18 de noviembre de 2019, 14:49:54
Opinión


El PSG como reflejo de toda Francia

Por María García López


Hace un poco más de dos meses (el 6 de marzo 2019) el PSG debía hacer un paso adelante para ganar Manchester United en la Champions League. Pero el día antes, el camino del PSG ha sido más facil después de la derrota del Real Madrid, el 3 veces campeón de la Champions League. Por supuesto, se quedaba Barcelona, pero en el último decenio al ganar este campeonato hay que jugar contra Madrid o Catalonia, pues, tarde o temprano, es necesario superar esa etapa. Pero a noventa minutos de semifinales, el penalti de Marcus Rashford a puerta del equipo francés les permitió pasar a los ingleses en la nueva etapa del campeonato.

La derrota no dejaba ninguna oportunidad a ser el Equipo Estrella, que podría elevar la liga francesa a la altura. Pero en un instante, los sueños se desvanecieron rápidamente. Desde entonces, las cosas del club no van bien y se van empeorando cada día. Al principio, circularon rumores que el entrenador del PSG, Thomas Tuchel, perdió el control en el vestuario. Y más recientemente, el periódico regional francés 'Le Parisien' (El Parisino) informó que los sheikh de Catar habían planeado dejar de patrocinar el PSG.

A continuación se describe de que cómo un juego ha sido la culminación del fracaso de la gran idea.

Volvamos al 2011. El equipo de fútbol Paris Saint-Germain FC se encontraba en una difícil situación financiera. Después del retiro del uno de los más exitosos presidentes del club, Michel Denisot, el club se sumergió en el agujero de la deuda. Y en el 2011 Qatar Sports Investment (QSI), el fondo de inversión del gobierno catarí, acudió en ayuda y se lo compró al fondo de inversión estadounidense Colony Capital, que amenazó con convertir el club en una estrella de fútbol y prometió solucionar todos los problemas financieros. Pero luego decidió deshacerse del club. En aquel momento, ese trato fue ideal para todas las partes. Las raíces de este acuerdo estuvieron en el año de 1995, cuando Hamad bin Jalifa Al Thani tomó el poder de manos de su padre Jalifa bin Hamad Al Thani. En aquel momento los países vecinos y Francia apoyaron las acciones de emir de Catar. Cabe destacar que después del golpe de estado el cheik Jalifa vivía en el exilio en Francia durante 9 años. Antes del golpe, la política exterior de Doha fue de acuerdo con Arabia Saudí. Desde que asumió el poder Hamad, Catar se encaminó hacia la modernización y la política exterior fue independiente de Riad y basada en el poder blando. El deporte, en particular el fútbol, ha sido uno de los métodos de lucha contra el imagen de Catar en el mundo, que ha surgido gracias a la propaganda patrocinada por Arabia Saudí y sus aliados. Y la obtención del derecho a la celebración del Campeonato mundial de fútbol en 2022 fue la tarea principal.

Así, ¿para qué Catar invirtió en el equipo de fútbol Paris Saint-Germain FC? La respuesta está en la política y economía. El 2 de diciembre de 2010 Catar obtuvo el derecho de ser anfitrión de la Copa del Mundo de Fútbol 2022. Inmediatamente se aparecieron las acusaciones en corrupción y soborno. Y aquí no se ha llevado a cabo sin la participación francesa. Muchos oficiales confirman que Catar obtuvo la celebración de la Copa 2022 gracias a las acciones del ex presidente galo Nicolas Sarkozy. En vísperas de las elecciones éste pidió al ex presidente de la UEFA Michel Platini para que sus partidarios apoyaran a Catar.

Curiosamente, varios meses después de obtener derecho de ser anfitrión de la Copa del Mundo, Qatar Sports Investments compró 70% de las acciones del PSG, y a principios del año 2012 Colony Capital vendió totalmente el club a QSI. Cabe destacar, que en junio de 2011 Al Jazeera Sports compró el derecho a la presentación de la Ligue 1 por 90 millones de dólares.
"It’s the Economy, Stupid" (Es la economía, estúpido) es una frase popular en los Estados Unidos que significa que la economía juega un papel muy importante en la adopción de decisiones. Y la elección de París se hizo no solamente por la gran política sino por las razones económicas.

Examinemos cómo los inversores realizan tales inversiones. Los centros y ciudades grandes son adecuados para tales proyectos. Los países deben ser económicamente desarrollados. Sin embargo, el país debería ser desarrollado en términos financieros y jurídicos.

