12 de noviembre de 2019, 2:50:05
Televisión


Las 30 mejores series de la década (del 10 al 1)

Por Sergio Ariza Lázaro


Las series de televisión se han convertido en el alimento diario de esta década, una gran mayoría de personas se va a la cama después de haber visto un episodio (o dos) de su serie favorita, desbancando a la televisión de toda la vida y al propio cine como principal vía de escape. Pero el rango y la diversidad del producto se ha ampliado hasta puntos impensables. Desde que David Simon dijo aquello de "que se joda el espectador medio" ahora mismo podemos ver series tan surrealistas como el regreso de 'Twin Peaks' o tan rompedoras como 'The Leftovers', compaginando con dramas familiares y telecomedias de toda la vida.

La televisión sigue viviendo su particular época dorada (supongo que hasta que se rompa la burbuja de las plataformas digitales) y aquí queremos echar un ojo a las que más nos han gustado en estos 10 años, pero nos hemos impuesto unas pequeñas reglas, tienen que haber finalizado ya (lo que deja fuera a series, por ahora, tan interesantes como 'Better Call Saul', 'Mindhunter' o 'Sillicon Valley'), pueden haber empezado antes de 2010 pero tienen que haber terminado después y las series que tengan temporadas cerradas se elegirán por separado (por ejemplo, True Detective, Fargo o Black Mirror aparecerán con sus temporadas más interesantes.

Sin más, aquí están nuestras series favoritas de la década:

10. O.J.: Made in America (2016)

Si la serie sobre O.J. que hizo 'American Crime Story' se centra únicamente en el juicio, el documental es un largo recorrido (de más de 7 horas de duración) por toda la vida de Simpson, desde sus inicios como leyenda del fútbol americano hasta sus andanzas después de salir como no culpable en el caso de asesinato de su ex mujer Nicole Brown y de Ron Goldman. Con un exhaustivo repaso al juicio más famoso de la historia de los EE.UU., uno que comenzó juzgando a un maltratador reconocido como presunto asesino de su ex esposa y el hombre que la acompañaba para terminar juzgando al departamento de policía de Los Ángeles por todo un pasado de abusos racistas. Ezra Edelman, conocido por sus documentales deportivos, como el de la rivalidad Magic-Bird, se saca de la manga una maravilla que dice mucho sobre un país que todavía no ha superado sus tremendos problemas raciales. Y aquí es donde la figura de O.J. se convierte en icónica. Un hombre negro que triunfó en los deportes y en los negocios, que se aclimató a la vida de los blancos privilegiados y despreció durante toda su vida las diferencias de color, hablando en contra de los deportistas negros que en las olimpiadas de México protestaron con el famoso guante negro y hablando del 'black power' o llegando a decir, "yo no soy negro, soy O.J." solo para terminar convertido en un icono de ese mismo movimiento pro derechos civiles del que siempre había renegado. 'O.J.: Made in America' es una mirada a mucho más que un caso concreto, es una acertada visión de un problema que lleva demasiados años sin resolverse, el de la convivencia entre razas en el país más diverso del mundo.

9. Roma Criminal (2008-2010)

Una increíble serie italiana que cuenta como una panda de chicos de la calle construye un imperio criminal en Roma. A pesar de un par de actuaciones cuestionables (por ejemplo, la prostituta Patricia) la serie logra que cojas cariño a sus personajes, a pesar de su doble moral, algo que la sitúa cerca del cine de Scorsese. Tras sus dos magníficas temporadas uno entiende a la perfección su brutal comienzo y qué significa aquello de "yo pertenecí a la banda del Libanés". La serie fue un tremendo éxito en su país natal y logró también bastante repercusión en Francia y España, donde sirvió de principal modelo para los creadores de 'Fariña'.

