20 de julio de 2019, 3:04:33
Ocio


'Las peladas (Soledad de ausencia)': reviven viejos fantasmas

Por José-Miguel Vila / @josemiguelvila


Lucena, 1936. Ante la sublevación militar del general Franco, el pueblo cordobés no presenta resistencia y se pliega a las consignas de los sublevados. Pero eso no libra tampoco a parte de la población de sufrir los abusos y los desmanes de los insurrectos, que arremeten contra los hombres que son tildados como rojos –republicanos-, y contra las mujeres de la familia. Algunas, incluso, fueron rapadas y paseadas desnudas ante la mirada despectiva de los vecinos del otro bando.

Este es el paisaje histórico y humano en donde nace ‘Las peladas’, un montaje escrito y dirigido por David Roldán-Oru, que parte de vivencias familiares para contar una historia situada en la actualidad, pero con constantes flashback del protagonista a una realidad personal intensa, desgraciada, ocultada y callada durante decenios y decenios, desde la misma Guerra Civil española. Puede verse ahora durante unos días en la madrileña Sala Mirador, tras pasar hace sólo un par de meses por Cuarta Pared.

Benito (encarnado por Alfonso Rodríguez), 85 años, vive en una residencia de mayores a la que hace frente con los ingresos de su pensión. Allí no tiene más que dos interlocutoras habituales porque el anciano se niega a hacer cualquier tipo de vida social: Rocío, la nueva enfermera, una chica vocacional, que se interesa por la extraña actitud del anciano, y Sor Inés, la Directora de la residencia (los papeles son interpretados por Sofía Cano y Laura Garmo). El hombre está estupendamente atendido en lo material (comida, higiene personal, vestimenta…), pero parece esconder un dolor intenso y lejano, relacionado con Carmela, la mujer del protagonista, que sólo emerge por las noches, cuando el anciano se deja tocar por las ensoñaciones y los recuerdos, que sólo guarda para sí mismo por algún atávico miedo que le impide compartirlos con la joven enfermera, su única aliada en la residencia…

En el montaje de Roldán-Oru, pasado y presente están dándose la mano de principio a fin, pero en un diálogo claro en donde no hay espacio para las confusiones. Todo sucede en la habitación en la que vive Benito en la residencia que, por la noche, acaba convirtiéndose en otro lugar para él. Allí, lo visitan los recuerdos en donde Carmela, su mujer, ocupa un lugar central. Por el día, sin embargo, se dan allí mismo los cortos encuentros entre anciano y enfermera, siempre supervisados por Sor Inés, que trata de conocer hasta el más mínimo detalle de cuanto acontece en la residencia.

El tema de ‘Las peladas (Soledad de ausencia)’, la memoria histórica, es recurrente en los últimos años en nuestras tablas, y este montaje no aporta nuevas ópticas al tema. A su realismo contribuyen muy eficazmente el sonido y la música de Mariano Marín y el propio autor, y la luz equilibrada de Ángel Hidalgo, que tiñen la fábula de un halo de misterio y tensión que la aproximan a un thriller psicológico.

‘Las peladas (Soledad de ausencia)’

Texto y dirección: David Roldán-Oru

Reparto: Alfonso Rodríguez, Sofía Cano y Laura Garmo

Espacio escénico y vestuario: Almudena Bautista

Iluminación: Ángel Hidalgo

Espacio sonoro: Mariano Marín y David Roldán-Oru

Voz en off: Mariano Llorente

Sala Mirador, Madrid

Junio 2019

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com