28 de noviembre de 2020, 3:35:35
Nacional


Los soberanistas unen sus voces para proclamar: "No tenemos Rey"

Por Diariocrítico


En la solemne apertura de la legislatura, presidida por el rey Felipe VI, no han querido estar presentes los representantes de ERC, JxCat, la CUP, EH Bildu y BNG, en protesta contra la Monarquía, que aseguran que no les representa. Tras el plante al monarca, han leído un manifiesto conjunto que rechaza "la figura de una institución anacrónica heredera de franquismo".

Los diputados de ERC, JxCAT, CUP, EH Bildu y BNG no han participado en la apertura de la legislatura en el Congreso, debido a la presencia del rey Felipe VI, la Reina Letizia, la princesa Leonor y la infanta Sofía. Las formaciones soberanistas e independentistas han firmado un manifiesto titulado 'No tenemos Rey. Democracia, libertad, repúblicas', que han leído en una comparecencia conjunta en castellano, catalán, gallego y vasco.

Desde ERC señalan que el Rey "no es un interlocutor válido", alegando entre otras cosas que "Felipe VI se negó a recibir la presidenta del Parlamento Carmen Forcadell en enero de 2016, y avaló la represión y los porrazos contra los ciudadanos que querían votar el referéndum del 1 de octubre". En el texto, declaran que "una democracia real sólo será posible desde la ruptura con la herencia, las bases y valores que representa el Rey y su figura".

Los portavoces de estas formaciones han leído el siguiente manifiesto en el Congreso:



No tenemos Rey. Democracia, libertad, repúblicas.

Las fuerzas políticas independentistas, soberanistas y republicanas firmantes de esta declaración, queremos manifestar:

La Monarquía Española y su máximo exponente, el rey de España, no nos representa. La sociedad catalana, vasca y gallega rechazan mayoritariamente la figura de una institución anacrónica heredera de franquismo que se sustenta en el objetivo de mantener e imponer la unidad de España y sus leyes, negando así los derechos civiles, políticos y nacionales que asisten a las nuestra ciudadanía y nuestros pueblos.

En el camino democrático hacia la libertad que aspiramos, el Rey no es un interlocutor válido para nosotros. Ni tiene la legitimidad de nuestros pueblos, ni le reconocemos ninguna función política. Menos aún cuando su papel para con nuestras naciones no ha sido otro que el de intentar imponer proyectos y valores antidemocráticos, como quedó demostrado en el discurso autoritario pronunciado el 3 de octubre.

La Monarquía Española es un estamento que no responde a los valores republicanos de libertad, igualdad y democracia que tanto los ciudadanos de nuestros pueblos como las mayorías sociales del estado anhelan. Una democracia real sólo será posible desde la ruptura con la herencia, las bases y valores que representa el Rey y su figura. Por ello, consideramos que el rey y la Monarquía deben dejar de ejercer su tutela sobre la ciudadanía y sobre los gobiernos y parlamentos que de la voluntad popular emanan. Sólo así se podrá dar curso a soluciones basadas en el respeto a la voluntad popular, la libertad y la democracia.

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.diariocritico.com