22 de noviembre de 2019, 9:13:14
Nacional


Así es el centro donde Urdangarin presta servicios de voluntariado



A 103 kilómetros de la cárcel de Brieva (Ávila) en la que cumple condena Iñaki Urdangarin se ubica el Hogar Don Orione en Pozuelo de Alarcón, centro al que acude cada martes y jueves para prestar servicio de voluntariado. A pocos kilómetros de Madrid, en este espacio se encuentra la parte “más baja de la pirámide” en el rango de las personas discapacitadas. Así lo señala su director, Francisco Sánchez, quien asegura que el marido de la Infanta Cristina mantiene una actitud “muy colaborativa” con los usuarios que allí viven.

Distribuído en cuatro plantas y dos sótanos, el director señala que en su centro las instalaciones están preparadas para dar respuesta como residencia asistida y para usuarios autónomos donde se encuentran actualmente 114 usuarios, cada uno de ellos con necesidades especiales y concretas y con un rango de edad desde 30 hasta los 60 años aproximadamente.

El hogar está organizado en hogares de convivencia, formados por grupos de 8 a 16 usuarios donde se reúnen dependiendo del grado de autonomía que tengan. Cada uno de ellos tiene la estructura de una casa familiar, en un entorno lo más normalizado posible. Todos ellos cuentan con sala de estar, comedor, aseos y dormitorios, estos últimos de uso individual o compartido, dependiendo de las circunstancias de cada usuario.

Las premisas de esta congregación parten de parte dos premisas: una de ellas es el concepto de calidad de vida que incluye el bienestar físico, material y emocional desde el respeto a los derechos, en la búsqueda de la inclusión, cuidando la convivencia y respetando la capacidad de decisión. En segundo lugar y no menos importante, destaca también su afán por desarrollar un proyecto personal de las personas que allí viven, desde la motivación de realizar una tarea que requiera esfuerzo y aporte disfrute.

En este apartado se engloban todas aquellas actividades que se llevan a cabo en las instalaciones del Hogar y no son propiamente de carácter residencial como:
invernadero, jardinería, taller de cocina, cine, hidroterapia, fisioterapia, logopedia, taller de papel reciclado, taller de cerámica y pintura, estimulación sensorial, psicomotricidad, triciclo, boccia, motricidad gruesa, taller de teatro.

Así distribuye su jornada el marido de la Infanta

Con una salida total de ocho horas diarias de la cárcel donde cumple condena, Urdangarin entra a las 10 de la mañana y sale a las 15:30 del centro todos los martes y los jueves desde principios del mes de septiembre y sin una fecha de fin prevista. Su trabajo se centra principalmente en el apoyo al equipo de movilidad para ayudar a los usuarios a realizar ejercicios de gimnasia moviéndoles las piernas o los brazos. Mano a mano con los fisioterapeutas y los socorristas, Urdangarin colabora con un equipo multidisciplinar centrado en ayuda en el aparato locomotor de las personas que lo necesitan.

Según señala el director del centro, la opinión generalizada de los cuidadores es “muy buena” ya que se encuentra en una actitud “muy colaborativa”, incluso “se va a comer con ellos y tiene un trato totalmente normal”.

Por otro lado, Francisco Sánchez señala su presencia no ha supuesto ningún problema para los residentes aunque sí indica que los familiares se han quejado de “falta de intimidad” ya que los medios de comunicación han intentado sacar información y fotografías desde cualquier punto accesible o no del centro. En este sentido el director señala que ya sabía lo que les esperaba cuando aceptaron la solicitud de Urdangarín pero “lo importante es preservar la imagen del centro y de los usuarios”.

Por qué Hogar Don Orione

“Cuando un equipo de abogado preguntó si aceptábamos voluntarios, dijimos que sí porque el carisma de esta congregación tiene una máxima que es ‘casas abiertas’ sin preguntar de dónde vienes, solo qué necesitas”, indica el director al preguntarle la razón por la que fue a ese centro y no a otro perteneciente a la Comunidad de Madrid.

En la misma línea indica que aunque se ha intentado relacionar al centro con la Casa Real, no solo por el acceso de Urdangarín al centro sino también por una fotografía que posee del año 1958 cuando Doña Sofía acudió a visitar este espacio que se dedicaba a prestar servicio a personas con necesidades especiales. Según señala, no es la primera vez que un preso acude a Hogar Don Orione a realizar servicios de voluntariado.
Por Aida Lorente (Madridiario)
Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com