14 de diciembre de 2019, 17:20:35
Nacional


Así fue la entrevista 'blindada' de Pablo Motos a un edulcorado Abascal en 'El Hormiguero'



Acudía el presidente de Vox a la entrevista en 'El Hormiguero' con mucha polémica y controversia de por medio y ambos eran sabedores que no sería una noche sencilla. Sin embargo, los dos afrontaron el encuentro de una forma blindada: Pablo Motos sabía cómo vender la entrevista para que no le acusaran de ser amable con Santiago Abascal y el líder de ultraderecha tenía muy estudiado también cómo dar buena imagen y ofreció su perfil más light y edulcorado al mismo tiempo.

Por eso, el objetivo de Motos desde el principio, se notaba, era ser firme y hacer duras preguntas a su invitado, para que así no le pudieran acusar de haber facilitado una noche plácida al líder de Vox. Al mismo tiempo, tanto Abascal como sus asesores venían con los deberes hechos, y las respuestas fueron muy estudiadas, ofreciendo la otra mejilla en cada pregunta incómoda y muchas sonrisas para explicar la línea ideológica del partido. "Venía preocupado por ti, por lo que van a brearte a partir de ahora. Te he traído antiflamatorios", le dijo risueño Abascal a Motos, para bromear y rebajar la tensión por su presencia en plató.

Aborto

En el delicado tema del aborto, Motos fue muy incisivo y no dejó de interesarse por cada arista del programa de Vox y por conocer qué es lo que pensaba su invitado sobre la interrupción del embarazo en todos los sentidos: el legal, el ético, el religioso... Abascal no se escondió y reconoció que está en contra del aborto y que su partido no podría ilegalizarlo si no puede derogar la actual ley de plazos, pero que estaría a favor de hacerlo. Para afrontar el tema, Abascal ofrece ayudas a las mujeres que estén tentadas de abortar y que así pueda "llegar a término" el embarazo. Pero no dudó en mojarse con esta contundente reflexión: "Creo que no se debe acabar con la vida que se lleva dentro. Hay muchas mujeres que dicen que su cuerpo es suyo, y sí, claro que es suyo, pero lo que llevan dentro no". Reprochado por Motos por su actitud y posición arcaicas, él insistió en que eran sus convinciones personales y que la ley del aborto es en realidad "una práctica eugenésica y anticonceptiva", ya que considera que las mujeres abortan de manera inconsciente y por prácticas erróneas a la hora de evitar embarazos. No mencionó los casos más dolorosos, como las concepciones tras una violación o una relación no deseada.

Colectivo LGTBi

Abascal aclaró que no le gustaba hablar de "colectivos" y tras afirmar que no era homófobo, convencido de ello, contó un anécdota inédita: la única vez que usó la violencia de joven fue para reprochar a un compañero de estudios su actitud contra los gays: "La única vez que he pegado a alguien fue por una declaración terrible contra los homosexuales". Además, sostuvo que él está convencido de que es preferible que las parejas del mismo sexo no adopten niños, ya que considera que sus principios le hacen pensar que lo mejor es que tengan un padre y una madre, pero que no descarta que esté bien para niños "que ya no quiere nadie", sin detallar esta polémica respuesta: "Y si hay un niño que no lo quiere adoptar nadie, no tengo problema en que lo adopten los homosexuales". También aseguró, muy convencido, que no le molesta ver besos entre gays por la calle, aunque Motos no le preguntó sobre si le importaba en presencia de menores, como algunos políticos de Vox sí han comentado.

Violencia de género

Otra de las posiciones más delicadas de Vox es la que afronta ante la violencia de género. Abascal quiso aclarar que su partido condena las agresiones a mujeres, los asesinatos y que está preocupado como todos los partidos, pero que está en contra de criminalizar al hombre por su género: "Esta Ley busca la guerra de sexos", comentó. Motos le reprochó que una cosa son sus ideas y otra boicotear actos de minutos de silencio como recientemente en el Ayuntamiento de Madrid tras el asesinato de una mujer por su pareja, con pancartas y proclamas. Aquí hubo especial tensión, con Motos muy posicionado en contra y considerando que deberían ofrecer más "respeto", pero Abascal dio su versión: las pancartas las llevan todos y que, si bien opina que los minutos de silencio no sirven para nada, deberían afrontarse al menos sin ninguna pancarta. "Somos los únicos que decimos que un violador entra en la cárcel y no tiene que salir", quiso añadir para cambiar de tema y llevarlo al de la defensa de las mujeres violadas.

