16 de diciembre de 2019, 1:21:13
Opinión

Análisis: No será fácil formar gobierno


Habrá una clara victoria para el PSOE, pero cuidado con los indecisos

(Por: Álvaro Marchante)

Por Álvaro Marchante


Pedro Sánchez, el próximo 28 de abril, podrá coronarse como ganador, porque lo será según todas las encuestas, además, le sacará entre 7 y 10 puntos al segundo, que será el PP. Lo importante no será que gane o cuántos puntos le saque al PP, sino los movimientos que pueda generar la indecisión y si eso podría romper la mayoría parlamentaria de izquierda. Actualmente el voto hacia VOX puede estar siendo ocultado en las encuestas (“espiral del silencio” o “voto de la vergüenza”) y podría generar una variación de hasta 10 escaños a favor de la formación que lidera Santiago Abascal.

Haciendo un análisis de las más de cuarenta encuestas que han salido este mes se puede promediar una victoria de la izquierda con unos 182-185 diputados con el 44,5-48,9% de los votos. El partido más votado será el PSOE superando el 27% y con un 35% de probabilidad de superar los 30 puntos, bordeando los 130 diputados.

Todavía es pronto para ver qué efectos se van a dar entre los indecisos tras los dos debates de esta semana, pero sí es importante resaltar algunos puntos.

Pedro Sánchez busca conciliar el voto de la izquierda (“Hemos demostrado con nuestras reformas que se puede crecer con justicia social porque el mayor problema de este país es la injusticia social”) y Pablo Iglesias se lo está poniendo fácil (“Darnos una oportunidad y si en cuatro años no hemos cambiado nada, no nos voten nunca más”). Los ciudadanos quieren sentir confianza y estructura y también que defiendan a sus electores. Mientras Sánchez se peleaba con Casado y con Rivera, Iglesias jugaba al despiste, a no hacerse el aludido, a tratar de ser el más serio del grupo, pero su perfil y su carrera política no calzan con lo que pretendía aparentar (“Me conformo con que el próximo gobierno cumpla alguno de los artículos de la constitución”). Sánchez está tratando de activar el voto útil de la izquierda y sabe que está peleando 10 escaños con Podemos y que una variación de 1 a 3 puntos de voto en algunas provincias puede suponer que a la hora de pactar tenga que ceder menos.

Todas las rupturas que se han dado en el seno de Unidas Podemos se han notado en su intención de voto. Según las encuestas, en el año 2016 podrían haber sido la segunda fuerza política del país y en la actualidad, si siguen las tendencias, podría acabar como la cuarta o quinta fuerza electoral. En el promedio mensual de encuestas, sólo tendría un 12,5% de opciones de quedar quinto en votos y un 27,5% de quedar quinto en diputados, lo que se acentúa si sólo tenemos en cuenta las encuestas de la última semana y entonces los porcentajes quedarían sobre el 27% y el 36% respectivamente. Su intención de voto promediada quedaría en el 13% con un suelo de 11,4% y un techo de 14,3%; lo que le serviría para conseguir 34 escaños (mínimo 27, máximo 39).

Albert Rivera busca lo contrario, que en un hipotético pacto con el PP pueda presionar el máximo posible a la vez que busca votantes indecisos del centro (“Prefiero un gobierno sin VOX”) que se identifiquen con su lucha por la unidad de España (“Me duele España”). Ciudadanos tendrá unos 51 diputados frente a los 78 que tendrá el Partido Popular y saben que necesitarían de un tercero para tratar de conseguir la mayoría: VOX, que obtendría unos 28 escaños. Entre los tres (añadiendo Navarra Suma) ahora mismo estarían sumando 159 diputados y estarían a 17 de poder conseguir la mayoría absoluta (176). VOX es el que más puede subir en número de escaños, hasta un máximo de 40 (si consiguen los últimos escaños en el reparto con la Ley D’Hont) y son conscientes de que el alto número de indecisos les puede beneficiar, de hecho, según el CIS, VOX es el tercer partido que más votos consigue en el centro (5), donde todavía habría un 10% de personas que no han decidido su voto; cierto es que PSOE y Ciudadanos le triplican en este espacio ideológico.

Pablo Casado, por su parte, busca aprovechar los espacios en los que no está Santiago Abascal para convertirse en el líder de la derecha (“España ya no va bien”, recordando a Aznar). Así utiliza un discurso mucho más económico, serio y agresivo (“Antes de que llegara Sánchez en España se crecía, se creaba empleo y no se pactaba con batasunos”. El electorado de ambos partidos, como puede verse en el GRÁFICO 1 es muy similar en lo ideológico. La única diferencia es que en las posiciones más suaves de la derecha (6,7 y 8) el PP está claramente por encima y que en las posiciones más a la derecha se entrelazan. Sin embargo, la campaña del PP se ve muy antigua, con mensajes muy repetidos a lo largo de nuestra democracia y Sánchez le ha desactivado con crudeza: “El milagro económico del PP está en la cárcel”. Por tanto, difícilmente Casado podrá debilitar a VOX en la derecha, de hecho, su ausencia hoy puede haberle fortalecido. En el próximo debate sí participará y será su oportunidad para tratar de convencer a los indecisos de que son la opción que buscan y no otra fuerza política.

Los escenarios aparentan ser complicados. El más sencillo sería el de la unión de la izquierda liderada por el PSOE (con Unidas Podemos, ERC y uno de los tres minoritarios: JxCat, Compromís o Bildu), además es el escenario más probable, puesto que si alguno de los partidos baja podrían incorporar a los dos minoritarios restantes o pactar con Coalición Canaria o el PNV. Entre todos los citados, podrían llegar a sumar 190 diputados (sólo son necesarios 175 para investir presidente) (GRÁFICOS 2 y 3).

En el ala de centro derecha y derecha podría generarse también una alianza con PP, Ciudadanos y VOX, pero resulta más difícil que entre los tres puedan gobernar, puesto que actualmente estarían sumando 159 diputados. Cierto es que la indecisión podría favorecer a VOX en hasta 10 diputados y que con Coalición Canaria y PNV podrían gobernar; pero este escenario genera mayores controversias y depende de que haya un voto oculto hacia VOX.

Entre el centro izquierda y el centro derecha también podría darse otra alianza si PSOE y Ciudadanos llegasen a un acuerdo. En casi todos los escenarios de voto esta alianza funcionaría en números y superaría los 178 diputados; pero las grandes diferencias que entre sus líderes se aparenta, complicaría que se diera. No obstante en política se han visto continuamente alianzas anti natura.

Todavía falta la semana más importante para la decisión del voto. Anteriores elecciones nos indican que en estos últimos días el 18,1% (CIS, julio 2016) de la población finalmente elige a quién votará.

* Álvaro Marchante es Licenciado en Periodismo, Máster en Estudios Avanzados en Comunicación Política y Doctorando en Sociología Electoral por la Universidad Complutense de Madrid. Fundador de comunicaliza.com desde donde ha trabajado como consultor en estrategias políticas y corporativas, de redes sociales, difusiones masivas con big data y en procesos de investigación en España, Colombia, México y Ecuador.

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com