21 de noviembre de 2019, 11:32:56
Empresas


Cruceros por el río Nilo, cosas que ver y hacer



Viajar en un crucero es una de las cosas que tienes que hacer por lo menos una vez en la vida, tendrás unas excelentes vacaciones 100% garantizadas. Y es que realizar un viaje en crucero es cada vez más popular entre los turistas, hay cientos o hasta miles de ofertas y destinos entre los que elegir a precios accesibles. Además, debes tener en cuenta que viajar en crucero es algo que puedes llevar a cabo en cualquier época del año. ¡Solo hay ventajas! Si aún no estás decidido, sigue leyendo este artículo.

El realizar un viaje en crucero Egipto es una experiencia inolvidable que todos debemos realizar. Este país del continente africano avanza a pasos agigantados para convertirse de nuevo en un destino de elección agradable, seguro, diverso y acogedor para el turismo. El Cairo, Alejandría o el Mar Rojo son algunos de los destinos más visitados de este país. Sin embargo, los cruceros por el Nilo son indispensables y totalmente necesarios para conocer a fondo los imponentes e increíbles templos que construyó esta grandiosa civilización milenaria.

¿Sabes que es el Río Nilo?

El Nilo es el río principal y que le da la vida a toda la región de Egipto. Si no existiera este río Egipto sería totalmente un país cubierto de arena. Un dato curioso es que hasta 2008 fue considerado el más largo del mundo.

¿Qué ciudades visitar?

No hay duda que un buen lugar en el que embarcar para hacer un crucero por Egipto a través de este río es en la ciudad de Lúxor, la cual solo está a hora y media en avión del Cairo. Lúxor es una ciudad que hoy en día vive prácticamente del turismo y de la agricultura, a lo largo de la historia ha tenido varios nombres: los antiguos habitantes de Egipto la llamaban Uast, cuyo significado es “cetro”; En Grecia la llamaban Tebas ya que tenía similitud a la homónima ciudad griega; y los árabes le colocaron el nombre de Lúxor o palacios con mil puertas.

Lúxor por más de 1500 años fue considerado la capital del antiguo Egipto. Debido a esto en esta ciudad se concentran algunos de los más conmemorativos e importantes monumentos de este país como el Valle de los Reyes y de Las Reinas, los Colosos de Memnón, el Templo de Lúxor y el destacado templo de Karnak: el gran santuario de Amón.

Si vas a Luxor no puedes irte sin visitar el Templo de Luxor, el cual su descubrimiento se llevó a cabo en 1884, dicho templo fue dedicado al dios Amón deidad del viento, no cabe duda que es uno de los más sorprendentes de Egipto. Se construyó entre los años 1400 y 1000 A.C. la gran elaboración de esta obra estuvo a cargo de los faraones Amenhotep III y Ramsés II. Amenhotep III logró realizar la parte interior mientras que Ramsés II levantó el recinto exterior, añadiendo la fachada, los colosos y los obeliscos. Un dato importante y curioso es que está comunicado con el templo de Karnak a través de la Avenida de las Esfinges, dicho templo se reabrió de nuevo al público en 2012 tras realizar obras durante 5 años.

No te puedes ir de Lúxor sin hacer una parada para visitar a los colosos de Memnón, los cuales son dos estatuas de 18 metros de altura, estas estatuas son los únicos restos del templo funerario de Amenhotep III que estaba en la zona y el cual fue destruido por un terremoto.

Otra ciudad que debes visitar durante tu crucero es Asuán, la cual encuentra a unos 900 km al sur de El Cair. Asuán es un sitio turístico sumamente tranquilo del valle del Nilo, en donde se puede apreciar mejor de la belleza natural de este río y cómo fluye entre rocas de granito. Se puede disfrutar a su vez de islas cubiertas de palmeras y plantas tropicales. Esta ciudad de Egipto una de las favoritas para pasear y relajarse viendo navegar las falucas que surcan lentamente el río.

Lo más destacable es que esta ciudad también tiene en sus tierras un importante patrimonio monumental. Por ejemplo, se puede recorrer el río hasta el templo de Philae, construido en homenaje a la diosa Isis, este se encuentra en una isla del Lago Nasser, el cual fue creado artificialmente debido a la construcción de la Presa de Asuán. Dicho templo, al igual que se hizo con el emplazamiento de Abu Simbel, tuvo que ser desmontado bloque a bloque y llevado a una de las islas que se encontraran más elevadas.
Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com