6 de diciembre de 2019, 21:48:13
Ocio


'En casa', un viaje sentimental al corazón de Afganistán

Por José-Miguel Vila / @josemiguelvila


Una mujer británica, con evidente imagen de intelectual, sentada en la elegante cocina de su casa (una sobria pero elegante mesa rectangular amplia, con un par de sillas a cada lado y, en un extremo, un quinqué que podría ser la lámpara estrella en cualquiera de nuestros salones…), está leyendo una guía turística de Kabul. Se dirige directamente a los espectadores y les invita a acompañarla en un viaje personal a la capital de Afganistán. Corre el año 1998 -aún no ha sucedido el atentado a las Torres Gemelas de Nueva York-, y la mujer parece una enamorada de Afganistán porque busca y recopila cualquier texto que haga referencia al país asiático. De hecho, confiesa que la guía que le sirve de excusa para repasar aspectos históricos, políticos, sociológicos y personales, está editada en 1963, más de 30 años antes del tiempo en el que discurre el monólogo…

Esa mujer sin nombre es Vicky Peña e interpreta ‘En casa’, dirigido por Mario Gas, la primera parte de la obra de Tony Kushner Homebody/Kabul. El texto es complejo, lleno de términos comprensibles, pero poco usados y que, incluso, en algún momento podrían calificarse de cursis. Con todo, Vicky Peña mantiene el interés sobre cuanto dice durante los 70 minutos de monólogo ininterrumpido en el que, sólo al final, cuando apenas quedan cinco minutos para que termine la función, suena por primera vez un sonido distinto a su voz, un tema de Frank Sinatra, que evoca la mujer entre sus recuerdos y sus lecturas.

¿Hay un más difícil todavía en la interpretación? Creo que no. Y Vicky Peña vuelve a demostrar sus dotes de extraordinaria actriz en este monólogo que puede verse hasta el 13 de octubre en los teatros del Canal de Madrid. En 2007, Mario Gas había estrenado la pieza completa en el Teatro Español de Madrid y por aquel espectáculo, Vicky Peña recibió el Premio Max 2008 a la Mejor Actriz y el Premio Mayte 2009. Dos galardones que certifican la calidad de lo que puede verse y escucharse en escena con una actriz que revalida su auténtica maestría sobre las tablas.

“…En realidad creo que esta droga es una especie de sal inteligente, así que imagino mi cerebro sumergido en un baño de sales, en remojo como un pepinillo en salmuera, escarchado como la pulpa rugosa de una nuez de color beige rosado congelada en un estuche ultrablanco de cuarzo cristaliforme; una concha opalescente, gemípara, embrionaria. De qué modo se supone que eso puede contrarrestar una depresión es algo que no podría explicar”. Esta reflexión íntima, no exenta de cierta ironía, la hace la actriz recordando a su marido, también tratado –como ella- por estar atravesando una fuerte depresión. La historia, los vaivenes personales y colectivos -viene a confesar la mujer- no parece que puedan conducirnos a puerto muy distinto de ese.

Antonio Belart es el autor de la escenografía y el vestuario que luce Vicky Peña, ambos sencillos, pero con la elegancia que exhibe la intelectual londinense a quien encarna.

En esa cocina, la mujer narra, reflexiona y hace cómplices a todos los espectadores de ese periplo personal y emocional a Kabul, que parece haberla cambiado definitivamente. Una pieza hermosísima sobre el amor por las palabras, sobre el amor a los demás, y sobre la fuerza de los viajes para cambiar el corazón de quienes tienen la suerte, el afán y la posibilidad de llevarlos a cabo. Y, si no , por poder escucharlos y vivirlos a través de una actriz con el magnetismo y la fuerza de Vicky Peña.




‘En casa’

Texto: Tony Kushner

Traducción del inglés: Vicky Peña

Dirección e iluminación: Mario Gas

Intérprete: Vicky Peña

Escenografía y vestuario: Antonio Belart

Banda sonora: Jose Antonio Gutiérrez

Ayudante de dirección: Concha Milla

Producción: Estudi Bárbara Granados y Teatro La Gleva

Teatros del Canal, Madrid

Hasta el 13 de octubre de 2019

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com