4 de agosto de 2020, 7:34:58
Opinión


Estamos a tiempo (finito)

Por José Manuel Pazos


Las medidas adoptadas, difieren por áreas, pero en conjunto han sido efectivas en reconducir la volatilidad en los mercados. Si regresa la inestabilidad por desconfianza en la UE, lo impensable hace poco puede pasar.

Hay en España 18,5 millones de hogares. Según la última encuesta de presupuestos familiares de 2018, el gasto medio por hogar fue de 29.871 euros. De algo tan sencillo podemos evaluar el primer impacto. Un descenso medio del consumo de al menos el 50% durante dos meses, supone sacar de la economía €46.2 mm. Si asumimos que un 20% de los hogares afirman apenas llegar a fin de mes, tenemos al menos 3.70 millones de hogares que precisan asistencia inmediata. Asistir directamente a esos hogares durante dos meses al 50% del consumo medio, supondría €10 mm.

RESPETAR EL CONTRATO SOCIAL

Presumimos de tener una de las mejores redes informáticas del mundo. El nivel de control fiscal está a esa altura. Hay una parte de economía sumergida, que no se ha querido abordar, pero es la que más está sufriendo el impacto inicial. El sistema solo trabaja de forma extractiva, pero puede invertirse y actuar como sostén. Habrá errores, pero en este momento importan poco. La administración puede hacer un rápido recuento que permita identificar a las capas más vulnerables -individuos y Pymes- y hacerles llegar los recursos necesarios para su supervivencia. Ya habrá tiempo después para el balance. De igual modo que, como algunos economistas apuntan, de esta crisis las empresas que defiendan a sus trabajadores y su ecosistema saldrán fortalecidas por haber hecho honor a su contrato social, los gobiernos tienen que hacer honor al suyo. De otro modo, ni las empresas que dejen al margen su ecosistema, ni los sistemas políticos que dejen al margen a sus sectores más vulnerables, sobrevivirán.

NO ES TIEMPO DE HACER CUENTAS

Esto nos lleva de lleno a lo que está ocurriendo en la Unión Europea. Mientras EE.UU. ha puesto en marcha todo tipo de iniciativas que movilizan recursos por importe de hasta un 10% del PIB y que entre otras incluyen llevar efectivo directamente a los hogares, a razón de $1.200 por adulto y $500 por niño, en la UE, la movilización de recursos está en el 3% del PIB. La decisión de los norteamericanos tardará tres semanas en implementarse. En la UE, tendremos que esperar dos para que se concluya que hacer. Tendrá mucha suerte si sobrevive a este envite si lo que hay es lo que hoy tenemos. Claro que, a modo de la economía sumergida, hay quien se ha saltado sistemáticamente los límites, -buenos o malos-, acordados, pero también habrá tiempo de hacer cuentas. Ahora no.

LOS MERCADOS SE ESTABILIZAN...POR UN TIEMPO

El gobierno ha optado por intentar apañarse y pone sobre las empresas más dificultades, intentando que sean las que soporten la red. Habrán de hacerlo en base al valor que den a ese contrato social, pero es el Estado el que tiene la responsabilidad de garantizar el soporte. Si esto es lo que podemos esperar, una cascada de regulaciones y de traslado hacia abajo de responsabilidades en medio de un proceso en el que todos tenemos que reinventarnos cada día, el panorama del día después va a ser desolador para muchos. O creemos en el sistema que tenemos y lo defendemos, o caerá, y nos llevará en su caída.

Los mercados financieros se están estabilizando, y eso es una magnífica noticia que responde a la labor de los bancos centrales. Habrá menos volatilidad en los próximos días, dando tiempo así a hacer más tupida la red para individuos y Pymes. Pero es un tiempo finito. Ahora, los problemas con la volatilidad de los mercados están en un segundo plano, pero si tras un periodo de calma relativa, vuelven, entonces nos estarán diciendo que hemos llegado tarde. Y quién sabe entonces lo que vendrá des- pués. Aún estamos a tiempo.

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.diariocritico.com