acabar con la violencia. Y por qué no quieren proteger a ese anciano que llama al 016 y le cuelgan. ¿Por qué tiene que estar discriminado por el hecho de ser un varón? A mí no me gustaría contarle a mi hijo [tiene cuatro: tres niñas y un niño] que ha nacido en un país en el que eres distinto por ser hombre.

La realidad, hasta ahora, es que estamos en un país en el que eres menos por ser mujer. ¿Niega que hay machismo en España?

Yo niego que seamos menos por ser mujer. Y me sorprende que una mujer periodista me diga eso. Las mujeres no somos débiles por el hecho de ser mujeres.

Pero muchas veces se nos trata como tal...

No, no. Y en Vox no vamos a dejar que a las mujeres se nos trate como débiles. En Vox estamos orgullosas de ser mujeres. Creemos que podemos llegar a todos los sitios donde queremos llegar. No nos hace falta que nos venga un [Albert] Rivera o un Pedro Sánchez de machitos a protegernos como si fuéramos débiles. No necesitamos ampararnos en el paraguas de protección de los políticos. Yo no quiero que me protejan Pedro Sánchez ni Rivera con una ley, ni que me proteja Irene Montero. Yo lo que me gane me lo gano con mi esfuerzo. Yo estudio y trabajo para llegar donde quiero llegar. Y tengo derecho a llegar. Y no voy a deberle mi puesto de trabajo a una cuota que me pone un político que me trata como distinta como si por el hecho de ser mujer necesitara que me regalaran una cuota para colocarme en una empresa. No les necesitamos. Las mujeres somos iguales que los hombres. Podemos llegar a aquellos sitios donde nos dé la gana. Que nos dejen ya de utilizar, que resulta humillante para las mujeres.

El problema es que no todas llegan donde quieren llegar: existe el techo de cristal, entre otros problemas. Y, volviendo a la ley de violencia de género, no me negará que al menos puso cifras a lo que antes era una cosa oculta que se quedaba dentro de casa...

Es fantástico tener una ley contra la violencia. Nosotros queremos ampliarla. El Estado tiene unas leyes y tenemos una Constitución: la Ley de leyes dice que hombres y mujeres somos iguales y tenemos los mismos derechos. Hay que perseguir a aquel que discrimine, sea hombre o mujer. Porque en la Comunidad de Madrid hay sectores como la Sanidad o la Justicia en los que hay un 70% de mujeres. ¿Decimos que el hombre está discriminado? Que nos dejen de utilizar, que a las mujeres no nos hacen falta que nos protejan los políticos.

¿Cree que hay otros colectivos que sí necesitan la protección del Estado? ¿Los inmigrantes y refugiados, por ejemplo?

El débil tiene que tener la protección del Estado. El no nacido tiene derecho a nacer. Y el Estado tiene que proteger esa vida. Ese sí que es débil. Un niño desamparado que está en un centro de menores y que estaría mejor en una familia, yo creo que el Estado tiene que hacer todo lo posible porque ese niño pueda ser adoptado. Y no está. Se tarda nueve años en adoptar un niño. Nueve años en la vida de un niño es toda la vida. Ahí sí que tiene que estar el Estado.

Ustedes siempre hablan de familia tradicional. ¿Están a favor de que los gays, lesbianas, familias monoparentales, etc. puedan adoptar como parte de la solución a ese problema?

Nosotros hablamos de la protección de la familia como un pilar fundamental de la sociedad. Y la familia no es algo ni de derechas ni de izquierdas. En la crisis, fueron las familias las que nos han sacado adelante. Hay que conseguir que tengamos muchas más familias. Eso es lo que veréis en el programa de Vox.



¿Un matrimonio gay no es una familia?

En una unión civil… yo no le pregunto a la gente qué hace en su cama. A mí me da igual lo que la gente hace en su cama. Igual que no quiero que me pregunten qué hago en mi vida privada. El Estado no tiene que preguntarte qué haces en tu cama. Te tiene que tratar igual da igual la orientación que tengas.

Las uniones civiles pueden ser entre un hombre y una mujer, un hombre y un hombre, una mujer y una mujer, una mujer y su hermana, una tía y una sobrina. Porque son derechos fiscales que tienen que ser respetados para todos igual. El matrimonio es una figura anterior al Estado.

