13 de noviembre de 2019, 18:03:30
Nacional


Se confirma la pifia: el cerebro de los sangrientos atentados yihadistas de Cataluña era también confidente del CNI



Se confirma la enorme pifia policial y de inteligencia que venía barruntándose desde hace tiempo. Según confirma este martes el diario 'Público', el cerebro de los sangrientos atentados yihadistas de Cataluña de 2017 era también confidente del CNI. Hablamos del imán de Ripoll Abdelbaki es Satty, quien impulsó y creó el grupo que cometió los ataques en Las Ramblas de Barcelona y el paseo marítimo de Cambrils. Hasta ahora sólo se sabía que había sido confidente de la policía.

El Centro Nacional de Inteligencia (CNI) había reclutado a este líder musulmán como confidente y se comunicaba con él con un sistema oculto de mensajes, pero este religioso en verdad hacía un doble juego y se burló de los servicios de espionaje españoles. Abdelbaki es Satty estuvo haciendo de falso confidente al tiempo que planificaba los atentados, que iban a ser mucho mayores y mortales, según se supo después, aunque la explosión de parte del material en un chalet de Alcanar (Tarragona) que tenían como base operativa días antes, les obligó a adelantar sus planes y cometer un ataque desesperado por las calles de Barcelona y horas después en Cambrils.

El CNI había establecido un plan de trabajo con el imán, según revela este diario, consistente en usar una cuenta de correo como modo de comunicación. En lugar de enviar emails, tenía que dejar en borrador el mensaje que quería trasladar a los espías para que luego éstos pudieran entrar a la misma cuenta y leer ese mensaje en borrador, sin que nadie pudiera rastrearlo al no estar enviado. Se trataba de una poco discreta cuenta gratuita de Gmail, [email protected], y con una clave compartida por las dos partes.

El CNI ayudó al imán de Ripoll a no ser deportado a cambio de ser confidente

Los atentados y su balance

Mientras que supuestamente colaboraba, Abdelbaki es Satty estaba ultimando el plan con explosivos para cometer atentados en Cataluña, pero el accidente en su chalet de Alcanar precipitó los acontecimientos y finalmente obligó a los chicos musulmanes que manipulaba a cometer el atentado con furgonetas el 17 de agosto de 2017. Primero, en horario de tarde, se atropelló a decenas de personas en el popular paseo de Las Ramblas, dejando 15 muertos y 131 heridos. Por la noche, se repitió en el paseo marítimo de Cambrils (Tarragona), aunque se consiguió neutralizar a los terroristas. Pese a ello, dejaron una víctima mortal por atropello.

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com