11 de diciembre de 2019, 4:19:22
Opinión


La nueva Europa de Macron: ¿a quién le importa?

Por María García López


La tensa situación política interna en Francia exige que el presidente galo, Emmanuel Macron, tome medidas para restablecer su autoridad. Y para hacerlo, intenta actuar no solo en beneficio de Francia, sino en interés de Europa en total. Pronto se celebrarán las elecciones en el Parlamento Europeo. Pero no sé, si ¿debería recurrir a medidas radicales y librarse de los países más débiles? Vamos a hablar de eso con más detalle.

Entonces, el presidente francés propuso una revisión del espacio Schengen para abordar el fenómeno migratorio, ya que Europa necesitaba proteger las fronteras. Según su opinión, la política migratoria de la Unión Europea dejó de funcionar...

Considera que los países, que no cumplan con las obligaciones de la distribución de los refugiados entre los países de la UE, tienen que abandonar el espacio Schengen. La razón de tal descontento de Macron radica en la política de los líderes de los países de Europa oriental (Hungría, Polonia, Eslovaquia, Chequia), y Austria e Italia, que no desean recibir a los refugiados llegados a Europa por las cuotas.

"Debemos revisar el espacio Schengen: todos los que quieran participar en él deberán cumplir una serie de obligaciones de responsabilidad (control riguroso de fronteras) y solidaridad (una misma política de asilo con las mismas reglas de acogida y denegación)", escribe Macron.

"Necesitamos a Europa que proteja sus fronteras y las defienda. Es una Europa donde cada uno tiene derecho de asilo basado en la solidaridad entre los miembros de la UE. Los países que no demuestran bastante su solidaridad con Bruselas en los asuntos de la inmigración y se niegan a aceptar a los refugiados, deben ser excluidos del espacio Schengen", dijo Macron.

Lo más probable es que esté tratando de distraer a todos de la situación política interna en el país, mientras intenta reunir a sus votantes antes de las elecciones al Parlamento Europeo y atraer a una parte del cuerpo electoral que duda y no apoya su programa europeo, considerando que éste sea demasiado transnacional. Después de todo, tal vez, Macron diera ese paso por alguna razón justo un mes antes de las elecciones paneuropeas, en las que su formación la República en Marcha podría perder en Francia a los derechas de la Agrupación Nacional.

¿O tal vez, este es un intento de disciplinar el resto de los participantes del proceso de integración europea y obtener una mayor solidaridad de ellos? Se plantea la cuestión lógica: ¿qué pasa si el plan de Macron se lleva a cabo? Supongamos que estos países sean expulsados de la zona Schengen. Estoy segura de que no les gustaría. Y Bruselas obtendrá un grupo de países fuerte y unido, pero muy ofendido. Ellos puedan crear alternativa a la Unión Europea. Y otros jugadores serios que sueñan con sus órdenes en Europa, puedan beneficiarse de esta situación. No creo que el presidente francés no lo entienda. Y por alguna razón él declara sobre eso. ¿O puede ser, que Europa realmente necesita ser reformada? Pero en este caso, necesitamos nuevos líderes políticos. Y Macron no es adecuado para cumplir esa acción.

Permítame recordarles que, últimamente, Macron se ha vuelto a hablar sobre la "reestructuración" de Europa. Así, en marzo, hizo un llamamiento a la población de los países de la Unión Europea para "renovar" Europa, proteger los valores europeos y resistir la crisis. Haciendo este llamamiento, él aumenta la posibilidad de que las derechas ganen las elecciones en el Parlamento Europeo. Probablemente, Macron esté tratando de crear una imagen de un líder que pueda cuidar el futuro de la UE y la zona Schengen, en previsión del retiro de la política de la canciller alemana, Angela Merkel. Y por eso, la cuestión radica en la necesidad de este líder galo a nueva Europa...

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com