22 de noviembre de 2019, 13:49:11
Nacional


Nerviosismo en círculos políticos por el papel de la Fiscalía en el juicio del procés



Crece el nerviosismo en altos círculos políticos por el papel que está desempeñando la Fiscalía en el juicio del procés a los presos independentistas catalanes.

La semana pasada, el fiscal Fidel Cadena tuvo una actuación muy criticada por su tono abatido y que aprovechó el ex conseller de Interior Joaquim Forn para batirle en el 'ring' del Supremo. Tuvo varios errores de apreciación, describiendo mal algunos episodios previos al referéndum del 1 de octubre de 2017 y con datos imprecisos que hicieron crecer al interrogado. También estuvo torpe a la hora de repreguntar y seguirle el juego a Forn, como cuando le preguntó si alguna vez había sido detenido por sus ideas: "Me detuvieron en 1986 por llevar una bandera catalana", le contó. Cadena, en lugar de cambiar de tema hábilmente, cayó en la trampa: le repreguntó si entonces se consideraba detenido por sus ideas independentistas. Forn lo tuvo en bandeja: "Hombre, no sé si era por las ideas, fue por una bandera catalana, que debe ser inconstitucional". También fue grave su error con los coches de la Guardia Civil que fueron asaltados por manifestantes o las llamadas recibidas en su teléfono el 1-O, no sabiendo diferenciar entre llamadas perdidas y atendidas.

Mientras que los presos de ERC van a apostar por no contestar a las defensas, como también hizo Raül Romeva ayer en el Tribunal, los consellers de Puigdemont procedentes de CiU-PDeCAT están contestando a la Fiscalía y van a continuar la estrategia a la vista del éxito. Y es que este martes, el fiscal Jaime Moreno hizo un interrogatorio a Jordi Turull, ex conseller de presidencia, lleno de nuevo de errores estratégicos. Turull estuvo muy recto y toreó varias veces las presguntas de Moreno. Especialmente llamó la atención cuando se quiso usar como prueba que el acusado fuera miembro de asociaciones independentistas, como Omnium Cultural, cuando éste contestó que también era socio de Caritas y del Real Club del Automóvil, entre otras organizaciones, y que eso no podía demostrar nada. El fisacl quería demostrar que Turull cometió un delito de rebelión, pero fue harto difícil y quedó en evidencia.

La semana pasada actuaron los fiscales Javier Zaragoza y Cadena y esta semana es el turno para Consuelo Madrigal y Moreno. De la primera se espera una mejor actuación ya que fue ex fiscal general del Estado en tiempos de Mariano Rajoy. Curiosamente, el expresidente del Gobierno será unos de los testigos que tengan que responder ante el tribunal la próxima semana.

Turull: "Hasta el último momento se buscó un referéndum pactado"

Romeva se declara "preso político" y confiesa que 'se volvió' independentista en 2010

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com