9 de diciembre de 2019, 6:15:26
Economía


Las inversiones impulsan el beneficio neto de Iberdrola hasta septiembre, que gana un 20,4% más



Iberdrola ha obtenido un beneficio neto de 2.516,7 millones de euros en los 9 primeros meses del año, lo que representa un incremento del 20,4% respecto al mismo periodo del ejercicio anterior. Esta positiva evolución se debe, en gran medida, a las inversiones récord acometidas por el grupo entre enero y septiembre, que alcanzan los 4.727 millones de euros, un 29,7% más que en los nueve primeros meses de 2018.

El presidente del grupo, Ignacio Galán, ha destacado “la aceleración de las inversiones y el cumplimiento ya alcanzado de los objetivos de eficiencia y rotación de activos para 2022”. “Estos logros aumentan nuestro margen para nuevas inversiones, generando un círculo virtuoso de crecimiento y solidez financiera”, ha añadido Galán.

Del importe total de 4.727 millones de euros invertidos, que supone el mayor de la historia del grupo para un periodo de nueve meses, un 87% se ha destinado a los negocios de Redes y Renovables, en línea con sus Perspectivas Estratégicas y con su apuesta por un modelo energético sostenible. Así, cerca de la mitad de las inversiones (2.221,7 millones de euros) se ha dirigido a nueva capacidad renovable, con un aumento del 81% frente al mismo periodo del año anterior, y un 40% (1.890,8 millones de euros), a Redes, con un incremento superior al 20%.

Este esfuerzo inversor permitirá a Iberdrola cumplir antes de lo previsto su intención de instalar 13.000 nuevos megavatios (MW) durante el periodo 2018-2022: en solo dos años, el grupo ha puesto en marcha más de la mitad de esta capacidad y, a lo largo de 2019, la compañía habrá instalado 5.218 nuevos MW, lo que supone incrementar su capacidad un 11% solo en un año.

Buena evolución del negocio: el Ebitda crece un 11,6%

El beneficio bruto de explotación (Ebitda) del grupo ha alcanzado los 7.498,9 millones de euros, un 11,6% más que en los nueve primeros meses de 2018. Esta buena evolución se sostiene, fundamentalmente, en el buen comportamiento de las áreas de Redes y Generación y Clientes, que compensan con creces el impacto de la menor producción hidroeléctrica en España en el área de Renovables.

En concreto, el negocio de Redes ha obtenido un Ebitda de 3.941,9 millones de euros hasta septiembre, lo que supone un aumento del 8,2%. De esta cifra global, un 68% procede de fuera de España, con Brasil y Estados Unidos concentrando el 50% del total gracias a las positivas revisiones de tarifas y a los menores costes registrados en ambos países en comparación con años anteriores.

Generación y Clientes también ha presentado un comportamiento positivo: su Ebitda se ha situado en 1.817,7 millones de euros, un 37,1% más que en el mismo periodo de 2018. En este caso, destaca la contribución de España y México, que han aumentado su capacidad instalada y producción durante el periodo.

Por su parte, el área de Renovables ha registrado un Ebitda de 1.678,3 millones de euros, lo que supone un descenso del 4,5% frente a los nueve primeros meses del ejercicio anterior. Esta peor evolución se ha debido, fundamentalmente, a la menor producción hidroeléctrica en España. En contraste, ha destacado la mayor aportación de Reino Unido, al comenzar la contribución del parque eólico marino East Anglia One, y de México, que ha aumentado su producción renovable un 53,5%. En Iberdrola Energía Internacional[1], el buen comportamiento del parque eólico marino alemán Wikinger ha hecho crecer la producción un 53%.

Mejora de la solidez financiera

Iberdrola ha logrado cumplir con tres años de antelación su plan de rotación de activos para el periodo 2018-2022 por valor de 3.500 millones de euros. A la venta de una participación minoritaria en East Anglia One por 1.700 millones de euros, se han sumado la desinversión en los activos de generación tradicional en Reino Unido (700 millones de euros) y otros activos no estratégicos en España y Estados Unidos.

Estos avances, junto con el flujo de caja operativo del grupo, que ha alcanzado los 5.824,7 millones de euros (10,8% más), ha permitido una sólida evolución de los ratios de solvencia crediticia: la relación entre deuda neta y Ebitda ha mejorado en 40 puntos básicos, hasta situarse en 3,5 veces, y el ratio flujo de caja operativo / deuda neta se ha incrementado en 120 puntos básicos, hasta el 22,2%.

Iberdrola ha reafirmado además su posición de liderazgo en financiación verde: ha realizado operaciones por valor de 4.000 millones de euros en los nueve primeros meses del año y es la compañía privada con mayor importe de bonos verdes en circulación.

Más dividendo y crecimiento a doble dígito para 2019

Los resultados obtenidos durante los nueve primeros meses del año ponen de manifiesto el éxito del modelo de creación de valor sostenible de Iberdrola: la aceleración de inversiones, liderando la transición energética, genera un aumento de los flujos de caja que refuerzan la solidez financiera, con lo que el grupo puede seguir invirtiendo en crecimiento.

Sobre este escenario, el grupo ha anunciado una nueva edición de su programa Iberdrola Retribución Flexible, que contempla un incremento de la remuneración a cuenta de 2019 del 10,6%, hasta situarse en 0,167 euros brutos por acción que se abonarán el próximo 5 de febrero. A esta cantidad habrá que añadir, además, el importe complementario previsto para el mes de julio de 2020.

En paralelo, las cifras presentadas hoy permiten a la compañía reafirmar su previsión para final de año: se espera que el beneficio neto correspondiente a 2019 presente un crecimiento de doble dígito.

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com