16 de noviembre de 2019, 0:21:16
Nacional


El 'Debate decisivo' fue otro ring de boxeo con Sánchez a la defensiva

> Tono mucho más bronco en este segundo debate, donde Casado-Rivera-Sánchez llegan a los insultos
> Esta vez, Cataluña y los nacionalismos pasan a un segundo plano pero el debate no mejoró en calidad
> Rivera sacó el libro de la tesis de Sánchez para asegurar que el presidente mintió con su obra académica
> Casado, mucho mejor que en el primer debate | Iglesias repite estrategia de ofrecer un tono sosegado


Poco cambió realmente en el debate decisivo, el segundo, el de Atresmedia, respecto al del lunes en TVE. Tensiones, reproches y poco intercambio de ideas y propuestas políticas. Si algo cambió notablemente fue que se habló menos de Cataluña y más de otros temas que importan a la sociedad, pero sin ahondar en nada y sí incidir en las diferencias, con fuertes reproches, ataques y acusaciones. Pablo Iglesias volvió a ser el convidado de piedra y jugó su baza de mantener la calma y ofrecerse como un voto más constructivo y renovador. Esta vez, en cambio, Pedro Sánchez tuvo muchos problemas para resistir el ataque combinado de Pablo Casado y Albert Rivera, que estuvieron más incisivos si cabe. El líder del PP mejoró, pero no suficiente, y el de Ciudadanos volvió a brillar como el candidato más combativo y estuvo presente en todos los frentes.


Casado mejoró notablemente, Rivera volvió a ser el más golpeador, Sánchez estuvo nervioso y superado por los ataques recibidos e Iglesias quedó como el más sosegado y constructivo de todos. Pero... ¿quién ganó? Para muchos, sin duda, habrá sido el presidente de Ciudadanos. Realmente, los 4 ganaron para sus respectivos votantes, pero perdieron todos. El debate fue bronco, sin guantes blancos, con una oportunidad desaprovechada por el buen formato que tenía este debate para construir un intercambio de argumentos y propuestas.

De nuevo, algunos de los candidatos se empeñaron en sacar gráficos y fotos sin sentido, con ganas de socavar la imagen del contrario y con pocas ganas de construir algo nuevo y positivo. Iglesias fue el mejor en este aspecto, pero no pudo evitar incrementar la sensación, como en el primer debate, de que era el candidato que no se jugaba nada, sino tan sólo apoyar al ganador, si es que es el PSOE, y echar cuentas.

En confrontación ganó Rivera, que es el más experto, y Casado no pudo mejorar suficientemente como para superarle. Además, volvió a verse atacado por su potencial socio y esa circunstancia el volvió a descolocar. Sin embargo, Sánchez e Iglesias esta vez minimizaron sus reproches mutuos y se notó que hicieron piña. Al final, el ganador, lo deciden en verdad los votantes en las urnas este domingo.

Así fue el debate, minuto a minuto:

> El debate finalizó con los 'minutos de oro'. Casado se centró en la defensa de España y las pensiones, recordando que si sigue el PSOE se perderán empleos y la economía empeorará. Sánchez se fijó en el final de la corrupción de la era del PP, apenas aportando ideas propias. Rivera habló de su orgullo de ser catalán y español y de prosperar con esfuerzo, hablando de sus orígenes y su familia, pidiendo la confianza para ser un presidente nuevo y distinto para toda España. Iglesias volvió a tener la suerte de cerrar el debate, como ayer. Se fijó en el control político de la Justicia, de los poderes económicos y empresariales y pidió a la gente que se movilice para evitar que la historia ya esté escrita.

> Regresa el debate con un corto bloque sobre cultura, donde apenas dio tiempo a aportar ideas y propuestas por parte de los candidatos.

> Nueva pausa de 6 minutos. Nos vamos a las 2 horas y 4 minutos de debate.

