19 de septiembre de 2019, 17:28:05
Nacional


Un guardia civil relata una posible destrucción de pruebas del 1-O, pero rechaza que el 'asedio' del 20-S dificultara su labor o que los Mossos no colaboraran

> El número tres del ex ministro de Hacienda Cristóbal Montoro asegura que su control no era perfecto

Por Diariocrítico

El primer guardia civil en comparecer en el juicio del procés dio cuenta de la detención del exsecretario de Hacienda catalán, Josep Lluís Salvadó, y de los registros en la Conselleria de Economía el 20-S insinuando que hubo intención de destruir pruebas, y negando que la manifestación del exterior interfiriera en su labor o que los Mossos no colaboraran.


El primer guardia civil en comparecer en el juicio del procés, sin mostrar su imagen, ha declarado que llevó a cabo la detención del ex secretario de Hacienda catalán, Josep Lluís Salvadó, sin que este pusiera resistencia y sin presencia de su abogado.

No obstante, matiza que Salvadó habría tardado en abrir la puerta de domicilio y que éste se excusó asegurando que estaba hablando con su secretaria.

Según el relato del agente, posteriormente habrían comprobado las llamadas intervenidas y habrían escuchado a Salvadó pedirle a su secretaria que destruyera posibles pruebas.

"Entra al despacho, coge la pila de papeles que hay encima de la mesa y tíralas al patio", habría dicho Salvadó. A lo que la secretaria le habría respondido: "Ya he cogido algunas, pero está aquí la Guardia Civil y no me da tiempo".

Asimismo, respondió que se pidió ayuda a los Mossos d'Esquadra y que la recibieron. "Solicitamos siempre esta ayuda, por supuesto". Y añade, "colaboraron siempre".

Registros en la consejería el 20-S

En relación a los registros en la consejería, el guardia civil aseguró que visionó cerca de 80 horas de vídeo para elaborar su informe sobre lo que calificó de "asedio", pese a que no incluyó ninguna sola imagen de los conciertos que allí tuvieron lugar porque a su parecer allí no había ningún ambiente festivo.

"No creo que fuera un concierto, era un asedio a la Consejería", respondió.

No obstante, afirmó que la concentración del exterior en ningún momento interfirió con su labor como policía judicial y que intervinieron abundante documentación.

"Nos llamó la atención un documento de dos folios manuscritos con los títulos 'escenario de guerra' y 'escenario de guerrilla' y versaban sobre las medidas jurídicas del Estado español en caso de secesión y las vías de subsistencia que podía tomar contra las mismas Catalunya", afirmó.

Eso sí, admitió que las mesas de las secretarias y el cuarto de la fotocopiadora también fueron registrada.

El agente también fue preguntado por los actos vandálicos contra los coches de la benemérita. "¿Le consta si protegieron los vehículos de la Guardia Civil?". "No, estaban aparcados. No se pusieron cintas", responde el agente ante la sorpresa de uno de los abogados que le insiste, "pero, ¿está usted seguro de esto?".

Asimismo, aseguró que en su interior se encontraron un bolso y una riñonera que fueron entregados a sus propietarios. "Se los dimos... dijeron que estaban por allí. Uno de ellos era una de las personas que más nos hostigaban", aseguró.

Los controles de Hacienda

Antes de su intervención, había comparecido el número tres del Ministerio de Hacienda en aquella época. Felipe Martínez Rico, entonces subsecretario de Hacienda, aseguró que el control del Gobierno a las finanzas de la Generalitat no podía concluir si había o no malversación de fondos públicos para financiar el referéndum del 1-O.

"Siempre puede resultar engañoso [un análisis contable]", aseguró. El control "llega hasta donde llega", expuso.

Martínez Rico aseguró que la información remitida por parte de la Generalitat fue "incompleta e inexacta" en tres casos -siete según el ex ministro Cristóbal Montoro y nueve según el ex presidente Mariano Rajoy- en los que se remitió a la Fiscalía.

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com