22 de noviembre de 2019, 21:08:22
Nacional


La reforma que busca el bipartidismo: un sistema de investidura anti-bloqueos como en Euskadi y Asturias

Por Diariocrítico


Ahora mismo es un tema que se está manejando con fuerza en el ámbito de la alta política nacional: una reforma urgente del reglamento del Congreso de los Diputados que permitiría el fin de los bloqueos en las votaciones de los debates de investidura del presidente del Gobierno.

En concreto, es un pacto al que tendría que llegarse desde el bipartidismo, con PP y PSOE de acuerdo, y con Ciudadanos también a favor de sumarse. Aunque no hay una confirmación oficial sobre este asunto delicado, se supone que los partidos más minoritarios no están tan a favor, ya que les quita fuerza y poder en el Congreso con sus escaños. Es el caso de Unidas Podemos, que ahora mismo impide la investidura de Pedro Sánchez por no sumarse a las condiciones de la negociación que impone el PSOE, que pasa por rechazar un gobierno de coalición.

Aunque no es exactamente el deseo del PP de que sólo gobierne la lista más votada, ya como norma generalizada en todo el país y con una reforma de la Ley electoral si es necesario, el PSOE sí ve con buenos ojos implementar este sistema que, recordemos, ya existe en los parlamentos regionales de Euskadi y Asturias como segunda votación. El sistema de estas dos comunidades autónomas impide los bloqueos por votos en contra a un candidato.

Un sistema constructivo

Dicho de otra manera, igual que en España el sistema de moción de censura es constructivo, es decir, para derrocar a un presidente del Gobierno hay que proponer a otro como alternativa, se pretende que el sistema de elección de un presidente tras las elecciones generales tenga el mismo sistema: no vale votar 'no', sino proponer una alternativa o abstenerse, pero no impedir que el principal candidato pueda acceder al cargo. Así, el aspirante que recabe más votos a favor es directamente elegido presidente del Gobierno, impidiendo situaciones delicadas como la actual, donde hay que negociar hasta las abstenciones para que se supere la votación.

En estos momentos, el PSOE tiene 123 diputados de los 176 necesarios para la mayoría absoluta en primera votación. Pero incluso en una segunda votación, donde ya es suficiente la mayoría simple, los socialistas tienen más votos en contra, que sumados a las abstenciones, son insuficientes. Con un sistema 'constructivo', por ejemplo PP y Ciudadanos deberían proponer a Pablo Casado, por ejemplo, como candidato, y si tiene menos votos que Sánchez, que los tiene, el elegido sería el segundo. El resto de partidos que no quisieran apoyar a Sánchez o Casado sólo podrían abstenerse, votar en blanco o a su candidato, que lógicamente perdería.

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com