19 de agosto de 2019, 5:26:00
Ocio


'Juego de Tronos', ponte al día: ¿qué pasó en la séptima temporada?

Por Xabier Rodríguez Fraile


Ya casi ha llegado el día. Estamos a menos de una semana del estreno de la octava y última temporada del último gran fenómeno televisivo, Game of Thrones, que estrenaba su primera temporada allá por 2011. Pocos imaginaban que una serie de fantasía, comúnmente un género muy de nicho, llegaría a generar la repercusión mediática que ha traído desde hace casi una década. Atrás hemos dejado episodios imborrables como “Baelor”, “Aguasnegras”, “Las Lluvias de Castamere”, “La Montaña y la Víbora”, “Casa Austera”, “La Batalla de los Bastardos” o “Vientos de Invierno”. Por delante, sólo nos quedan 6 episodios para poner punto y final a una de las series más laureadas y populares de esta era dorada de la televisión.

Debido a la cantidad de tramas, localizaciones y personajes que 'Juego de Tronos' maneja, nunca ha sido una serie fácil de seguir. Si a esto le sumamos que hace ya casi dos años que terminó la séptima temporada, en Diariocrítico os traemos un recap recordando los puntos más importantes de esta temporada pasada para ir calentando motores de cara a la emisión este domingo del primer episodio de la octava temporada (que, por cierto, aún no tiene título oficial).

Las tramas de las distintas regiones y personajes empiezan a converger. En Desembarco del Rey, la Reina en el Trono de Hierro, Cersei Lannister, se encuentra con enemigos en todos los frentes: al Norte, Jon Nieve y Sansa Stark han recuperado Invernalia; al Sur, Ellaria Martell y las Serpientes de la Arena de Dorne buscan venganza por la muerte de Oberyn; al Oeste, Altojardín resiste, con Olenna Tyrell a la cabeza. Por si no fuese poco, en el Este, Daenerys llega a Poniente con un ejército de Inmaculados, otro de dothrakis y tres dragones. Por supuesto, Cersei tiene varios ases bajo la manga y, en los tres primeros episodios de la temporada, las casas “menores” que quedaban en la serie (Tyrell, Martell) se evaporan y nos dejan para el recuerdo la magistral escena de Olenna (“dile a Cersei que fui yo”).

Mientras tanto, Jon se marcha a Rocadragón para reunirse con Daenerys, dejando a Sansa a cargo del Norte. Arya y Bran llegan a casa, pero la alegría de la reunión no durará demasiado. Todos han cambiado desde la última vez que se han visto, tal vez demasiado. Y, para echar más leña al fuego, Meñique comienza a sembrar desconfianza entre las dos hermanas.

En Rocadragón, las conversaciones entre Jon y Daenerys no empiezan con buen pie. Él busca un modo de derrotar a la amenaza que viene de más allá del Muro. Ella está enojada por las sucesivas derrotas de sus ejércitos, marcha a la batalla con Drogon y, por primera vez en siglos, un ejército de Poniente aprende lo que es enfrentarse a un dragón durante la espectacular secuencia de batalla del episodio 4.

A partir de aquí, comienza el tramo de temporada que menos convenció a algunos fans (redactor incluido). Jon decide que el único modo de que alguien le tome en serio con respecto a los Caminantes Blancos es ir a buscar uno y llevarlo de vuelta al sur para enseñarlo. Sacados prácticamente de la nada, Jorah, Gendry, el Perro, Tormund y Thoros se unen al Escuadrón Suicida liderado por Jon y van más allá del Muro. Por supuesto, todo se tuerce y en poco menos de 10 minutos dan lugar dos de los 'deus ex machina' más comentados y parodiados de la serie: el regreso de Benjen y, por supuesto, el rescate a última hora de Daenerys (que por fin ha visto a lo que se enfrentan y ya cree a Jon), durante el cual pierde a su dragón Viserion a manos del Rey de la Noche. Mientras tanto, las tensiones entre las hermanas crecen en Invernalia y Tyrion visita en secreto a Jaime para hacerle entender que tienen que dejar de pelear, pues hay una amenaza común.

Y llegamos al final de temporada. Prácticamente todos los personajes principales se reúnen en Desembarco del Rey para presenciar la prueba que ha traído Jon y así lograr una alianza. Cersei, Jaime, Tyrion, Jon, Daenerys, Theon, Brienne, Sandor... Todos compartiendo escena, por fin. Las negociaciones progresan hasta que Jon declara su lealtad a Daenerys, a lo que Cersei responde que “buena suerte y adiós muy buenas”. Tyrion intercede y mantiene una muy jugosa conversación privada con Cersei para intentar hacerla cambiar de parecer. De dicha conversación sacamos, de nuevo, el (supuesto) embarazo de Cersei y la posibilidad de un nuevo cambio de bando por parte de Tyrion, pues la escena no revela toda la conversación. Finalmente, Cersei acudirá a Jon y Daenerys a prometer su apoyo en la Gran Guerra. Minutos después nos enteramos de que Cersei no planea tal cosa, y de que la Compañía Dorada, un ejército de mercenarios, acude a Poniente para aplastar a sus enemigos (humanos). Esto, para Jaime, es la gota que colma el vaso, y pone rumbo al Norte, donde sucederá el primer ataque al país que él ha jurado proteger.

Y, hablando del Norte, por fin llega uno de los momentos que más felicidad han traído a la audiencia: la muerte de Meñique. Sansa, Arya y Bran han averiguado todas las traiciones, asesinatos y conspiraciones por parte de Peter Baelish y, con una de las frases más célebres de la temporada, su destino queda sellado. El lobo solitario muere. La manada sobrevive. Y los (ya no tan) niños Stark sobreviven juntos. A pesar del shock value que aporta la escena, no podemos evitar pensar que la consecución de la trama y el desarrollo y acciones de un personaje supuestamente inteligente como Meñique no han estado a la altura de lo esperado a nivel de guión.

You stand accused of murder. You stand accused of treason. How do you answer these charges… Lord Baelish?

Las dos grandes revelaciones de la temporada se reservan para los minutos finales. En primer lugar, Samwell ha descubierto que Rhaegar Targaryen y Lyanna Stark contrajeron matrimonio, por lo que Jon no es ningún bastardo, sino un Targaryen legítimo heredero al Trono de Hierro. Y, sí, Daenerys es su tía y, sí, Jon y Daenerys han empezado a compartir cama. Claro que después de siete temporadas de Jaime y Cersei ya no deberíamos estar escandalizados…

La temporada concluye con un tremendo golpe de efecto. El Rey de la Noche, cabalgando a su nueva montura (el zombificado Viserion) logra derribar un fragmento del Muro de Hielo, y el ataque del ejército de la Noche a Poniente da comienzo. Primera parada… Invernalia.

La séptima temporada deja las piezas perfectamente colocadas para un enfrentamiento final que promete dejarnos sin aliento. ¿Ya habéis hecho vuestra porra de qué personajes morirán? ¿Y vuestras apuestas de quién, si es que alguien, se sentará en el Trono de Hierro?

Las respuestas, a partir de este domingo 14 de abril en HBO.

El origen del Rey de la Noche

'Juego de Tronos': todas las teorías de un final demoledor para la última temporada

Todo sobre 'Juego de Tronos'>>

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com