21 de noviembre de 2019, 12:40:16
Nacional


Una huelga mundial para declarar el estado de emergencia climática

Por Diariocrítico


La crisis climática exige una respuesta rápida y contundente ante la situación de emergencia de nuestro planeta, ya que 'no hay planeta B'. Centenares de asociaciones han impulsado la convocatoria de una Huelga Mundial por el Clima el próximo 27 de septiembre. Reducir a cero de las emisiones de gases de efecto invernadero, frenar el calentamiento global, detener la pérdida de la biodiversidad y reducir las emisiones de CO2 son las principales medidas que reclaman a la clase política.

Como ocurre ante la resolución de un problema, el primer paso es asumir la situación, en este caso de emergencia climática, a la luz de informes sobre el estadio de la biodiversidad y sobre el calentamiento global. Si se mantiene el rumbo actual, los ecosistemas tanto terrestres como marinos sufrirán un severo deterioro que llevará entre otras cosas a la extinción de un millón de especies. El mensaje es claro: "estamos al borde de un punto de no retorno frente al cambio climático", según el manifiesto impulsado por los organizadores de la huelga mundial por el clima.

El modelo de producción y consumo ha detonado una crisis climática que "pone en riesgo nuestra supervivencia", por lo que si no hay un cambio real de modelo, ya que "no responder con suficiente rapidez y contundencia a la emergencia ecológica y civilizatoria supondría la muerte de millones de personas, además de la extinción irreemplazable de especies imprescindibles para la vida en la Tierra".

Los impulsores de la huelga que se celebrará el próximo 27 de septiembre apelan a la responsabilidad de las instituciones y gobiernos a todos los niveles para reclamar una nueva etapa en la que se "declare de manera inmediata la emergencia climática y se tomen las medidas concretas necesarias para reducir rápidamente a cero neto las emisiones de gases de efecto invernadero, en línea con lo establecido por la ciencia y bajo criterios de justicia climática. Evitar que la temperatura global se eleve más de 1,5 °C debe ser una prioridad de la humanidad. Es necesario reducir con carácter urgente las emisiones de CO2eq (equivalente de carbono), reajustando la huella ecológica a la biocapacidad del planeta".

Tras asumir la situación y mostrar compromiso por cambiarla, es imprescindible poner en marcha medidas concretas para "garantizar reducciones de gases de efecto invernadero en una senda de entre el 40 al 60% para 2030 respecto a 2010. "Es imprescindible detener la pérdida de la biodiversidad para evitar un colapso de todos los sistemas naturales, incluido el humano".

Ante el reto de la transición ecológica, es necesario abandonar los combustibles fósiles, apostar por una energía 100% renovable y reducir de manera urgente a cero las emisiones netas de carbono. "Demandamos que los gobiernos frenen nuevas infraestructuras fósiles (centrales, exploraciones, grandes puertos, etc)., reducción de los niveles de consumo de materiales, energía y de las necesidades de movilidad, cambio de modelo energético sin falsas soluciones como la energía nuclear, reorganización del sistema de producción".

El deterioro ambiental impacta de forma más acuciante en los colectivos más vulnerables así como en los países más empobrecidos "por lo que la transición se tiene que realizar con justicia social". Los países más enriquecidos son quienes acumulan una mayor deuda ambiental, por ello y atendiendo a los criterios de justicia climática, deberán ser países como los europeos los que deban adquirir unos compromisos mayores. Se hace necesario revertir el hecho de que el 20% de la población mundial absorbe el 80% de los recursos naturales.

La huelga mundial por el clima abarcará los ámbitos estudiantil, consumo y laboral y trasladará a las calles de ciudades de todo el planeta la urgencia de actuar frente al cambio climático.
Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com