4 de diciembre de 2020, 22:16:52
Opinión


Uno de cada diez

Por Esther Ruiz Moya


¡Viernes! Puertas de un fin de semana caluroso más de verano que de primavera.

Y ya tenemos un pie en la Fase 1. Ya parece que salimos del desfase y comenzamos a escalar en la desescalada. Mientras seguimos alarmados por el estado de Alarma. Ese que parece que están aprovechando para hacer política, para continuar con acuerdos de legislatura, para pactar con los que nunca iban a pactar, para sorprendernos cada día con algo en el BOE. Y todo bajo la apariencia de que no queda otro remedio que seguir limitando nuestros movimientos. Y ahora hay un nuevo mantra, las palabras más repetida para que se nos graben a fuego en nuestra mente, “salvar vidas”.

Y ya estamos peligrosamente acostumbrados a porcentajes, a cifras, a números a los que no damos ningún valor. Y esto debería hacernos pensar, no debemos seguir así. No pueden conseguir su objetivo y hacernos inmunes al dolor y al drama sanitario y económico de España.

Ayer leía alarmada una de esas cifras: “Uno de cada Diez Autónomos prevé cerrar su negocio este año”. Eso supone 300.000 personas, 300.000 familias. Y si hay empleados, esta cifra se multiplica por dos o por tres. Y no se queda sólo en ese uno de cada diez, sino que más del 40% no sabe si podrá continuar... Un auténtico drama al que no podemos resignarnos a contemplar sin más. O al menos, no deberíamos...

Detrás de cada negocio que se cierra, no simplemente hay paro, deudas, dolor y desesperanza. Hay mucho más. Hay sueños, hay ilusiones, hay ganas, hay esfuerzo, hay trabajo, hay ahorros de toda una vida puestos en él. Hay emprendimiento. Hay riesgo. Hay no sólo un medio de vida, sino un modo de vivir. Hay demasiadas cosas para que se pretenda hablar sólo de números...

Pero si hablamos de números, hay que decirlo todo. Hablemos de facturación. Son la base del tejido productivo de este país, el pulmón económico y del empleo. Y sin embargo, son siempre los olvidados. Por tanto además a las tragedias personales, hay que sumar la crisis económica, que al igual que nos pasó con el COVID 19, es aún desconocida. No somos capaces de cuantificarla y quién debería hacerlo y frenarla, está en otras cosas que les aseguren cuatro años o más de sueldo público... Aunque si seguimos así, no sé de dónde se van a pagar. No deberíamos olvidar que no sólo somos ciudadanos, sino que somos contribuyentes y tenemos una nómina de sueldos demasiado extensa para pagarles a todos.

No sé si en la “nueva normalidad”, tienen cabida los autónomos. Pero sin duda era para que le dieran un pensamiento. Si no quieren ayudar al menos no deberían poner zancadillas, ni crear desconfianza. Y poner remedio a esa sensación de inseguridad permanente tanto jurídica como social y económica. Se amparan en reformas laborales imposibles, sin darse cuenta que La protección a los trabajadores comienza por proteger a los empleadores, o al menos, escucharlos.

Empezamos por neologismos como “hibernación de la economía” y continuamos con lo que ahora nos suenan a eslóganes “nadie se va a quedar atrás” “juntos somos más fuertes” “Un día más es un día menos” Y la realidad es que la hibernación se ha tornado en crisis, hay muchas personas que no se han quedado atrás sino fuera, no sabemos quién compone la palabra “juntos” y un día más, sigue siendo uno más no uno menos.

Por eso cuando esto pase, que pasará... Recordaremos que hubo un virus que nos paralizó. Y que nos sumió en una crisis sanitaria sin precedentes con la amenaza constante de quitarnos la salud e incluso la vida. Y le sucedió una crisis económica que era más fácil de prever pero a la que nadie le puso remedio. Y nos quisieron convencer que esas crisis sólo eran números. Y fue entonces cuando nos dimos cuenta que detrás de cada número, de cada cifra había personas, familias, sueños e ilusiones. Y fue entonces cuando fuimos conscientes que teníamos que despertar incluso exigir porque teníamos a demasiada gente a sueldo sin haberla contratado.

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.diariocritico.com