24 de enero de 2022, 0:03:31
Opinión


Maestre, la mezquindad miserable

Por Manuel Pascua Mejía


¿Cómo contestar a un hombre inteligente y bien preparado que manipula los hechos y ensucia las memorias solamente para polarizar las opiniones, soltar una coz contra su bestia negra particular y, de paso, hacer méritos ante el gran líder y vicepresidente Iglesias, repartidor de prebendas y gabelas?

Arnaldo Otegi, y Antonio Maestre lo sabe, huyó a Francia años antes de cumplir los 30 porque ya había puesto una bomba en una gasolinera, había cobrado el impuesto revolucionario a empresarios amenazados y asaltado el Gobierno Militar de San Sebastián. Un angelito que cuando regresó, ya clandestino y con galones para que Francisco Mujika Garmendia (a) Pakito lo protegiera, secuestró a Luis Abaitua (directivo), algo notablemente democrático y nada fascista, facha y fachorro. También organizó el secuestro de Javier Rupérez actuando bajo las ordenes de José Aulestia Urrutia, tal como declararon las terroristas arrepentidas Françoise Marhuenda y Begoña Aurteneche encargadas del traslado de Rupérez. También fue responsable del atentado y secuestro fallido de Gabriel Cisneros todo muy democrático, plural y nada fachorro porque exterminar al diferente es sano y democrático, nada xenófobo y poco supremacista.

Maestre intenta lavar la imagen del terrorista juntando su nombre con el de alguien honorable como el socialista Eguiguren que, harto de ir a funerales de compañeros de partido asesinados muy democráticamente por ETA, se plantó ante Otegi y, tragando sapos gigantes, intentó una tregua y andar el camino hacia la paz. Lo que no dice Maestre es que el adalid Democratarra siguió con sus cositas nada fachas y muy democráticas que le llevaron a la cárcel por terrorismo tres veces más. Tampoco dice que pagó fianzas a tocateja por más de 800.000 €, todos provenientes de aquellas herriko tabernas que desmontara Baltasar Garzón. Todo nada fascista, nada facha, muy igualitario y respetuoso con los ciudadanos.

Pero sigamos: el prócer de la Democracia fue encarcelado en 2006 por Grande Marlaska nada más que por planear y ejecutar más de 300 ataques terroristas.

Por supuesto, este incomprendido luchador por la democracia se levantó de la mesa en que Jesús Eguiguren y Rodolfo Ares (Partido Socialista) y Josu Jon Imaz e Iñigo Urkullu (PNV) prácticamente le mendigaron que dejara de matar para poder hablar. Muy democráticamente y nada fascista se largó enfundándose su 9 mm parabellum en el cinto.

El gran estadista, en 2009, fue de nuevo encarcelado por intentar reorganizar la cúpula etarra, eso sí de manera nada fascista. Y en 2011 fue condenado por «pertenecer a ETA en grado de dirigente».

Para Maestre poner bombas, secuestrar, extorsionar y ordenar asesinatos es súper mega democrático y chachi porque el muchachotarra un día en la cárcel se dio cuenta de que las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado habían desmontado pieza a pieza al monstruo que asesinó a 829 personas en democracia, así que decidió empezar a hablar de paz y de indultitos para él. Ya lo digo, un gran demócrata.

Y es que secuestrar, matar, poner bombas y extorsionar no son cosas fachas, fascistas y xenófobas sino cosas normales de demócratas normales de amplio espectro.

Está claro que Marta Etura debería cambiar su apellido por E-turuta dada su insania mental al decir que un terrorista debe pudrirse en la cárcel y si sale, no debería acercarse a ninguna institución pública ni a pedir agua.

Sí, está clara la vocación democrática de Otegi, perfectamente equiparable a la de ese otro gran demócrata llamado Adolf, no en vano Otegi y Adolf, demócratas de toda democraticidad, bebieron ambos del filósofo Hegel, un facha, fachorro, fachorrón pompom.

Pero qué voy a saber yo, pobre "perro inepto" en palabras del Gran Maestre de la Logia Marea-Que-Algo-Queda, de la vida de este Aristóteles con dislalia, de este Gandhi armado hasta los dientes, de este Martin Luther King del Plata o Plomo.

Es el colmo colmísimo que Marta Etura opine que semejante dechado de virtudes, que san Arnaldo Otegi, no deba tener derecho a sufragio pasivo. Yo también lo pienso y, a pesar de no haber robado, extorsionado, secuestrado e intentado asesinar a nadie en mi vida; a pesar de pagar mis impuestos incluso con cívica y moderada alegría y a pesar de no haber amenazado nunca a nadie con un arma cargada, soy el fascista y Otegi el portaestandarte de la democracia en España. Es la fakenews del día, hecha a la medida de la mezquindad humana de quien sirve a la secta de los ofendiditos. Supongo que si finalmente llega a haber gobierno, el matrimonio Iglesias-Montero lo recompensará ampliamente, tal vez presidente de EFE o incluso ambassateur en Bruselas.

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2022   |  www.diariocritico.com