22 de noviembre de 2019, 19:14:47
Ocio


'El vuelo de Clavileño': ¡elemental, querido Sancho!

Por José-Miguel Vila / @josemiguelvila


El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha sigue siendo fuente inagotable de inspiración entre artistas de todo el mundo y en todas las disciplinas artísticas, cuatro siglos después de su publicación. Ahora ha sido en el Corral de Comedias de Almagro, dentro del Festival Internacional de Teatro de la villa manchega, en donde Irina Kouberskaya ha adaptado y dirigido el montaje titulado ‘El vuelo de Clavileño’, basado en el famoso episodio de la novela de Miguel de Cervantes para recordar al mundo la necesidad de rescatar los grandes ideales, las empresas generosas, el altruismo benefactor y la altura de miras en todo cuanto emprende el hombre para seguir intentando hacer del nuestro un mundo mejor.

Aunque ‘El vuelo de Clavileño’ no ha podido verse en Almagro más que durante los días 26, 27 y 28 de julio, la propuesta podrá verse también durante toda la temporada próxima en la madrileña Sala Tribueñe, sede permanente de la compañía del mismo nombre, que dirige Kouberskaya con tanta pasión como tino, y en la que ella, junto a Hugo Pérez de la Pica siguen demostrando semana tras semana que basta una voluntad de hierro, un buen gusto indiscutible, una imaginación desbordante y un escogidísimo grupo de excelentes actores para poder hacer teatro de repertorio, y del bueno, desde hace ya más de tres lustros.

La directora de origen ruso muestra una vez más que es una gran conocedora de la cultura española (Lorca, Valle-Inclán, Cervantes…), y vuelve a ponerse delante de uno de nuestros más insignes escritores con la mente lúcida, los ojos bien abiertos, y el afán de escucha permanente para lograr una propuesta escénica llena de ironía, de buen humor, de imaginación desbordante y una plástica exquisita en donde resurgen los grandes valores éticos y estéticos que han movido la cultura occidental, en general, y de la española en particular.

“Amigo Sancho, has de saber que yo nací por querer del cielo, en esta nuestra edad del hierro para resucitar en ella la del oro”, dice Don Quijote a su escudero Sancho para darle ánimo y empujarle a que siga siempre a su amo en las aventuras que acomete, y que -como esta de Clavileño-, suelen navegar entre la ensoñación y la realidad. Los grandes ideales, las empresas ambiciosas y la voluntad decidida e imparable son ingredientes necesarios para el avance de la humanidad y todos ellos encajan a la perfección en el espíritu de el caballero de la triste figura.

La farsa cervantina contiene los elementos necesarios para encandilar a grandes y a chicos. Alumnos de colegios y familias enteras disfrutarán de lo lindo con las ocurrencias de Sancho Panza-encarnado por un estupendo José Luis Sanz-, siempre atento a las ideas, a las moralejas y a las ocurrencias de Don Quijote (excepcional, hilarante y serio a la vez, Miguel Pérez-Muñoz borda su papel). Ambos, junto al resto de personajes cervantinos (Duque, Zalo Calero; Duquesa, Virginia Hernández; Marquesa Trifaldi, Mª Luisa García Budí; Dama 1, Matilde Juárez; Dama 2, Ana Moreno, y Eclesiástico, Juan Sanz) levantan una comedia con dobles y triples lecturas, en donde el humor aparente encierra cuestiones profundas sobre la libertad del hombre, la lealtad, la fidelidad, la capacidad de superar lo aparente y de materializar lo intangible.

Todo en escena apunta en la misma dirección, la eficacia del mensaje cervantino pasado por el barniz de Irina Kouberskaya: la sencilla pero cabal escenografía de Eduardo Pérez de Carrera, la iluminación de Eduardo Cortés y Miguel Pérez-Muñoz, el elegante y vistoso vestuario del Taller La niña pintá, y la graciosa, dinámica y ágil coreografía de la misma Irina Kouberskaya.


El ciclón de escenas hilarantes, la ingeniosidad de la palabra –sobre todo las exquisitas digresiones entre amo y criado-, la plástica surgida por apenas unos cuantos lienzos de tela de variados colores manejados con suavidad y precisión por todo el elenco, y la música de aires españoles, árabes y rusos (Kouberskaya es una maestra en la fusión en escena de tradiciones musicales), hacen de ‘El sueño de Clavileño’ una propuesta unas veces delirante, otras profunda y siempre divertida, irónica, asombrosa, cautivante y encantadora.

‘El vuelo de Clavileño’

(A partir del Quijote de Cervantes)

Dirección y versión: Irina Kouberskaya

Reparto: Miguel Pérez-Muñoz, José Luis Sanz, Zalo Calero, Badia Albayati/ Virginia Hernández, Mª Luisa García Budí, Matilde Juárez/ Ana Peiró, Ana Moreno y Juan Sanz

Escenografía: Eduardo Pérez de Carrera

Iluminación: Eduardo Pérez de Carrera y Miguel Pérez-Muñoz

Vestuario: Taller La niña pintá

Coreografía: Irina Kouberskaya

Diseño gráfico: Paula Sánchez

Fotografía: Ramón Zabala

Una Producción Tribueñe S.L.

Festival Internacional de Teatro de Almagro

Del 26 al 28 de julio de 2019

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com