Ley de Memoria Histórica

Sobre este otro delicado asunto, Abascal dijo entender que familiares de personas que murieron en la Guerra Civil puedan enterrarles en un cementerio y sacarlos de las cunetas y fosas comunes, pero después añadió que le parecía que la Ley de Memoria Histórica no da soluciones porque algunas familias no han pedido desenterrarles y con esta legislación se verían "obligados". En cuanto a la exhumación del dictador Franco del Valle de los Caídos, no se mojó y repitió el argumentario de su partido para atacar al Gobierno socialista, acusándolo de encabezar una cruzada atea: "Lo que se pretende es el derribo de la cruz más grande que hay en el mundo".

Eutanasia

Motos y Abascal pasaron a una conversación muy personal hablando del derecho a dejar este mundo de manera digna por graves enfermedades o dolencias. Ambos confesaron que sus padres se marcharon sufriendo, pero reconocieron honestamente que difieren en si debería haber una ley que permita una muerte digna. El presentador le dijo que estaba a favor y que le hubiera gustado que su padre la pudiera aplicar, pero Abascal se posicionó radicalmente en contra y dijo temer que "unas leyes que afectan a casos concretos se conviertan en generales y que terminen en cosas malas", sin especificar esas "cosas malas".

Posesión de armas

El presentador le achachó su posición sobre la posesión personal de armas y Abascal presumió de nuevo de tener una licencia de armas, aunque reconoció que nunca ha tenido que usarla y que no la lleva nunca consigo. Acusó a Albert Rivera de haber jugado sucio en la anterior campaña diciendo en 'El Hormiguero', precisamente, que Vox estaba a favor de usar armas, pero el líder de Vox sólo está a favor de la posesión para la legítima defensa, para luego argumentarlo con razonamientos y ejemplos confusos, como decir que si una persona es atacada en su casa, puede usar un jarrón o un cenicero para defenderse, algo que ya existe como supuesto en la actual legislación, pero no el uso de armas de fuego o de otro tipo. Abascal defendió que quienes ya tienen licencia de armas de caza o de tiro deportivo puedan usarla en casos extremos.

Inmigración

Como en el caso de el colectivo LGTBi, negando ser homófobo, aquíe descartó que sea xenófobo, comentando que tiene conocidos inmigrantes, que hay inmigrantes que votan a Vox y descartando discriminaciones. Pero pronto se autoenmendó: "Ni me gustan ni me disgustan", dijo sobre los extranjeros en España. "Creo que es lícito decir que hay que rechazar la inmigración ilegal", comentó sobre este tema, y añadiendo que él expulsaría a todos los MENA, los menores extranjeros no acompañados.

Veto a periodistas

Motos también intentó ser muy duro con Abascal por los vetos que Vox ha practicado sobre determinados medios. "Yo no he vetado a nadie, solo he dejado de conceder algunas entrevistas", dijo el líder del partido ultra para defenderse, aunque el presentador del programa de las hormigas le recordó que profesionales de Onda Cero y de La Sexta no pueden entrar en algunos de su actos. Aprovechando la ocasión, Motos recordó que en la anterior campaña electoral de abril Abascal no quiso concederle una entrevista en 'El Hormiguero', y ni corto ni perezoso, el político le espetó: "A ti tampoco te la di en la otra ocasión, porque mi madre dijo que no hiciese el ridículo. Aunque creo que hoy no nos está viendo".

Blindaje

"Como nosotros no nos casamos con nadie, queremos escuchar a todos y luego que los españoles voten", explicó Motos antes de la entrevista, a sabiendas el coste que tenía invitar a Abascal a su programa, tanto popular como de prestigio. Pero insistió en que "no sería democrático no invitar a Vox" en la ronda de entrevistas a todos los principales candidatos a las elecciones del 10 de noviembre. Por eso confirmó que había invitado a todos y que el único que había declinado dicha invitación había sido el presidente en funciones, el socialista Pedro Sánchez, y que el PSOE había ofrecido a otro candidato de sus listas en su lugar.

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com