7 de diciembre de 2019, 10:46:13
Internacional


El Papa: "La Iglesia llevará ante la Justicia a quien cometa abusos"

> Finaliza la cumbre contra la pederastia en el Vaticano

Por Diariocrítico

El Papa Francisco ha clausurado el encuentro sobre 'La protección de los menores en la Iglesia', que ha reunido a religiosos de todo el mundo en el Vaticano para celebrar una histórica cumbre sobre la pederastia. Tras reclamar la puesta en marcha de medidas concretas, el Papa ha proclamado que la Iglesia llevará ante la justicia a quienes hayan cometido estos crímenes abominables, al tiempo que ha prometido que "no encubrirá o subestimará ningún caso.


El Papa Francisco ha reiterado su condena de "estos crímenes abominables que involucran a millones de niños en el mundo, formas de abuso y explotación, detrás de las cuales se esconde la mano del mal". Aunque ha centrado su discurso en la pederastia y los abusos contra menores fuera de la Iglesia, se ha comprometido a llevar ante la justicia a quienes cometan estos delitos.

"Incluso un solo caso de abuso en la Iglesia representa ya en sí mismo una monstruosidad y será afrontado con la mayor seriedad. El eco de este grito silencioso de los pequeños, que en vez de encontrar en ellos paternidad y guías espirituales han encontrado a sus verdugos, hará temblar los corazones anestesiados por la hipocresía y por el poder"; ha manifestado.

El Encuentro sobre 'La protección de los menores en la Iglesia', que reunió del 21 al 24 de febrero a religiosos procedentes de todo el mundo para confrontarse acerca de la plaga de los abusos, concluyó con el discurso de Papa Francisco. Después de la misa, el Pontífice tomó la palabra para anunciar las conclusiones de la cumbre antipederastia.

"La Iglesia llevará ante la justicia a cualquiera que haya cometido tales crímenes"

Según ha dicho, "ha crecido en la Iglesia la conciencia de que se debe no sólo intentar limitar los gravísimos abusos con medidas disciplinares y procesos civiles y canónicos, sino también afrontar con decisión el fenómeno tanto dentro como fuera de la Iglesia... La Iglesia se siente llamada a combatir este mal que toca el núcleo de su misión: anunciar el Evangelio a los pequeños y protegerlos de los lobos voraces".

"El objetivo de la Iglesia será escuchar, tutelar, proteger y cuidar a los menores abusados, explotados y olvidados, allí donde se encuentren. Y para alcanzar ese fin, la Iglesia tiene que estar por encima de todas las polémicas ideológicas y las políticas periodísticas que a menudo instrumentalizan, por intereses varios, los mismos dramas vividos por los pequeños", ha señalado el Papa.

Según la OMS, en el año 2017, "hasta mil millones de menores en una edad comprendida entre los 2 y los 17 años han sufrido violencias o negligencias físicas, emotivas o sexuales. Los abusos sexuales (…), según algunas estimaciones de UNICEF en 2014, afectan a más de 120 millones de niñas, entre las que se registra el más alto número de víctimas".

El Pontífice ha insisitido en que estos casos suceden con mayor frecuencia fuera de la Iglesia, y ha hablado del "turismo sexual", la "pornografía, con modalidades cada vez más horribles y violentas", como "plagas" que hay que combatir y ha recordado a "los olvidados por todos: los niños soldado, los menores prostituidos, los niños malnutridos, los niños secuestrados y frecuentemente víctimas del monstruoso comercio de órganos humanos, o también transformados en esclavos, los niños víctimas de la guerra, los niños refugiados y los niños abortados".

El Papa ha anunciado un paquete de medidas llamado INSPIRE para erradicar la violencia contra los menores, que deberá inspirar diversas dimensiones de atención en la Iglesia.

"La Iglesia no se cansará de hacer todo lo necesario para llevar ante la justicia a cualquiera que haya cometido tales crímenes. La Iglesia nunca intentará encubrir o subestimar ningún caso (…). Tiene la convicción de que los pecados y crímenes de las personas consagradas adquieren un tinte todavía más oscuro de infidelidad, de vergüenza, y deforman el rostro de la Iglesia socavando su credibilidad. En efecto, también la Iglesia, junto con sus hijos fieles, es víctima de estas infidelidades y de estos verdaderos y propios delitos de malversación".

El Papa ha insistido en que "se necesita imponer un renovado y perenne empeño hacia la santidad en los pastores", por lo que hace falta "formación".
"La exigencia de la selección y de la formación de los candidatos al sacerdocio con criterios no sólo negativos, preocupados principalmente por excluir a las personas problemáticas, sino también positivos para ofrecer un camino de formación equilibrado para los candidatos idóneos, orientado a la santidad y en el que se contemple la virtud de la castidad".

Ha apelado "a reforzar y verificar las directrices de las Conferencias Episcopales: es decir, reafirmar la exigencia de la unidad de los obispos en la aplicación de parámetros que tengan valor de normas y no solo de orientación".

"Ningún abuso debe ser jamás encubierto ni infravalorado (como ha sido costumbre en el pasado), porque el encubrimiento de los abusos favorece que se extienda el mal y añade un nivel adicional de escándalo. De modo particular, desarrollar un nuevo y eficaz planteamiento para la prevención en todas las instituciones y ambientes de actividad eclesial", ha reiterado.

El Papa ha pedido centrar la atención en el acompañamiento de las personas abusadas, porque "el mal que vivieron deja en ellos heridas indelebles que se manifiestan en rencor y tendencia a la autodestrucción".

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com