17 de julio de 2019, 7:06:19
Nacional


Forcadell, sobre la declaración de independencia: "Era una resolución política sin trascendencia jurídica"

> "El Gobierno, la Fiscalía y el Tribunal Supremo han desoído al Constitucional"
> La ex presidenta del Parlament asegura que no participó ni dirigió "ninguna estrategia" hacia la independencia

Por Diariocrítico

La ex presidenta del Parlament, Carme Forcadell ha sido la última procesada en declarar en el juicio del procés. Forcadell ha optado por responder a las preguntas de la Fiscalía y la Abogacía del Estado, que solicitan penas de 17 y 10 años de prisión respectivamente para la política. En el interrogatorio de la fiscal Consuelo Madrigal, Forcadell ha asegurado que nunca participó ni dirigió ninguna estrategia hacia la independencia de Cataluña, aunque ha defendido la legitimidad de la hoja de ruta secesionista, amparada en el "mandato democrático".


Antes de comenzar el interrogatorio, Carme Forcadell se ha sumado a la "protesta" del resto de líderes independentistas procesados por la ausencia de un traductor en la sala. "Por razones jurídicas, políticas, económicas o sociales, el catalán siempre acaba siendo una lenga minoritaria y eso hace que sintamos que nuestros derechos lingüísticos son vulnerados. Sin embargo, no tengo ningún problema en hablar en español que es una lengua también de Cataluña".

La ex presidenta del Parlament y ex presidenta de la ANC ha decidido responder a las preguntas de la Fiscalía y la Abogacía del Estado, pero no a las de la acusación particular que ejercer Vox.

Dado que fue presidenta de la Asamblea Nacional Catalana entre 2012 y 2015, su interrogatorio ha arrancado con las preguntas de la fiscal Consuelo Madrigal al respecto a la actividad de la asociación hasta su llegada al Parlament. Forcadell ha reiterado, como hizo Jordi Sànchez, que el objetivo de la ANC "es conseguir la independencia de Cataluña de manera pacífica y democrática".

Aunque Forcadell aprobó "como todos los socios" de la Asamblea la hoja de ruta soberanista, se ha desvinculado de su elaboración, explicando que de eso se encarga una comisión política. También se ha desmarcado de la elaboración del programa político de 'Junts Pel Sí' en las elecciones en las que culminó siendo designada presidenta del Parlament. "Yo no participé ni dirigí ninguna estrategia, me limité a cumplir mi cargo como presidenta del Parlament", ha defendido.

El interrogatorio ha comenzado a adquirir un carácter y tono tenso a raíz del comienzo de las preguntas sobre la etapa de Forcadell como presidenta de la Cámara catalana. Madrigal le ha preguntado por su formación jurídica al ser nombrada presidenta de la Cámara, Forcadell ha respondido así: "Soy licenciada en Filosofía y en Ciencias de la Comunicación y tengo un máster en Filología catalana. No es necesario ser jurista para ser presidenta del Parlament".

"No lo recuerdo", "no lo sé". Forcadell ha respondido así en varias ocasiones a las preguntas de Madrigal sobre la estrategia independentista, las reuniones de los líderes del procés y los pasos a seguir en el desafío catalán.

Forcadell ha aseverado que "en ningún momento, ningún miembro de la Mesa del Parlament tenía en su mandato desoír al TC. Yo valoro al Tribunal Constitucional, pero creo que el tribunal se ha politizado en los últimos años y al juzgar determinados temas relacionados con Cataluña y las cuestiones territoriales, donde creo que el tribunal ha usado criterios políticos en lugar de jurídicos".

Madrigal le ha preguntado si se considera que está por encima del Tribunal Constitucional. "No, yo no he dicho esto en ningún momento, respeto muchísimo al Tribunal Constitucional pero a veces también se equivoca".

Aunque defiende que ningún miembro de la Mesa quiso desoír al Constitucional, ha alegado que tanto el Gobierno español, como la Fiscalía y el Tribunal Supremo "han desoído en alguna ocasión al Constitucional. Seguro que no pretendían desoírlo pero valoraban bienes superiores. Nosotros valorábamos los derechos fundamentales".

"Lo que nos pedía el TC era convertir la Mesa en un órgano censor, cosa que vulnera la separación de poderes y los derechos de los diputados. La Mesa no se podía convertir en un Tribunal Constitucional porque teníamos que defender los derechos fundamentales", ha reiterado.

Forcadell defiende el debate sobre la hoja de ruta independentista en el Parlament y sostiene que "no es potestad de la Mesa valorar la constitucionalidad de las tramitaciones parlamentarias ni entrar en su fondo. Sino, la Mesa limitaría y controlaría el debate parlamentario".

"La esencia de la democracia es que la palabra y el debate en el parlamento tiene que ser libre. En el Parlament se tiene que poder hablar absolutamente de todo, tanto los grupos que dan apoyo al gobierno como los de la oposición. La Mesa siempre ha tenido en cuenta derechos fundamentales como la libertad de expresión, el derecho de iniciativa de los diputados, el pluralismo político y la inviolabilidad parlamentaria", ha manifestado.

Forcadell ha insistido en que "su actuación como presidenta de la Mesa estaba amparada por la inviolabilidad parlamentaria, esto es, el derecho de los diputados a no ser perseguidos penalmente por sus actos, discursos o votaciones en la Cámara".

Sobre la aprobación de las leyes del referéndum y desconexión, Forcadell ha reconocido haber sido avisada de la ilegalidad por los letrados de la Cámara, pero ha asegurado que los letrados "tuvieron un exceso de celo", y que su informe "no era vinculante".

Al igual que el resto de líderes independentistas, Forcadell ha defendido que "votar no es ningún delito", pero se ha desmarcado de la organización de la consulta, así como de las movilizaciones de los días 20 y 21 de septiembre. También ha rechazado el relato de la "violencia" y ha asegurado que nunca previó que hubiera episodios violentos.

Forcadell también ha negado que llamara a ocupar los colegios electorales para la jornada del referéndum soberanista, pero ha descrito la jornada como "inolvidable".

"El 1-O fue una jornada inolvidable para todos los que la vivimos. A pesar de la violencia policial, la gente se comportó pacíficamente", ha proclamado.

Sobre la comparecencia de Carles Puigdemont el 10 de octubre en el Parlament, Forcadell ha alegado que el "president siempre puede comparecer en el Parlament sin tener que solicitarlo". Tras alegar que todos los grupos parlamentarios aceptaron su comparecencia, ha aseverado que Puigdemont suspendió ese día "el mandato del 1-O en aras al diálogo".

En línea con los líderes soberanistas, Forcadell ha defendido que las resoluciones de rechazo al 155 y de petición de un proceso constituyente, "eran resoluciones políticas sin trascendencia jurídica", y ha negado su equivalencia con la declaración de independencia.

"Los grupos pusieron la declaración política de la que me habla en el preámbulo y no se votó. En las propuestas de resolución es normal que haya un preámbulo y luego el texto de las propuestas de resolución. Estas dos propuestas se votaron, el preámbulo no se votó y esa era la declaración".

El juicio del procés, en directo por TV >>

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com