22 de octubre de 2021, 3:34:04
Nacional


Las contradicciones históricas y actuales de Esquerra Republicana, el partido que tiene la llave del Gobierno



El partido soberanista Esquerra Republicana (ERC) tiene las llaves del próximo gobierno, dejando a PSOE y Unidas Podemos en sus manos. Si este partido y sus 13 diputados no se abstienen en la votación de investidura del 4 al 7 de enero, de nada servirán los esfuerzos de la izquierda por formar un Ejecutivo.

Pero ERC tiene un controvertido historial de contradicciones que vienen del pasado. Por ir a lo más reciente, el partido republicano permitió el pasado mes de julio sin negociar ni exigir condiciones que Pedro Sánchez fuera presidente. De hecho, avisó que en caso de no salir adelante dicha investidura, la responsabilidad ya no sería suya sino de PSOE y Podemos, los partidos que no se pusieron de acuerdo entonces.

La excusa era que en los siguentes meses se conocería la sentencia del caso del procés soberanista catalán y que, como era de esperar, sus dirigentes como Oriol Junqueras iban a ser condenados a prisión. Dicho de otra manera: ERC dio el visto bueno a un gobierno de izquierdas en el mes de julio sin poner condiciones ni un diálogo en Cataluña, o la consideración de que en esa región había un "conflicto político", mientras que ahora, bajo la excusa de que Junqueras y otros políticos están en prisión, ya no podían permitir dicha investidura sin coste. Aparentemente, habrá acuerdo, pero nada ha tenido que ver con los presos, que seguirán en la cárcel.

Tirando los Presupuestos

Pero hay que seguir remontándose en el pasado, no muy lejos, para conocer todas las contradicciones de ERC. En octubre de 2018, PSOE y Unidas Podemos firmaban en Moncloa el acuerdo de Presupuestos para 2019, sobre el cual se basa ahora el actual programa económico y fiscal presentado hace unos días. A mediados de febrero fracasaba la votación de esas cuentas públicas pese a las negociaciones y contactos con ERC. Pablo Iglesias incluso visitó a Junqueras en prisión para pedirle su apoyo a los Presupuestos, porque serían "buenos" para toda España, incluida Cataluña.

No fue así y los entonces 9 diputados de ERC impidieron que salieran adelante las cuentas del Estado, provocando indirectamente el fin de la legislatura al convocar Sánchez elecciones para poder tener una mayoría parlamentaria mayor que le permitiera aprobar los Presupuestos y otras reformas legislativas. La excusa por entonces de ERC, que votó en contra, alinéandose con PP y Ciudadanos, era no haber negociado un referéndum y el reconocimiento del derecho de autodeterminación de los catalanes. Un argumento que desapareció en julio de 2019, cuando sí se facilitaba la investidura, aunque en ese momento fue Podemos quien se negó a apoyar a Sánchez por no satisfacerle su propuesta de Ejecutivo de coalición.

Sus contradicciones vienen de lejos, porque ERC no ha tenido problemas en ir de la mano del PSOE y su partido catalán, el PSC, cuando se ha podido gobernar sobre las derechas. Durante 2 legislaturas, 2, hubo ejecutivos de la Generalitat de coalición entre ambos partidos, con Pasqual Maragall y José Montilla como presidentes, tras los famosos acuerdos del pacto del Tinell. También se apoyó a alcaldes socialistas y suponía dejar de lado a las derechas nacionalistas y no nacionalistas, como por entonces era CiU y también el PP, siempre presente. Todo se empezó a torcer cuando en plena crisis económica, el nacionalismo catalán mudó a independentismo radical y pidió un referéndum de la mano de Artur Mas, una vez reconquistada la Generalitat. Después llegaron Carles Puigdemont y Junts Pel Sí, una coalición con ERC a la que apoyó la CUP por el bien de la causa secesionista y la convocatoria de un referéndum ilegal de independencia.

21º Congreso Nacional (1996)

Sin duda un momento cumbre en la historia reciente fue el 21º Congreso Nacional, tras el cual salió elegido como nuevo presidente Josep Lluís Carod-Rovira y Joan Puigcercós como nuevo secretario general. Este tándem fue el que llegó a acuerdos con el PSC para gobernar la Generalitat al margen de las derechas, pero al tiempo inició una fase más radical con el polémico episodio de las negociaciones con el entorno de ETA para pactar que la banda terrorista no atentase en tierras catalanas.

Sin embargo, su proridad, sin olvidar la reivindicación histórica de la independencia, fue liderar la izquierda catalana y por eso firmó con el PSC un acuerdo para ir de la mano a las instituciones. Su cambio de mentalidad hizo que pasara de 1 diputado en el Congreso a tener 8 en 2004. ERC lideró junto al PSC el proyecto de elaboración de un nuevo Estatuto de autonomía y apoyó al presidente Zapatero bajo esta promesa estatutaria en 2 legislaturas, tanto la de 2004-2008 como la de 2008-2011.

Sus primeros pasos

Si nos remontamos en el tiempo, ERC tuvo en sus filas a reputados políticos como Francesc Macià, Lluís Companys o Josep Tarradellas, y como partido desarrolló un importante papel en la política durante la Segunda República, la lucha antifranquista y la transición a la democracia tras el franquismo, dejando de lado la causa independentista por el interés social de su pueblo.

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.diariocritico.com