29 de enero de 2020, 13:24:15
Empresas


La transición energética en España



¿Por qué no se produce todavía la transición energética en España? Hace pocas semanas, más de 11.000 científicos confirmaban que el cambio climático es una realidad ya irreversible. Sin embargo, una crisis como esta podría ser una oportunidad para nuestro país.

Así lo confirmaba hace pocos meses el catedrático de la Singularity University Ramez Naam en su conferencia La Transición Energética en España en el marco del evento Factores de Futuro, organizado por Factorenergía. El tecnólogo de fama mundial afirmaba que España tiene un enorme potencial que podría explotar en el mercado energético que se presenta muy cambiante en los próximos años.

La transición energética en España que no llega

España es un país con gran potencial gracias a su climatología óptima. Por su situación a nivel global, se podría convertir en uno de los grandes productores de energía solar y eólica, exportando energía limpia a todo el planeta.

Una de las ventajas de nuestro país es la cantidad de sol que recibe. Debido a su situación, muy al oeste y al sur del viejo continente, podría ser el gran suministrador de energía a las nacionales del este y del norte, mucho más frías y con menos incidencia del astro rey.

Otro punto positivo con el que cuenta España es la cantidad de viento que barre año a año su orografía. En este sentido, también podría ser un poderoso exportador de energía obtenida de la energía eólica.

Dicho esto, y con estas ventajas competitivas que otorgan la simple naturaleza y situación global de nuestro país, hoy en día debería aspirar a ser la nación exportadora de electricidad barata más importante de toda Europa. Y todo ello basándose en una energía limpia, equilibrada y respetuosa con el medio ambiente, sin producir condiciones negativas que pudieran agravar el cambio climático mundial.

Qué necesita España para comenzar la transición energética

De momento, la transición energética española está siendo lenta y apenas perceptible. Sin embargo, cada vez más sectores políticos y económicos son conscientes de que el futuro pasa por esta transformación que ya no debe esperar más.

Ahora bien, ¿qué necesita nuestro país para dar comienzo definitivo a la transición e instaurarse de forma final como exportador de energía barata y limpia? Lo vemos punto por punto:

  • Lo primero que haría falta sería una nueva que sirviera para transformar la prioridad del país en exportación de energía eólica y solar a otros países de la Unión Europea y del resto de nacionales del viejo continente.
  • El cambio de modelo productivo de España para convertirse en exportador de energía supondría una inversión de aproximadamente 500.000 millones de euros

Beneficios de la futura transición energética española

Obviamente, este cambio afectaría de manera positiva a la economía española en muy diversas formas. Veamos las más importantes:

  • La transición energética requeriría la creación de unos 200.000 puestos de trabajo durante los próximos diez años. Sin duda, sería un impacto sobresaliente en el tejido económico del país.
  • Además, nuestro país dejaría de tener la enorme dependencia energética que en la actualidad sufre, y que supone un gran gasto en las arcas públicas.
  • Hoy en día, España gasta aproximadamente 50.000 millones de euros anuales en importar petróleo. A ello hay que sumar otras partidas que necesitamos para comprar más combustibles fósiles y electricidad.

La necesidad de la transición

Sin duda, en España la necesidad de una transición energética ecológica debería considerarse como una prioridad. Veamos los factores:

  • Sabemos que los combustibles fósiles son finitos, no así las energías renovables. Por tanto, en los próximos diez años el país tendrá que gastar otros 500.000 millones en petróleo y otros 100.000 millones en adquisición de electricidad que se podrían invertir en compra interior, en beneficio propio sin salir de España. Buena parte de esa energía la podía estar generando la propia nación desde sus recursos internos.
  • De esta forma, la energía sería una fuente de ingresos para nuestro país, y no de gasto como está siendo en la actualidad, puesto que la importación es extremadamente cara.
  • Se generaría un beneficio económico sobresaliente, no solo por la exportación energética, también por la cantidad de puestos de trabajo que se generaría.
  • Además, no debemos olvidar el argumento medioambiental, ya que el cambio climático es un hecho y países como los nórdicos ya están reconvirtiendo su industria en pro de un futuro más equilibrado y menos dañino para el entorno de nuestro planeta.

Los datos son contundentes. La transición energética en España no parece ser una opción, sino una necesidad, una obligatoriedad que permita mirar hacia el futuro con la esperanza de establecer una lucha real contra el cambio climático y convertir el país en un centro de energías renovables de vital importancia a nivel internacional. Cada vez más expertos son conscientes de ello. Está en nuestras manos ser un país pionero en energías renovables.

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.diariocritico.com