8. La guerra de Vietnam (2017)

Un documental monumental y exhaustivo sobre la Guerra de Vietnam con el que Ken Burns consigue su obra más importante y necesaria. Burns es uno de los mejores documentalistas de los últimos 30 años, su obsesión es la historia y la esencia de su país, con documentales sobre la Guerra Civil, el béisbol, el jazz o la ley seca. Era evidente que, tarde o temprano, su mirada se posaría en el mayor trauma del país en la segunda mitad del Siglo XX, la Guerra de Vietnam, pero lo hace desde un prisma múltiple, dando voz no solo a los estadounidenses, sino a los norvietnamitas y los survietnamitas, a los combatientes y a los que se opusieron, a altos cargos y gente de a pie, logrando una difícil perspectiva en la que los que aparecen no quedan reducidos a la dicotomía héroe o villano, sino que son simplemente personas en una situación excepcional. Una magnífica serie documental de 10 capítulos que cuenta como murieron millones de personas por una situación que John McNaughton, oficial del gobierno estadounidense, resumía así, "EEUU está en Vietnam en un 10% para ayudar a los survietnamitas, en un 20% para evitar que Vietnam del Sur caiga en manos chinas y en un 70% para evitar una humillante derrota". Este documental nos enseña las consecuencias de tan absurda premisa.

7. Treme (2010-2013)

Sigo esperando a que sea reconocida como se merece esta maravilla que David Simon, creador de 'The Wire', le dedicó al Nueva Orleans porst huracán Katrina. Y es que la ciudad y su cultura es la gran protagonista de este mosaico de personajes y situaciones con el que Simon volvió a hacer lo que le dio la gana. Su música, su comida, su Mardi Grass, todo se entreteje con unos personajes que vuelven a estar perfectamente bosquejados, dando tiempo para ir conociéndoles poco a poco, desde el austero jefe indio, al músico local, pasando por el irritante/adorable DJ Davis. 'Treme' es la demostración de que Simon no necesita gangsters ni pistolas para ser el mejor narrador audiovisual de nuestros tiempos.

6. Parks And Recreation (2009-2015)

Un pequeño milagro de la televisión, una serie que despegó a paser de pasar una primera temporada buscando su tono. A Michael Schur y Greg Daniels les pidieron un 'spin-off' de 'The Office' pero tras no verlo claro, aunque se quedarían con esa grabación tipo falso documental, salieron con la idea de una optimista e ingenua política local en un pequeño pueblo de Indiana. Eran los primeros tiempos de Obama y del 'Yes We Can' y el tono de la serie se vio afectado por ello. Al final 'Parks And Recreation' se convirtió en un filón cómico sin renunciar nunca a su optmimismo y su creencia en las buenas personas, gracias a un reparto espectacular en el que brillan con fuerza Amy Poehler como Leslie Knope y el increíble Nick Offerman como Ron Swanson (claro candidato a mejor personaje cómico de la década), sin olvidar a sus maravillosos secundarios como Aziz Ansari, Aubrey Plaza o Chris Pratt que tuvieron en esta serie su trampolín a la fama.

5. Chernobyl (2019)

La serie de la que todo el mundo ha hablado maravillas este año. A la vez que 'Juego de Tronos' emitía su decepcionante final, la HBO se resarcía entregando esta maravilla creada por Craig Mazin, basándose en el libro 'Voces de Chernóbil' de Svetlana Alexiévich, esta miniserie hace una recreación minuciosa, desde múltiples puntos de vista, de lo que aconteció tras el accidente de la Central Nuclear de Chenóbil. Es una poderosa y angustiosa recreación de algo muy grave que pudo ser mucho peor. La serie es una maravilla en todos sus aspectos técnicos y artísticos, pero encuentra su corazón en la relación de dos de sus personajes, el brillante Valery Legasov, interpretado por Jared Harris, y el tecnócrata Boris Shcherbina, recreado por Stellan Skarsgård. Su grado de precisión histórica es increíble pero es el dotar de alma a sus personajes lo que la eleva de la simple recreación.

