23 de octubre de 2019, 17:16:29
Medio ambiente


Autoconsumo energético para impulsar el medio rural



La despoblación de las zonas rurales es un auténtico problema. De hecho, prácticamente se podría calificar de epidemia mundial. La ONU calcula que, para 2050, el 68 % de la población global vivirá en áreas urbanas. En España, el Banco Mundial calcula que ese porcentaje es del 80 % ya en la actualidad. Esto significa que en el 90 % del territorio solo vive el 20 % de la población del país.

El medio rural guarda muchos tesoros que se perderán si esta situación no cambia. Por ejemplo, un inmenso patrimonio histórico, cultural y gastronómico. Además, es en estas áreas en las que se desarrolla una importante actividad económica, la relacionada con el sector agropecuario, que se ve amenazada por el éxodo a las ciudades.

Esta tendencia supone la pérdida de puestos de trabajo, la destrucción de tejido social y también el agravamiento de los desequilibrios territoriales. Conlleva un círculo vicioso en el que se deterioran la economía, las infraestructuras y las condiciones de vida, que causan a su vez un mayor despoblamiento, según advierte el Consejo Económico y Social en su informe El Medio Rural y su Vertebración Social y Territorial.

Convertir la España vaciada en una España próspera es esencial y prioritario. Hacerlo de manera sostenible es, además, imprescindible. No se debe olvidar que uno de los principales retos que afronta el planeta es combatir el cambio climático, una meta que forma parte de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) enunciados por la ONU.

Para conjugar desarrollo rural y sostenibilidad, el apoyo a sus habitantes es fundamental. Hay que estar a su lado a la hora de poner en marcha sus proyectos y ayudarles a convertirlos en actividades rentables y sostenibles. En esta tarea, en la que CaixaBank está implicada a través de AgroBank, ha surgido un aliado inesperado: el autoconsumo energético es una de las claves que ayudarán a desarrollar una economía agraria próspera y sostenible.

Cómo puede ayudar el autoconsumo al medio rural

Los empresarios del medio rural, especialmente aquellos relacionados con explotaciones agropecuarias, tienen ante sí una interesante oportunidad en el autoconsumo energético. Se trata de invertir en la instalación de sistemas de energías renovables, que les permitirán hacer evolucionar sus negocios hacia modelos más responsables, sostenibles y eficientes. Los ejemplos más conocidos son las granjas de paneles solares, los parques eólicos o el desarrollo de sistemas de generación de energía a partir de biomasa.

Entre las ventajas que representa el autoconsumo para el sector agrario destaca la reducción de los costes energéticos. Este tipo de soluciones puede llevar a ahorros del 30 % en dichos costes o incluso a la autosuficiencia energética de las explotaciones. Además, evitan la dependencia de estos negocios de la volatilidad de los precios de la luz y la incertidumbre asociada.

Por otro lado, la apuesta por energías renovables en el sector agrario reduce la dependencia de las importaciones de combustibles como el petróleo o el gas. Sus ventajas medioambientales son indudables, así como su contribución a la construcción de sistemas de producción sostenibles. Incluso el propio desarrollo de este sector puede dinamizar el mercado de trabajo en las áreas rurales, vinculado a la producción, instalación y mantenimiento de los sistemas de autoconsumo.

El RDL 15/2018, el impulso que faltaba

Si este modelo de producción energética tiene tantas ventajas, ¿por qué despega ahora? La respuesta se encuentra en una legislación aprobada el pasado mes de noviembre. El Real Decreto Ley 15/2018, relativo al autoconsumo, llegó para eliminar, entre otras trabas, el conocido como «impuesto al sol».

Esta disposición obligaba a los usuarios de soluciones de autoconsumo a pagar peajes incluso si no consumían electricidad de la red general. Además, la anterior legislación impedía el uso colectivo de instalaciones de autoconsumo. Estas circunstancias desincentivaban su implantación.

Con la llegada de la nueva norma, el número de solicitudes para instalar soluciones de autoconsumo en el campo se multiplicó por diez. A la seguridad jurídica que aporta el nuevo real decreto ley hay que sumar otra circunstancia: la apuesta decidida de la Unión Europea por la producción de energías renovables. De hecho, un acuerdo entre el Consejo de Ministros y el Parlamento Europeo alcanzado en junio de 2018 fija que la cuota mínima de energías renovables en el territorio debe ser del 32 % para 2030.

En paralelo a la legislación, el precio de los paneles solares también ha ido evolucionando en los últimos años y lo ha hecho a la baja. Esto supone que instalar hoy estas soluciones puede resultar un 80 % más barato que hace diez años. Una circunstancia que aumenta la rentabilidad de estas inversiones.

Financiación, la pieza necesaria

El aprovechamiento por parte de los empresarios rurales de las ventajas del autoconsumo energético supone reducir en parte los desequilibrios territoriales que se observan en diversos ámbitos. Mientras que los negocios instalados en las ciudades pueden acceder en condiciones ventajosas a una amplia y variada oferta de energía, no ocurre lo mismo en el mundo rural.

En estas circunstancias, es fundamental que los empresarios y emprendedores agrariospuedan contar con los fondos necesarios para poner en marcha sus soluciones de autoconsumo. Con este objetivo, CaixaBank, a través de AgroBank, su área de negocio dirigida al sector agrario, ha lanzado recientemente una línea de financiación de 100 millones de euros para inversiones en sistemas de energías renovables para el autoconsumo.

Esta herramienta ha sido diseñada para satisfacer las necesidades específicas de aquellos que se encuentran con dificultades para el abastecimiento de energía y para quienes deseen mejorar su eficiencia energética.

Esta es una más de las acciones que lleva a cabo la entidad para colaborar con el desarrollo del medio rural. Con cerca de 1000 oficinas rurales, CaixaBank ofrece a los habitantes de estas zonas productos a su medida, además de promover actividades y acuerdos con distintas organizaciones. Créditos, seguros o planes de pensiones son algunos de los instrumentos que la entidad ofrece a la población rural.

Desarrollar la economía en estas áreas es fundamental para romper el círculo vicioso del éxodo a las ciudades. También para defender modos de vida y valores que tienen mucho que ofrecer a toda la sociedad.

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com