9 de abril de 2020, 16:57:24
Nacional


El paripé de Junqueras: la Abogacía suavizará su escrito y el político saldrá de prisión y volverá



Tal y como se esperaba, el vodevil de la situación legal de Oriol Junqueras continúa su curso y llegará al extremo. Para contentar a Esquerra Republicana, el partido con el que negocia el PSOE la investidura de Pedro Sánchez, el Gobierno en funciones socialista presiona a la Abogacía del Estado para que su escrito de respuesta a la sentencia del Tribunal de Justicia de la UE tenga un gesto con el político independentista.

Así las cosas, el plan citado por varios medios este viernes pasa por que Junqueras pueda salir de prisión para firmar su acta de eurodiputado pero, para después, volver a la cárcel a cumplir su condena de 13 años por sedición y malversación de fondos públicos. Una solución salomónica que es más esperpéntica que otra cosa y que ni satisfará a gran parte del independentismo ni tampoco, por supuesto, a la oposición al PSOE, que lo tomará como una concesión innecesaria a los catalanes.

"Una de las cuestiones que trata de dirimir la Abogacía del Estado, según informaron a este periódico fuentes jurídicas, es ver cómo se compagina el derecho a recibir el acta de eurodiputado y, a la vez, que no se deje sin efecto la condena de 13 años de inhabilitación que le impuso el Supremo", explica 'La Razón', por ejemplo. "Fuentes del Ejecutivo insisten en que el retraso se debe a cuestiones técnicas y no políticas, esto es a la dificultad de encajar una fórmula que pueda facilitar el cumplimiento de la sentencia del Tribunal de Justicia de la UE que favoreció a Oriol Junqueras, líder de ERC, pero sin desairar al Supremo ni poner en cuestión la sentencia del procés", informa por su parte 'El País'.

Negociaciones entre PSOE y ERC

El caso es que ERC congeló las negociaciones con el PSOE hasta conocer ese escrito de la Abogacía del Estado, aunque es un cuerpo independiente y que no debería ser presionado por el Gobierno socialista para que su escrito vaya en una o en otra dirección. Este cuerpo legal presta servicios de asistencia jurídica al Estado y a otras instituciones públicas, pero no le sirve, y mucho menos debería seguir directrices con intereses políticos de un partido en concreto.

Cuando Pedro Sánchez llegó a la presidencia ya fueron célebres las supuestas presiones para que las acusaciones en el juicio del procés fueran distintas y más suaves que las de la Fiscalía, que pidió cargos al Tribunal Supremo por rebelión a Junqueras y a gran parte de los acusados del 'juicio del procés'. Sin embargo, la Abogacía pidió sólo cargos de sedición, que acarreaba menos penas, delito por el que al final fueron condenados 9 de los imputados.

El caso es que el Tribunal de Justicia de la UE dio un varapalo al Supremo al considerar que Junqueras debió poder salir de la prisión preventiva y no ser juzgado, ya que le reconoció la inmunidad desde junio, cuando salió elegido como eurodiputado tras las elecciones del 26 de mayo.

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.diariocritico.com