4. Twin Peaks: El retorno (2017)

Si 'Twin Peaks' giraba en torno a una pregunta "¿quién mató a Laura Palmer?", este retorno giró en torno a sí misma, Lynch y Frost han hecho de la metaficción su arma más poderosa, desde esos primeros capítulos en los que una pareja se sentaba a mirar una caja en un sofá y terminaban siendo asesinados hasta las continuas autorreferencias, incluidos los primeros minutos del primer episodio (con unos ligeros cambios) que ha llegado a meter. Y es que Lynch ha querido (y ha logrado) superar las expectativas de lo que supone un regreso a una serie, jugando con las esperanzas de lo que la gente esperaba, con la nostalgia y el paso del tiempo. El final fue tan asombroso como todo este retorno en general. Nadie pensaba que David Lynch iba a cerrar todos los cabos de una manera más o menos tradicional pero, aun así, consiguió, una vez más, sorprender a su audiencia y cerrar de manera brillante las 18 horas de televisión más asombrosas y locas que el que esto escribe ha visto jamás en televisión.

3. The Leftovers (2014-2017)

'The Leftovers' siempre fue una serie que ha tratado sobre una de las preguntas que han definido a la humanidad desde el inicio de los tiempos. Básicamente, desde el momento en el que un mono se preguntó "¿a dónde vamos cuando morimos?" y pasó a ser humano. Por supuesto, la serie no ha respondido a una pregunta que nos persigue desde que somos lo que somos. Eso era algo que se sabía desde el principio y Damon Lindeloff no se ha cansado de repetir que esta no era una serie sobre qué había ocurrido con los 130 millones de desaparecidos, sino sobre cómo los que se quedaban lidiaban con ello. Es una serie sobre cómo afrontar la pérdida de seres queridos, una serie sobre la muerte y los fantasmas que deja en las vidas de los que no mueren. Como tal es una serie que se ha basado en las emociones, no en explicar los misterios de la vida. Sobre personajes, más que sobre tramas. Con esos personajes intentando lidiar con el hecho de que viven en un mundo en el que sus seres queridos pueden desaparecer en cualquier momento sin ninguna explicación. Básicamente como el mundo en el que habitamos.

2. Breaking Bad (2008-2013)

'Breaking Bad' es, sin duda, la serie más icónica de la década, la que más frases memorables ha dejado ("No estoy en peligro, Skyler, yo soy el peligro", "Tú conoces el negocio y yo conozco la química"...) y la que nos ha dado a su personaje más importante, Walter White. Ese profesor de química apocado y amargado que, como explica bien el título de la serie, encuentra en su lado 'Mr Hyde', o sería mejor decir su lado Heisenberg, su personalidad más fuerte. El arco de este personaje es uno de los más amplios que se hayan visto en televisión, teniendo a la gente totalmente de su parte en los primeros episodios en los que se le diagnostica un cáncer y luego convirtiéndose gradualmente en alguien mucho más oscuro y diabólico, hasta llegar a 'Ozymandias' ese capítulo en el que White se transformaba, en palabras de George R. R. Martin, en "un monstruo más grande que cualquiera en Poniente".

1. Mad Men (2007-2015)

El final de 'Mad Men' hizo justicia a una serie que puede presumir de haber entrado en el panteón de las grandes series de la edad de oro de la televisión. Las andanzas de Don Draper y compañía se sitúan a la altura de 'The Wire', 'Los Soprano' (la serie en la que se curtió su creador, Matthew Weiner) o 'Breaking Bad'. Tras siete temporadas poco se le puede reprochar a Weiner, siendo capaz de dar un final perfecto y ajustado a una nómina de personajes absolutamente inolvidables, Peggy Olson, Roger Sterling, Pete Campbell, Joan Harris y el propio Don Draper, cuyo final es, desde ya, uno de los mejores episodios de la historia de la televisión. Y es que después de todo, Draper no era sino su propia cáscara, una cáscara, eso sí, tan fascinante que nos tuvo engañados durante siete maravillosas temporadas.

>> Las 30 mejores series de la década (del 20 al 11)

>> Las 30 mejores series de la década (del 30 al 21)

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com