> Cataluña y los pactos postelectorales, como uno de los últimos bloques. Iglesias defiende que España es mucho más que la España de la manifestación de Colón: los toros, la anulación de las identidades regionales... Casado prefiere hablar de Sánchez, mostrándole como el candidato que quieren los independentistas catalanes por su propio interés de sembrar el caos en España y perseguir la secesión. En su turno, Rivera volvió a sacar una foto con marco, como en el debate de TVE: esta vez de la socialista vasca Idoia Mendia con Otegi. Sánchez recordó todos los reproches recibidos en estos tiempos por intentar entenderse con los partidos catalanes y tener su apoyo en la moción de censura. Insistió en su apuesta por la convivencia y evitar los intentos independentistas reforzando el autogobierno catalán. Iglesias sale a socorrer a Sánchez pidiendo que no le llamen "golpista" ni traidor. Acabó llamando a Villar Mir y Florentino Pérez "enemigos de España", más que los separatistas. Tanto Sánchez como Iglesias fueron los únicos y primeros que se acordaron de la 'España vaciada' y el problema con los trenes a Extremadura.

> Nuevo bloque temático: política territorial y regeneración política. Rivera volvió a relucir la tarjeta sanitaria única como ayer pero no la muestra, como en TVE. Sánchez le recuerda que ya existe simbólicamente en nuestro país porque cualquier español es atendido en cualquier punto del país. Iglesias denuncia las cloacas del Estado al servicio de partidos en el poder y en contra de formaciones como la suya, Podemos. Exigió el final de las 'puertas giratorias' y reforzar a la Justicia para investigar la corrupción. Sánchez pega duro al PP con la corrupción en Valencia y en Génova 13, pero Rivera echa un cable al PP: "¿Y en Andalucía qué hubo, un fiesta?", en referencia al caso de los ERE.

> Tras otro fallido intento de debate elaborado y sin reproches, el moderador Vicente Vallés interrumpe a todos y cambia de bloque para hablar de educación. Iglesias quiere que todas sus fases en la pública sean gratuitas, incluyendo la universitaria. Carga contra la concertada y el control que tiene la Iglesia católica en la educación nacional. Rivera reprocha que ha habido 9 reformas y contrarreformas educativas tras las alternancias de PP-PSOE en el poder.

> Tras la pausa, todo sigue igual y parece que sus asesores no les han hecho cambiar de estragia, aumentando la tensión. Con la violencia de género de nuevo chocaron Casado, Rivera y Sánchez con Iglesias, de nuevo, como convidado de piedra

> El debate hace una pausa de 6 minutos para publicidad y antes repasa los tiempos: Casado es el que más ha hablado de los 4, con casi 2 minutos más de duración de media que el resto

> Un bloque sobre aborto, eutanasia y violencia de género vuelve a tensionar el debate más si cabe. Acusaciones cruzadas entre todos sobre quién obstaculizó reformas y leyes al respecto o quién es más conservador o reformista. Después llegó un bloque sobre inmigración: Todos se comprometen a buscar soluciones para los sin papeles y Casado recuerda que visitó 5 veces a inmigrantes y pide mejoras, denunciando devoluciones en caliente del Gobierno del PSOE. Rivera y Casado coinciden en luchar contra las mafias, a las que acusa de incrementar el tráfico de personas que llegan a Europa de manera peligrosa para sus vidas.

> En el bloque sobre el alquiler, Iglesias es el que más aporta, pero Casado aprovecha para cargar contra Sánchez recordando a los ministros que ha tenido con problemas por gestionar viviendas a través de sociedades patrimoniales. También anunció su ley para acabar con las 'okupaciones'.

> Nuevo bloque: impuestos. Casado insiste en un plan de bajada generalizada de impuestos, unos 700 al año para cada contribuyente medio por IRPF y unos 3.000 para los autónomos. Rivera ataca a Sánchez con la intención de gravar el uso del diésel y Sánchez estalla: "Mentira, mentira". El socialista está crispado y el de Ciudadanos lo aprovecha, recordando que quiere acabar con el impuesto de sucesiones y ser el primer presidente por tanto en hacerlo. Iglesias olvida ya la Constitución y hablar de bajar el IVA en productos sanitarios y de uso social y que los ricos, empresas y rentas altas paguen más.

