23 de agosto de 2019, 10:48:36
Nacional


Cuando un Gobierno de coalición no era un problema para Sánchez

Por Marina Ramírez

¿Gobierno de cooperación o de coalición? La negociación sobre la fórmula de negociación entre PSOE y Unidas Podemos parece encallar la investidura de Pedro Sánchez, pese a que en campaña electoral el presidente en funciones y candidato a la reelección aseguró que una alianza en el Consejo de Ministros con la formación morada no sería un problema para él.


El presidente en funciones, Pedro Sánchez, se someterá en cuestión de semanas a la votación de investidura para su reelección, pero aún no tiene atados los apoyos para que salga adelante.

Sus socios preferentes de Unidas Podemos reclaman puestos en el Consejo de Ministros, pero el PSOE rechaza esta fórmula de alianzas y ofrece a cambio un gobierno de cooperación con puestos en otras escalas de la Administración.

Sánchez cierra así de momento la vía del gobierno de coalición, pese a que en campaña electoral aseguró que este mecanismo no sería un inconveniente para gobernar.

Concretamente, preguntado en una entrevista concedida a 'El País' antes de los comicios si incluir a Podemos en el Gobierno sería un problema para él, Sánchez respondió: "No es ningún problema. La extraordinaria noticia el próximo domingo sería que España continúa avanzando. Yo no tengo un sentido patrimonialista ni tampoco monopolístico del poder. Pero, insisto, es que el problema no es ese, el desafío que tiene España no es el 29 de abril, es el 28 de abril. Por eso le decía a Iglesias, vamos a hablar de que se movilice toda la ciudadanía progresista".

No obstante, parte del desafío sí parece haber llegado el día después porque hoy por hoy Sánchez se niega a aceptar la fórmula del gobierno de coalición que le reclama el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias.

"Un Gobierno de cooperación es lo que necesita España. Un Gobierno donde Unidas Podemos y el PSOE se puedan entender en políticas sectoriales, medidas para la clase media y trabajadora", insistió este sábado desde el cierre de la cumbre del G20 en la ciudad japonesa de Osaka.

Calculadora poselectoral

Sánchez insiste en reclamar el apoyo de Unidas Podemos y la abstención de Ciudadanos y PP de forma paralela, de momento, de forma infructuosa. Así las cosas, las miradas se centran sobre el voto del nacionalismo, Navarra y Pablo Iglesias.

Los 123 escaños que logró el PSOE el 28 de abril -frente a los 66 del PP que resultó la segunda fuerza más votada- se configuró como una victoria incontestable, pero insuficiente para gobernar sin apoyos.

De momento, el socialista Pedro Sánchez sólo cuenta con el apoyo comprometido de los diputados del Partido Regionalista de Cantabria (PRC) y de Compromís, así como con las 4 abstenciones que contabilizarán los escaños de los independentistas presos suspendidos que de momento parece que mantendrán sus actas, pero aún no es suficiente.

No obstante, la suma de PSOE con Unidas Podemos, Compromís, PRC y PNV lograría alcanzar los 173 apoyos, suficientes para superar por mayoría simple en segunda vuelta al resto de grupos (171 votos) incluso si todos decidieran votar en contra, lo que está por ver, ya que ERC y EH Bildu unirán su voto aún sin definir y los presos Jordi Sànchez, Jordi Turull y Josep Rull se han posicionado a favor de que todo JxCat se abstenga.

Por otro lado, las derechas han ofrecido a Sánchez la abstención de los dos diputados de NA+ a su investidura a cambio de permitirles gobernar en Navarra, algo a lo que se opone la dirección regional socialista y que por otra parte podría complicarle el apoyo del PNV.

En cualquier caso, el apoyo de Unidas Podemos aparece como indispensable en la ecuación -al PSOE no le vale su abstención- después de que el propio Sánchez haya insistido en que no ofrecerá a Ciudadanos un gobierno de cooperación como sí ha hecho con la formación morada -no intentará que vote a favor- y de que su líder, Albert Rivera, haya insistido en reiteradas ocasiones en que no levantará el veto al 'sanchismo', es decir, que ni siquiera se abstendrá en la votación.

- Celaá rechaza la opción de ir con la investidura a septiembre aunque lo deja en manos de Sánchez

- Sánchez le tira un órdago a Iglesias convocando en julio la investidura y el de Podemos le envía a septiembre

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com