Volviendo a la maternidad, usted ha dicho en alguna ocasión que el hecho de que una mujer decida voluntariamente que no quiere tener hijos -y no hablo de aborto- es fruto del 'hembrismo'...

Yo creo que nunca he dicho eso. El problema del feminismo de hoy es el supremacismo que intenta poner a las mujeres un uniforme. Yo no quiero que estas feministas de hoy me pongan un burka y me amordacen y me digan cómo tengo que pensar, lo que tengo que decir, lo que no tengo que decir... Creo en la libertad, no en este feminismo supremacista que nos impone un discurso y a las que discrepamos de ese discurso nos separa y nos manda castigadas a una esquina. Cada mujer es distinta y tenemos derecho a pensar distinto. No tenemos que pensar como Irene Montero que, además, no me parecen modelos buenos para la sociedad. Yo creo en el feminismo que luchó por que las mujeres nos educáramos, tuviéramos acceso a las universidades, pudiéramos votar… Ese feminismo español es el que yo reivindico.

Ha citado mucho a Irene Montero durante esta entrevista… Usted ha sido muy dura con Podemos, con Más Madrid y, especialmente, con Manuela Carmena, a quien está segura de que los votos de Vox podrán echar del Ayuntamiento. ¿Qué política revertiría en caso de gobernar o ser llave de Gobierno?

La política en el Ayuntamiento de Madrid la tiene que definir quien vaya a ser candidato al Ayuntamiento de Madrid. Vox todavía no ha presentado sus candidatos, pero eso sí: Vox hará un frente clarísimo a la izquierda. A esa izquierda que resta libertades a los madrileños, a la izquierda que ataca la propiedad privada, a la izquierda que hasta nos prohíbe hasta caminar por la calle Preciados en una dirección. Nosotros creemos en la libertad. Esa ideología nos parece del pasado, nos parece la prohibición, nos parece la dictadura. A todos esos que son la dictadura, la prohibición y lo retrógrado los sacaremos del Ayuntamiento, claro que sí. Y será Vox el que lo permita.

Son muy críticos con Madrid Central… ¿Cómo contribuiría Vox a las políticas de medio ambiente?

Que Madrid Central se haya hecho por razones de contaminación es mentira. Si de verdad les preocupa la contaminación, que apaguen la calefacción de los edificios, que contamina mucho más que los vehículos circulando por el centro de Madrid. Que saquen una etiqueta para que haya en las gasolineras una mezcla de gasolina que el 70% de nuestros coches lleva y que contamina mucho menos. Pero eso no lo hacen. Las razones de Madrid Central son otras: de turismo, hoteleras, etc. Es que Carmena hace política para ricos. No piensa en el trabajador que está a las afueras de la ciudad y que ahora se come un atasco de 45 minutos más por el capricho de la señora Carmena de cerrar la almendra central. Ese urbanismo pertenece al pasado, nosotros estamos en el futuro.

Hay otras políticas de Carmena que fueron incluso criticadas por los suyos, por la izquierda, como es el caso de Madrid Nuevo Norte. ¿Qué opina Vox de este proyecto?

Que estamos en el día de la marmota. ¿Cuánto tiempo llevamos con ese plan urbanístico? Es una prueba más de que Madrid está en parálisis. Ya tenía que haberlo aprobado [Ana] Botella y hubiera permitido que muchos madrileños tuvieran viviendas y no tuvieran que pagar un sobreprecio por culpa de la falta de competencia de nuestros políticos.

¿Cómo terminaría Vox con la burbuja de los alquileres?

El alquiler turístico está subiendo el precio del alquiler en unos barrios muy concretos. Pero el problema de vivienda en Madrid es mucho más amplio y parte de la base de que nuestros políticos no sacan suelo, de la base de una intervención brutal y de una falta de gestión adecuada en el urbanismo. No puede ser que una licencia tarde tres años porque entonces es un coste adicional para el que va a comprar la vivienda. No puede ser que no haya suelo en Madrid porque dependa de que un político te quiera aprobar un plan de urbanismo. Nosotros creemos en liberalizar el suelo. No puede ser que sigamos hablando de Madrid Norte que es del siglo pasado. Nosotros apostamos por la participación público-privada y además hay que desarrollar el mercado de alquiler a precio asequible para los jóvenes. Y tenemos la forma de hacerlo.