> Comienza otro bloque temático en el debate, el de las pensiones. Sánchez acusa a la derecha de buscar un sistema mixto, semiprivatizándolo y apela a fortalecer el Pacto de Toledo. Iglesias le recoge el guante pero pide meter cámaras en las reuniones para mostrar si se buscan avances para la ciudadanía. Casado y Rivera apuntan que con el PSOE peligra el sistema de pensiones. De nuevo, Rivera repitió la estrategia de hacer reproches a su potencial aliado Casado y acusó al PP de no hacer nada para mejorar la situación de las familias. Casado se indignó pero optó por no contestarle en su turno y arremetió contra el PSOE. Además, prometió crear 2 millones de empleos en una nueva legislatura de 4 años si gobierna. Iglesias asegura ligar por ley la subida de las pensiones al IPC anual y que las mínimas sean de 600 euros.

> Sánchez recordó avances en las condiciones para los autónomos, pero pecó de leer todas las novedades, sin recordar ninguna, quedando muy artificial. Iglesias le recordó que deben seguir mejorando las condiciones laborales de los españoles y apuesta por seguir subiendo el salario mínimo. Casado, que hoy está mucho mejor que en el primer debate, pide gobernar para evitar un desastre en el empleo, como siempre que gobierna el PSOE, defiende.

> El primer choque fuerte tuvo lugar cuando Rivera repitió el recurso del primer debate y mostró material. Esta vez el libro de la tesis de Sánchez, para llamarle mentiroso, y el socialista se puso nervioso sacando a trompicones el libro de Sánchez Dragó sobre Santiago Abascal de Vox, interrumpiendo a su adversario. Rivera le dijo que estaba demasiado nervioso:

> Comienza el bloque temático sobre empleo. Sánchez dice que reforzará la lucha contra la precariedad y la temporalidad de los empleos, que ya lleva estos 10 meses, dijo, combatiendo con miles de nuevos contratos indefinidos. Sin embargo, el líder del PSOE cambió de tema radicalmente para desmentir a la derecha sobre que él gobierna actualmente gracias a los independentistas. Iglesias le reprocha ahora que cambiase de tema porque es clave hablar de empleo. Casado y Sánchez se intercambian acusaciones de ser mentirosos. Rivera esta vez va a la cola de Casado y repite las mismas ideas pero más tarde.

> Iglesias dice que quiere acordar un programa de gobierno con el PSOE y tener presencia con ministros para "trabajar juntos" en un gobierno de coalición; reprochó a Sánchez que no confirme que no quiere pactar con Ciudadanos tras las elecciones

> Casado asegura que nadie le pregunta al PP por pactos porque todos saben ya que sólo contarán con fuerzas constitucionalistas, y recordó a la audiencia que hoy mismo el "secuestrador" y batasuno Otegi ha confirmado que prestará sus votos para investir a Sánchez e impedir que gobierne el centro-derecha

> Rivera, segundo, descarta pactar con el PSOE porque cree que siempre este partido va de la mano de los "separatistas", y con ellos, "ni a la vuelta de la esquina". No habla, claro, de la posibilidad de que PSOE y Ciudadanos sumen suficientes como para gobernar en solitario, algo que todas las encuestas muestran.

> Sánchez comienza siendo preguntado por Ana Pastor, que le cuestiona sobre los futuros pactos: el PSOE sólo apostará por gobernar en solitario. Estrategia por tanto de no buscar polémicas y sostener una teoría que no se sostiene, porque necesitará apoyos de uno o más partidos y le pedirán estar en el Gobierno, sobre todo si es Unidos Podemos.

Cómo es el debate

El Grupo Atresmedia celebró este martes 'El debate decisivo' de estas elecciones generales, un duelo final entre los 4 principales candidatos a la presidencia del Gobierno.

Los periodistas Ana Pastor y Vicente Vallés moderaron y preguntaron a los 4 candidatos que participaron en 'El debate decisivo': Pedro Sánchez (PSOE), Pablo Casado (PP), Pablo Iglesias (Unidas Podemos) y Albert Rivera (Ciudadanos).

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com