9 de diciembre de 2019, 11:25:54
Nacional


Confirmado el pacto de las derechas, el PSOE ultima su inevitable pacto con Podemos para gobernar

> Los socialistas descartan la posibilidad de lograr los Ejecutivos de Comunidad de Madrid y Murcia
> Se guardan la opción de evitar que Navarra caiga en manos de los conservadores y la derecha


Los movimientos confirmados ayer en Madrid, donde Ciudadanos apoyó finalmente a PP y Vox para tomar el control de la Mesa de la Asamblea de la Comunidad madrileña, empujan necesariamente a Pedro Sánchez a llegar a acuerdos con la única fuerza política que le queda de su lado: Podemos, que definitivamente rebajará sus exigencias para apoyar un gobierno socialista, incluso renunciando a carteras ministeriales.


Sánchez y Pablo Iglesias firmaron ayer la pipa de la paz. No les quedaba otra. "Satisfacción tras el encuentro con Pablo Iglesias. Hay voluntad de acuerdo en la izquierda. Trabajaremos por lograr un gobierno progresista cuanto antes. Un gobierno de cooperación, plural, abierto e integrador, para cumplir el mandato de la mayoría social de nuestro país", dijo Sánchez en su Twitter tras el encuentro en el Congreso.

Por su parte, la portavoz socialista, Adriana Lastra, confirmaba ese posible pacto: existe “voluntad de acuerdo” entre el PSOE y Unidas Podemos para que la legislatura comience “cuanto antes” con un Gobierno “progresista” y “de cooperación” que responda al “mandato de las urnas”.

La evolución del proceso de entendimiento consistió en que el PSOE consiguió que Iglesias dejara de hablar de "gobierno de coalición" para cambiar ambos el lenguaje y hablar de "voluntad de acuerdo entre la izquierda" y "gobierno de cooperación" y "plural", una forma de decir que Podemos renunciará a exigir ministerios o que éstos serían ocupados por representantes independientes de la izquierda pero no miembros del partido morado.

Tanto PSOE como Podemos y sus socios parlamentarios -IU, Equo y En Comú Podem- consideraron que la alianza entre las derechas, ya confirmada en Comunidad de Madrid y Murcia, conforman una amenaza a nivel nacional y que era hora de aparcar diferencias para sellar un acuerdo, por mucho que en la formación morada no perdonen que Sánchez intentase antes un acercamiento con Ciudadanos para lograr un acuerdo con los liberales tanto de cara al Gobierno central como en gobiernos autonómicos, como los de Madrid, Murcia o Castilla y León.

Sánchez, nada más ganar las elecciones, intentó convencer al presidente francés, Emmanuel Macron, de que presionase a Albert Rivera para que no pactara con Vox, pero finalmente los naranjas han apostado por taparse la nariz y conseguir sus aspiraciones pactando con la ultraderecha. Ese acercamiento a Macron disgustó más su cabe a Iglesias, pero también en Podemos han tenido que pasar página.

Ahora queda por saber qué ocurrirá en Navarra: el PSOE tiene la llave para que gobiernen las derechas en minoría o que repita la nacionalista vasquista Uxué Barkos como presidenta de la comunidad foral. También queda por cerrar el acuerdo de las izquierdas en la Comunidad Valenciana, donde PSOE y Compromís ya se han entendido, pero Podemos quiere alguna consejería de peso.

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com