13 de noviembre de 2019, 14:02:12
Educa2020


¿Qué es el 'efecto Pigmalión' y qué aplicación tiene en la escuela?



Muchas veces habrá escuchado hablar del 'efecto Pigmalión' y te habrás preguntado tanto por su significado como por su contexto en el campo de aplicación.

Empecemos hablando de historia. Pigmalión, el personaje ficticio griego que da nombre a este efecto, fue una creación que aparece en la obra 'Las metamorfosis' del poeta romano Ovidio, cuya vida destaca porque como artista y escultor, se acaba enamorando de una estatua que había hecho él mismo. Esa estatua acaba cobrando vida por el efecto del amor recibido.

Bien, pues el 'efecto Pigmalión' se considera en psicología y pedagogía como el efecto potencial que se puede tener sobre una persona cuando a ésta se le intenta influir de manera positiva, como a la estatua del escultor.

De esta manera, la teoría sostiene que hay una influencia potencial positiva en la persona sobre la que se ejerce la acción motivacional de la primera. Así, la segunda persona consigue metas que se proponía gracias a la creencia de que puede conseguirlo, y esa creencia le llega gracias a una o varias personas.

Existiría un equivalente negativo que es el 'efecto Pigmalión negativo' o 'efecto Golem', el cual se produce cuando la autoestima del sujeto receptor disminuye por las acciones de otro u otros.

El 'efecto Pigmalión' en la educación

En el campo de la educación, el 'efecto Pigmalión' es la teoría que sostiene que uno de los factores que influyen en la motivación de los alumnos en el aula sería recibir halagos y acciones de motivación directa o indirecta.

Los profesores formulan expectativas acerca del comportamiento en clase de diferentes alumnos y los van a tratar de forma distinta de acuerdo con dichas expectativas. Es posible que a los alumnos que ellos consideran más capacitados les den más y mayores estímulos, más tiempo para sus respuestas...

Estos alumnos, al ser tratados de un modo distinto, responden de manera diferente, confirmando así las expectativas de los profesores y proporcionando las respuestas acertadas con más frecuencia. Si esto se hace de una forma continuada a lo largo de varios meses, conseguirán mejores resultados escolares y mejores calificaciones en los exámenes.

En el campo laboral

Sin embargo, en el contexto del trabajo, el 'efecto Pigmalión' se traduce en que si un empleado recibe la continua aceptación de su jefe, es muy posible que aquél exhiba un alto desempeño en sus funciones y por tanto su rendimiento sea más alto, a la vez que efectivo.

Si por el contrario, sus capacidades son siempre cuestionadas por parte del superior, la actitud indiferente y desmotivación por parte del subordinado irán aumentando, lo que incuestionablemente conllevará una disminución de la cantidad y calidad de su trabajo. En contra de lo que se piensa, por tanto, querer motivar a un trabajador incrementando la presión o poniendo en duda su valía, raramente tiene un resultado positivo.

¿Se cumple siempre el 'efecto Pigmalión'?

No, ésa parece ser una de las conclusiones sobre esta teoría. Los críticos de este efecto motivacional consideran que es "ambigüo", entre otras cosas porque hay un efecto positivo y uno negativo.

Se considera que la intención de esos efectos en el estudiante o el trabajador, o en general el ciudadano, puede llevar a distintas reacciones, no sólo positivas y negativas, en el sentido amplio del término. Por ejemplo, cada sujeto es un ente particular y reacciona de distintas maneras a las acciones motivacionales, puede que las interprete erróneamente, que le creen dudas, le confundan... y no tenga ni un efecto positivo ni negativo. Como otra posibilidad, estaría que el sujeto no presente reacción alguna ante esas acciones, algo que no se menciona en la teoría.

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com