26 de octubre de 2020, 5:03:23
Nacional


Vox propone rebautizar el Hospital Doctor Negrín con el nombre de Amancio Ortega

Por Diariocrítico


Vox ha anunciado que si gobierna en Canarias sustituirá el nombre del Hospital de Gran Canaria Doctor Negrín por el de Hospital Amancio Ortega, alimentando la polémica sobre las donaciones privadas a la Sanidad pública.

El candidato de la formación de ultraderecha, Carmelo González, aseguró que un personaje como Juan Negrín -médico fisiólogo y presidente del Gobierno de la II República entre 1937 y 1945, ya en el exilio- no debía ser merecedor de nombrar al hospital.

Tal y como recogió 'la Sexta', González le achacó una "dudosa responsabilidad por lo ocurrido en la Guerra Civil Española, con el famoso episodio del Oro de Moscú", aludiendo al traslado de las reservas de oro que se llevó a cabo siendo Negrín ministro de Hacienda en el primer gobierno de Largo Caballero que habría servido para sufragar el gasto bélico y para evitar que cayeran en manos del bando sublevado.

En su lugar, González propuso el nombre del empresario más rico de España y uno de los millonarios con más dinero del mundo, con una fortuna cercana a los 64,4 miles de millones de dólares. El motivo, la donación de 310 millones de euros de su Fundación para comprar equipamiento contra el cáncer que ha sido recientemente criticada por líderes de Podemos.

El debate abierto sobre si la Sanidad pública debe o no recibir este tipo de donaciones. Por un lado, hay quienes prefieren poner el foco en que la donación ha permitido triplicar los equipos de radioterapia en España y hay quienes lo hacen en los aspectos fiscales o de sostenibilidad.

Las desgravaciones fiscales de la donación generarán una devolución de entre 108 y 123 millones de euros, es decir, casi un tercio del montante saldrá de las arcas públicas y no de un gesto altruista o de una campaña de marketing, según quien lo mire.

Además, tal y como apuntan portavoces de la Plataforma en Defensa de la Sanidad Pública citados por 'Público', hay un problema añadido y es que ese dinero público destinado a devolver parte de las donaciones privadas no se destina en base a criterios de eficiencia en la gestión sanitaria sino que está obligado a emplearse en aquel aspecto concreto de una enfermedad determinada a la que el donante ha querido apoyar, sea o no lo más urgente para la salud pública.

Esta es la misma crítica que surgió en torno a la avalancha de donaciones privadas que llegaron en Francia para la reconstrucción de la catedral de Notre Dame que retrajo en forma de devoluciones fiscales gran cantidad de dinero público que podría haber sido empleado en otras partidas sociales o de otro tipo.

Ante la polémica, la candidata de Podemos a la Comunidad de Madrid, Isabel Serra, que comenzó el debate se ha reafirmado en su afirmación de que la Sanidad pública no debe aceptar limosnas -como las calificó el líder de la formación morada Pablo Iglesias- sino que deben ser los impuestos los que garanticen su financiación, ahondando en la tesis de que Inditex eludió el pago de 600 millones en tres años en base a un informe que fue desmentido por la compañía.

Postura no compartida por Íñigo Errejón, ahora candidato de 'Más Madrid', quien considera que hay que ser más pragmático para aceptar las donaciones a la par de evitar que los más ricos evadan impuestos con los que deben financiarse los servicios públicos.

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.diariocritico.com