15 de noviembre de 2019, 17:20:48
Ocio


'Tops Girls': mujeres de ayer y de hoy

Por José-Miguel Vila / @josemiguelvila


Estrenada en el Royal Court de Londres en 1982, ‘Top Girls’, de la dramaturga británica Caryl Churchill (1938), llega ahora al Teatro Valle-Inclán de Madrid, traducida por Ana Riera, en una producción del CDN bajo la dirección de Juanfra Rodríguez, que ha elegido para el reparto a siete extraordinarias actrices para dar vida a los 16 personajes de la obra. Ellas son Manuela Paso (Marlene), Miriam Montilla (Papisa Juana / Louise / Señora Kidd), Rosa Savoini (Isabella Bird / Joyce), Huichi Chiu (Lady Nijô / Win), Paula Iwasaki (Paciente Griselda / Nell / Jeanine), Macarena Sanz (Dull Gret / Angie), y Camila Viyuela (Camarera / Kit / Shona)

La versátil escenografía de Alicia Blas, la intimista iluminación de Valentín Álvarez, el precioso vestuario de Guadalupe Valero y el ilustrativo vídeo de Emilio Valenzuela ponen el marco a esta sorprendente propuesta de Caryl Churchill en un montaje que Juanfra Rodríguez ha querido seguir al pie de la letra mostrando así el humor británico de la dramaturga y su intencionalidad política tratando de aleccionar al espectador en el tema del feminismo y proponiendo un antimodelo del mismo en la figura de Margaret Thatcher, la que fuera Primera Ministra conservadora en el Reino Unido entre 1979 y 1990.

La obra se desarrolla en Londres en los primeros años de la década de los 80, un momento en que el nuevo feminismo estaba forjando su eclosión y posterior desarrollo, basándose en el éxito económico y profesional de la nueva mujer de finales del siglo XX, un enfoque en el que no confiaba nada Caryl Churchill. La fábula de la obra cuenta la historia de Marlene, una empresaria de éxito. En su primera escena –llena de diálogos superpuestos, que exigen una atención extrema por parte del espectador-, la protagonista es la anfitriona de una fiesta surrealista, en un entorno lleno de lujo, con feministas históricas de diferentes épocas: Isabella Bird (1831-1904), exploradora y naturalista inglesa; Lady Nijô (1258), concubina japonesa del Emperador y más tarde monja budista; Dulle Griet, la figura protagonista de un cuadro de Pieter Brueghel el Viejo, que combate a los demonios; la Papisa Juana que, disfrazada de hombre, ostentó el Pontificado en Roma entre 854 y 856, y la Paciente Griselda, obediente esposa cuya historia contó Chaucer en el Relato del Clérigo de «Los cuentos de Canterbury» (1387-1400). Sus historias tienen como nexo común la lucha de las mujeres contra el patriarcado opresor. Los dos actos siguientes, sin embargo, tienen un marcado carácter realista y se desarrollan en una oficina, después de asistir a una conversación íntima entre dos chicas adolescentes, y, el tercero, en una cocina humilde, la de la hermana de Marlene, que acaba por descubrir la cara oculta de su hermana y aparente triunfadora en la vida.

El montaje, de dos horas y media de duración –descanso incluido de unos 10 minutos-, tiene, como decimos, dos partes bien diferenciadas. La surrealista cena de Marlene con todas esas mujeres históricas, que siembran al tiempo la perplejidad y la admiración entre el público, observando a todas esas mujeres elegantísimamente vestidas, contando a dos y tres voces a la vez sus historias personales que parecen tener más de fantasía que de realidad. Y una segunda parte, la de los actos segundo y tercero, llena de fuerza, vitalidad y realismo, en el que todas las mujeres cobran nueva vida y se acercan a la realidad de la mujer de hoy. Todas las actrices brillan en sus interpretaciones respectivas, pero si hay que apuntar a algunas escenas, nos quedamos con dos de las protagonizadas por Manuela Paso a través de Marlene, el personaje central de la obra, enfrentándose a su hermana Joyce (Rosa Savoini), en medio de una borrachera reveladora. Y una segunda, en la que Marlene recibe en la oficina a la Señora Kidd (Miriam Montilla), que va a pedir explicaciones a Marlene por cerrarle el ascenso a su marido.

Pero tampoco seríamos justos sin subrayar paralelamente el gran sentido del humor de Huichi Chiu en todos sus personajes (por cierto, fascinante su utilización del español, en un montaje con tanto papel…); la inocencia y la maldad que le imprime Macarena Sanz a un solo personaje, Angie; la elegancia y el descaro que le imprime a sus personajes Camila Viyuela, maestra de ceremonias con su violín, y la seguridad que tiene siempre sobre el escenario Paula Iwasaki quien, además, muestra una vez más sus grandes dotes como cantante y guitarrista. Estamos, en fin, ante un montaje muy interesante, donde el espectador podrá disfrutar con tanta y tan variada gama de interpretaciones por parte de estas siete grandes actrices.

'Tops Girls'

Texto: Caryl Churchill

Traducción: Ana Riera

Dirección: Juanfra Rodríguez

Reparto: Huichi Chiu, Paula Iwasaki, Miriam Montilla, Manuela Paso, Macarena Sanz, Rosa Savoini y Camila Viyuela

Escenografía: Alicia Blas

Iluminación: Valentín Álvarez

Vestuario: Guadalupe Valero

Vídeo: Emilio Valenzuela

Asesor musical: Ángel Ruiz

Ayudante de dirección: Moisés Crespo

Diseño de cartel: Javier Jaén

Una producción del Centro Dramático Nacional

Teatro Valle-Inclán, Madrid

Hasta el 21 de abril de 2019

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com