En aquel tiempo Francia se respondió a tales criterios. Pero ¿porqué no fueron Inglaterra, España o Italia? La Premier League de Reino Unido ya había tenido relevancia para los estadounidenses. Era muy difícil comprar Real Madrid o Barcelona en España. Otra alternativa posible fue el Atlético de Madrid, pero en este caso tendría que compartir la sede con el Real Madrid. La Serie A de Italia se ha recuperado después del escándalo de corrupción.

París fue ideal. Es el segundo más poblado en Europa, donde viven una mayor cantidad de los árabes. No tiene que dividir esta ciudad con nadie. Por cierto, el presidente Sarkozy concedió beneficios a los cataríes y les invitó a invertir en el país. Y el club pudieron comprar solamente por 100 millones de dólares.

La Ligue 1 se considera una "oveja negra" de los 4 países (España, Inglaterra, Italia y Alemania). Los petrodólares de Catar brindaron la oportunidad de transformar la Ligue y obtener su mejor momento. Los funcionarios franceses esperaron que las inversiones cataríes y los éxitos de los clubs del PSG y Mónaco en el Campeonato Mundial ayudaran a la Ligue 1 tomar liderazgo en la jerarquía de los campeonatos europeos.

Pero algo salió mal.

Claro, que en caso de venta del club los cataríes serán más ricos, especialmente tomando en cuenta una inversión inicial. Les recuerdo que QSI compró el club por 100 millones de dólares, y hoy en día se le estiman en 825 millones de dólares, es decir, durante 8 años el valor del club aumentó a 725%. Es una buena ganancia. Pero la economía en Francia cada año solamente empeora.

QSI compró el club durante el gobierno de Sarkozy, de centro derecha, quien gobernaba Francia durante la crisis económica de 2008. Sarkozy trató de sacar el país de la crisis económica mediante un enfoque centrista que incluye un entorno más propicio para el negocio, incluso la reducción de impuestos y las prestaciones a los inversores, y el sistema duro de supervisión de la economía. Más tarde, el socialista François Hollande impuso impuestos del 75% a los ingresos de más de 1 millón, aumentó las aportaciones para la clase media y media alta, y tomó otras medidas. Hoy en día, Hollande no es el presidente del país, pero la situación económica de Francia durante el gobierno del actual presidente, el funcionario bancario, no ha todavía cambiado. El impuesto de 75% se levantó debido a la ineficiencia. El límite mínimo de los impuestos pasó a ser 45%. Pero Francia se encuentra en el mismo agujero económico lo que demuestran las manifestaciones de los chalecos amarillos en los seis últimos años.

No es difícil entender que este entorno no contribuye al flujo de los inversores a Francia lo que dificulta comprar más exitosos jugadores. La Ligue 1 no es un campeonato donde todos quieren jugar y hay que pagar más, y en este caso, hay que pagar más dos veces para compensar los impuestos altos.

Sin embargo, la razón de la salida de los inversores cataríes es la actitud negativa del público francés a sus esfuerzos. Gracias a los cataríes QSI convirtió el PSG en el club grande para los estándares franceses. En la League Champions el PSG se considera como los candidatos serios a los premios altos. A pesar de todo esto, el pertenecido al club y Catar no ha mejorado. En Francia el club se considera como una bolsa de dinero, que está matando a la Ligue, las estrellas de la cual están en París. Esto hizo imposible la competencia durante el Campeonato. En resultado, plantean problemas con juego limpio, lo que dificulta las relaciones con la UEFA. Probablemente, los cataríes no contaron con tales éxitos de imagen cuando concibieron este proyecto. Y todo esto se complica por las constantes fallas en el superficie de juego. Y no es necesario repetir la humillación en el Camp Nou hace dos años. Y ahora el Manchester United...

Todo esto nos hace decir adiós a la dinastía fallida del PSG. Seguramente, podemos poner una cruz en la idea de un gran fútbol de club francés.

La historia moderna del club de fútbol Paris Saint-Germain recuerda la actual Francia. París está intentando activamente reclamar un liderazgo al menos en Europa, y parece que hay mucho para hacerlo, pero no tanto mucho. Los continuos problemas internos y la incertidumbre en la política exterior lo impiden. Al principio, Macron flirtea con los países del Medio Oriente, luego le permite a Trump que le quitara públicamente "la caspa" de su hombro, o insta a mantener a Rusia en La Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa. Debido a tal juego variable de su comandante, es posible que Francia no entre pronto en la élite de la liga política europea.

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com