18 de octubre de 2019, 17:52:41
Nacional


Cataluña conmemora el segundo aniversario del 1-O temiendo una jornada de tensión y violencia



Cataluña conmemora este martes el segundo aniversario del referéndum del 1 de octubre de 2017 temiendo una jornada de tensión y violencia por parte de los colectivos más extremistas del independentismo, sobre todo tras las recientes detenciones de 7 miembros de los Comités de Defensa de la República (CDR). Bajo el eco de las peticiones de aplicar el artículo 155 o al menos la mayor intervención policial del Estado para evitar excesos, el Gobierno espera mantener la calma con un operativo reforzado con 2.000 policías y guardias civiles en las calles catalanas.

Las últimas filtraciones del sumario de la investigación judicial demuestran que estos miembros de los CDR detenidos iban a actuar este 1-O y de manera contundente. Los explosivos preparados buscaban sembrar el caos en instalaciones eléctricas y de telefonía, además de paralizar transportes terrestres por carretera y vías férreas. Asimismo, se ha sabido que se pretendía tomar el Parlament por la fuerza y aguantar allí al menos unos 5 días.

Y hay otro hecho que altera y mucho el ambiente: la esperada para estas fechas sentencia del caso del procés. Los políticos y activistas que fueron juzgados por convocar el referéndum y declarar la independencia conocerán en breve su suerte, y los principales partidos y asociaciones civiles -Junts per Catalunya, Esquerra Republicana, CUP, ANC y Òmnium Cultural- están ultimando una posición común. En un acto conjunto en Barcelona quieren fijar cuál será la reacción oficial de todos para recibir a la temida sentencia, de la que se espera que condene por rebelión o sedición a los imputados, lo que conllevará penas muy abultadas.

De manera paralela, y con el visto bueno de estos partidos y formaciones, se ha creado la plataforma 'Tsunami Democrático', que será la que centralice las comunicaciones y gestiones tanto de los actos del día para el 1-O como en los días sucesivos. Las fuerzas de seguridad y el Gobierno ya temen lo que será una oleada de actos de 'desobediencia institucional', la nueva estrategia que llevarán los independentistas. Se quiere desobedecer al Estado pero evitando imputaciones por rebelión o cargos similares, evitando así casos como los de los activistas Jordi Sánchez y Jordi Cuixart.

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com