A cuanto a la gestión de la Comunidad, ¿qué opina del conflicto de los taxistas con las VTC?

Es otro buen ejemplo de la incompetencia y la inoperancia de nuestros políticos. No han querido legislar y siguen sin hacerlo. Se han puesto todos de perfil. ¿Por qué no permitir a dos distintos operadores tener un mercado que pueden tener? Esa competencia es buena para los madrileños. Tiene que haber taxis y VTC, pero también hay que respetar a los taxistas y darles una compensación porque los políticos les han engañado con una regulación que ahora no les pueden quitar. Hay que permitir que los dos convivan.

¿Cómo arreglaría Vox el problema de la Cañada Real y el realojo de los vecinos que viven allí?

Con una política de alquiler público a precio razonable podríamos alojar a todos aquellos que están donde no hay las infraestructuras para tener una vida digna. Ahora mismo, muchos de esos lugares son focos de narcotráfico, focos de inseguridad y hay que acabar con todo eso. La solución no es, desde luego, hacer unas infraestructuras en suelo rústico para dar más accesibilidad a unos focos que son ilegales. Hay que conseguir garantizar vivienda digna a toda esa gente, a todos aquellos que estén en una situación legal en España. Un urbanismo responsable donde los políticos quiten las manos de la tramitación facilitaría que todos tengamos vivienda a un precio mejor y que haya vivienda para los más vulnerables. Tendríamos que preguntarnos qué presupuesto tienen los municipios para responder a situaciones de extrema vulnerabilidad. Y veríamos que toda esa izquierda que tanto grita y tanto ayuda en los desalojos no ha aprobado ni una partida para vivienda para los más vulnerables. Son unos cínicos.

¿Qué hacemos con esa gente que no está en situación regular en España?

Esa gente tiene que salir para volver a entrar como inmigrante legal. No podemos incentivar que venga inmigración ilegal y el único futuro que les garanticemos es vagar por nuestras calles sin conseguir un trabajo porque no tienen un papel. Eso es cruel. Lo que hacen Sánchez y Carmena incentivando a que se embarquen en una lancha, muriendo muchos en el Mediterráneo, y quienes tienen suerte el único futuro que tienen es vivir de la caridad es brutal, es una falta de caridad. Tenemos que hacer un sistema donde los inmigrantes puedan entrar de forma legal, para que tengan derecho a poder conseguir un trabajo digno.

Muchos vienen huyendo de guerras, escapando de una muerte segura...

No hay que confundir inmigrantes con refugiados, que no tienen nada que ver. Por ejemplo, Vox presentó una solicitud en el Congreso para que refugiados venezolanos y cubanos que eran perseguidos por razones políticas tuvieran el asilo automático en España. Y todos los partidos nos dijeron que no. Que ahora no nos vengan a hablar de refugiados, que les vamos a hablar nosotros a ellos.

No hablo de refugiados, sino de inmigrantes de países donde pasan hambre y que también huyen de la muerte

El inmigrante por razones económicas tiene que entrar en España de forma legal. Los españoles tenemos derecho a exigir que la inmigración sea ordenada, legal y con control. Ya está bien de que entren por la valla tirando cal a la Guardia Civil y encima los políticos les protejan.

Tiene clarísimo el programa que llevarían a la Comunidad, al Ayuntamiento, incluso a las generales. Usted siempre ha sonado como candidata en Madrid... ¿Se va a presentar a las primarias?

Hoy estamos en que vamos a celebrar unas elecciones a nivel nacional el 28 de abril. Vox está centrado en entrar en las instituciones para conseguir revertir hacia dónde íbamos en estos meses. Estamos hoy felices de que se termine una legislatura de un Gobierno traidor e ilegítimo.

¿Está pensando entonces en ir en la lista con Santiago Abascal para ir al Congreso y abandonar Madrid?

La verdad es que estoy pensando en hacer el mejor programa. Les invitaremos cuando presentemos candidatos.

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com