16 de octubre de 2019, 18:55:33
Economía


La economía española después de las elecciones: ¿habrá cambios o se mantendrá el mismo rumbo?


No solo los ojos de toda España estaban depositados en lo que ocurriera este 28 de abril, sino gran parte de Europa y el mundo occidental miraron con especial atención lo que sucedería en estos comicios. Mientras el PSOE se mantiene en el poder y VOX se presenta como una fuerte amenaza para el PP, muchos se preguntan qué es lo que va a ocurrir con la economía española de ahora en adelante. ¿Seguirá en la misma dirección o se avecinan cambios tras las elecciones?


Después de que el PSOE pudiera confirmar su liderazgo, muchos especialistas y economistas confirmaron algo que ya se venía repitiendo desde antes de las elecciones generales del 28 de abril. El resultado de estos comicios, a primera vista, no tendrá un impacto importante en la economía española ni en la trayectoria fiscal. Es más, se confirma la tendencia de que la economía roja crecerá por encima que la Unión Europea. El panorama es tan optimista que hasta se descartan escenarios de volatilidad si las negociaciones para formar Gobierno se prolongan más de lo normal. Ahora bien, ¿qué se puede esperar de esta calma?

Desde distintos medios especializados, como DBRS, agencia de origen canadiense se estima que lo sucedido en estos “no tendrá impacto significativo en la trayectoria fiscal y económica del país”. A la vez, complementa que el crecimiento será “robusto” y, como ya hemos señalado anteriormente, por encima que el promedio de los países vecinos pertenecientes a la zona euro. Planteado este escenario, invertir en la economía española puede ser una jugada segura y rendidora. Para más información sobre índices españoles, puede hacer clic en trade.com CFDs y obtener más detalles.

Algunos analistas políticos internacionales consideran que el resultado de estas elecciones puede llegar a derivar en una negociación inusual para armar una coalición de Gobierno, lo cual puede incluir a los partidos independentistas. Sin embargo, aún con ese panorama sobre la mesa, se considera muy poco probable que se produzcan modificaciones en lo que a las políticas económicas y proyecciones se refiere. Sin ir más lejos, se suele poner como ejemplo la resistencia que ha tenido la economía española a la desaceleración que tuvo la economía europea en este tiempo, por lo que la situación actual no sería diferente.

Ahora bien, es importante destacar que la economía española presenta desafíos más allá de su buen presente en términos generales. Uno de los primeros es saber qué se hará con la deuda pública, que en 2018 terminó en un alarmante 97,1% del producto interior bruto (PIB). Si bien a priori no es un problema, podría serlo en caso de necesitar salir a financiarse en los mercados internacionales. Otro rasgo que deberá mejorarse es la tasa de paro, así como las modalidades de empleo cada vez más temporales, lo que dificulta un fortalecimiento del sector trabajador y colabora con la incertidumbre. Por último, y esto atañe a Europa en su conjunto, el problema demográfico sigue imponiendo medidas políticas y fiscales fuertes. Habrá que ver si el nuevo Gobierno le prestará especial atención a ese asunto.

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com