6 de diciembre de 2019, 2:09:57
Nacional


La interpretación de la primera reunión entre PSOE y ERC para desbloquear la investidura: esto ha pasado

> El PSOE admite las "diferencias" con ERC tras la primera reunión pero habla de "puntos de encuentro"



Ya vamos conociendo más datos de la trascendental reunión entre PSOE y ERC en la tarde del jueves, la primera de los equipos de trabajo en el marco de las negociaciones que se están llevando a cabo para desbloquear la situación política en España y la investidura de Pedro Sánchez.

Los socialistas consideraron en un comunicado esta cita "una primera aproximación" en la que se ha podido "constatar la existencia de diferencias pero también de puntos de encuentro", admiten. "En todo caso", apuntan, creen que hay "una voluntad compartida de diálogo que permita desencallar la formación de Gobierno y asegurar la estabilidad política necesaria que permita afrontar".

Entre los puntos a acordar, el PSOE cita: "Una agenda de derechos sociales, recuperación de derechos civiles y laborales cercenados por los gobiernos del Partido Popular, la situación industrial en Cataluña y en el conjunto de España, en particular el sector de la automoción y encauzar el conflicto político en Cataluña desde el diálogo y el entendimiento institucional".

La reunión, según el PSOE, se ha producido "en un ambiente de diálogo constructivo y con voluntad de entendimiento", pero las dos partes admiten que ERC mantiene hoy por hoy su 'no' a la investidura y por tanto bloquean la formación del gobierno entre PSOE y Unidas Podemos.

El PSOE, que está siendo acompañado de un representante del PSC, su partido en Cataluña, se volverá a reunir con los dirigentes republicanos catalanes el martes 3 de diciembre a las 17:00 horas.

Las interpretaciones

Pero, ¿qué pasó realmente? Pues que el PSOE admitió ya públicamente que la versión oficial de lo que sucede en Cataluña es un "conflicto político", abandonando la dialéctica anterior sobre un "problema de convivencia" que defendía Pedro Sánchez a ultranza. De hecho, era el lema que ponía por bandera el PSOE para evitar caer en el discurso de los independentistas y ganar así también el favor del electorado de centro y constitucionalista, contrario a concesiones a los nacionalistas.

Con esta cesión se ha dado un claro paso para que ERC dé su visto bueno a la investidura, pero los republicanos piden más. Entre otras cosas, no tanto porque en el partido de Gabriel Rufián y compañía quieran trazar un plan extremista, como en 2017, defendiendo la vía unilateral con Oriol Junqueras en la vicepresidencia de la Generalitat, sino porque ERC tiene que contentar, al mismo tiempo, a su electorado.

Los republicanos afrontan una época complicada también en su tierra, en clara pugna por hacerse con el voto independentista frente a JxCat, la formación de Carles Puigdemont y Quim Torra. Este partido ganó la carrera en las últimas elecciones catalanes de finales de 2017, pero desde entonces ERC es primero en las encuestas y ha sido partido catalán más votado en las generales de este año y en las municipales catalanas. Saben en la formación republicana que alejarse del discurso secesionista les supondría perder en las urnas y eso se dejará notar en estas negociaciones: no se permitirá la investidura de Sánchez sin conseguir notables piezas de caza a cambio.

Además, es clave interpretar la presencia de representantes en esta primera reunión. Rufián se hizo acompañar de Marta Vilalta y Josep Maria Jové, ambos del ala más radical del partido. Jové, de hecho, está investigado porque a este presidente del consejo nacional de ERC se le requisó por la Guardia Civil una agenda con la hoja de ruta para proclamar la independencia. En el marco de la 'operación Anubis', el 20 de septiembre de 2017, Jové fue detenido y puesto en libertad con cargos 2 días después.

La versión de ERC

En cuanto a la versión de los independentistas, en un comunicado, ERC recuerda que su voto para la investidura "sigue siendo negativo" en estos momentos, y a continuación resalta algunos puntos calve tras el encuentro con los socialistas José Luis Ábalos, Adriana Lastra y Salvador Illa (PSC).

"Las dos partes han establecido un punto de partida común en constatar la necesidad de abordar políticamente un conflicto que es, esencialmente, de naturaleza política.
Aunque los diagnósticos de las partes no son coincidentes, sí comparten la necesidad de poder retomar la vía del diálogo entre partidos e instituciones, así como implicar en éste a la sociedad civil. Un diálogo que debe ser abierto y sincero", comenta.

Los negociadores de ERC trasladaron al equipo del PSOE-PSC que "la solución democrática para Cataluña pasa por una mesa de negociación que se fundamenta en 4 pilares: que sea entre gobiernos, sin apriorismos ni temas vetados, con calendario y con garantías de cumplimiento".

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com