22 de octubre de 2020, 8:54:14
Opinión


Del cambio climático a la OTAN

Por Javier Fernández Arribas


Todo está muy revuelto. No solo España por la inestabilidad política que sufrimos desde hace cuatro años, que afecta negativamente al crecimiento económico y contribuye a destruir empleo, si no el resto del mundo. Madrid se ha convertido en la capital del ecologismo mundial para intentar concienciar a todos de la necesidad de dar un giro importante a nuestra forma de vida y costumbres para evitar el calentamiento del planeta y que la vida de nuestros hijos y nietos sea un pequeño infierno. Sin duda que hay que tomar medidas, pero sería muy recomendable que fueran expertos de uno y otro lado los que hicieran el diagnóstico más serio y riguroso posible para encontrar soluciones factibles y asumibles por parte de todos.

Siempre se dice que en el centro puede andar la virtud. Entre el negacionismo absurdo y el apocalipsis acongojante tenemos que encontrar soluciones que permitan revertir la amenaza que supone el cambio climático y que estamos sufriendo en diferentes países, entre ellos este Levante nuestro que ya no sabe calcular cuando cae la gota fría. De la escasez pasa a la inundación con daños muy cuantiosos y miles de vidas arruinadas. Los países en desarrollo reclaman su derecho a alcanzar un estado de bienestar como el que gozamos en Occidente gracias a una industrialización que ha contribuido en parte al calentamiento de la Tierra. Ahora son grandes países contaminantes como China y la India, entre otros, sin olvidar a Rusia y Estados Unidos los que reclaman su derecho a desarrollarse junto con otros muchos países de África y Asia. La conciencia colectiva del problema y su solución global y solidaria es imprescindible para ir ganando la batalla de la contaminación sin retorno. Podemos apuntar al presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, como pieza perversa que ha trastocado los acuerdos de París que iban bien encaminados para encauzar soluciones prácticas y viables. Ha empeorado tantas cosas el Sr. Trump que tiene tantos frentes abiertos como tuits es capaz de lanzar al día.

El más complicado para sus intereses personales y empresariales es el posible proceso de impeachment, el juicio político, que quieren iniciar los demócratas por el caso Ucrania, teniendo como reserva el informe del fiscal especial Robert Mueller sobre el Rusiagate. No es fácil porque es en el Senado y los republicanos tienen la mayoría, pero hay testimonios de funcionarios ejemplares de la administración norteamericana sobre la forma de actuar de Trump que coloca al partido republicano en difícil situación. Además, con la campaña para la reelección del año que viene. Y otro frente más que complicado, es el de su papel en el seno de la OTAN y el de la retirada de tropas del norte de Siria dejando el campo libre a Turquía y Rusia. Desde hace semanas, soldados de la OTAN, como son los turcos, patrullan, conjuntamente con soldados rusos por la frontera de la región kurda del norte de Siria. El rompecabezas puede causar muchos graves disgustos.

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.diariocritico.com