18 de julio de 2019, 8:57:45
Nacional


Insultos, amenazas y escraches: los testimonios de guardias civiles en el juicio del procés

Por Diariocrítico

El juicio del procés ha tenido como protagonistas en esta jornada a agentes de la Guardia Civil, que siguiendo el relato del jefe de la investigación del 1-O han descrito un clima de tensión en Cataluña antes y después del referéndum soberanista. "Hijos de puta", "fuera fuerzas de la ocupación", "fascistas", "os vamos a matar", son algunas de las expresiones que los testigos han empleado para referirse a la situación que vivieron, en la que sufrieron escraches y caceroladas.


Los testimonios de varios agentes de la Guardia Civil han validado la tesis del "clima insurreccional" del jefe de la investigación del 1-O, el teniente coronel Baena, en el juicio del procés. En su declaración cifró en 88 las actuaciones contra la Guardia Civil y 47 'escraches' en casas cuarteles, así como otra veintena de acciones contra la Policía Nacional durante el "periodo de máxima conflictividad", entre el 20 de septiembre y el 28 de octubre.

Aunque los testigos no han vinculado a los procesados con los episodios de violencia y acciones intimidatorias, han narrado su vivencia tras ser enviados a Cataluña en el dispositivo de refuerzo para frenar la consulta. Han hablado de episodios de violencia de baja intensidad, pero han recalcado que no eran hechos aislados sino que formaban parte de ese clima de tensión.

Los mandos de la guardia civil han contado que sufrieron escraches y fueron perseguidos en sus alojamientos así como en la calle. "Nos gritaban hijos de puta, fuera las fuerzas de ocupación, asesinos, perros, os vais a 'cagar', os vamos a matar", han señalado los agentes.

Dos de ellos, han narrado un episodio ocurrido en Lleida el 2 de octubre de 2017, cuando paseaban de paisano por la calle y fueron reconocidos por un ciudadano, que comenzó a grabarles y a reprocharles su actuación en un colegio electoral en la jornada anterior. Ese hombre, colgó las imágenes en Facebook en las que se podía ver a los agentes a los que acusaba de "haber ido a repartir" a un centro de votación.

En la sala se ha recordado que el hombre fue condenado por un delito de amenazas, tras difundir en la red las imágenes de los agentes con sus caras rodeadas en rojo.

Otro guardia civil ha contado que en la jornada del 20 de septiembre, cuando se produjeron registros en sedes del Govern, unos trescientos independentistas se presentaron en el cuartel de la Guardia Civil de Manresa e izaron una estelada. "Cuando se cansaron, tal y como la izaron, la arriaron y se la llevaron", ha contado.

Los guardias civiles han hablado de acoso, insultos y hostigamientos y han descrito como "insultante e incluso amenazante" la actitud de los ciudadanos en muchas de sus actuaciones.

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com