30 de noviembre de 2020, 22:18:10
Cine


Las 50 mejores películas de los años 60 (del 10 al 1)

Por Sergio Ariza Lázaro


Los años 60 en el cine también estuvieron sujetos a una revolución, como la música y el resto de las artes. El pop se infiltró en la gran pantalla y el viejo Hollywood dio sus últimos coletazos antes de que la generación de "los moteros tranquilos y los toros salvajes" tomara por asalto la Meca del Cine inspirados por la Nueva Ola francesa y el cine 'underground' de gente tan dispar como John Cassavettes o Roger Corman.

Los aires de cambio también llegaron a los grandes maestros internacionales que fueron rompiendo todas las reglas conocidas con alguns de sus obras más libres y arriesgadas, con Fellini, Bergman, Buñuel o Kurosawa a la cabeza, por no hablar de un Stanley Kubrick que revolucionaria el medio completamente desde su exilio inglés. Del 50 al 41 / Del 40 al 31 / Del 30 al 21 / Del 20 al 11 (Vea también: Las mejores películas de los años 50).

10. Persona (1966) Ingmar Bergman



Posiblemente lo más cercano que ha estado nunca el cine de filmar el monólogo interior de James Joyce. 'Persona' es una película sin un argumento claro y sin una explicación totalmente lógica, pero es totalmente fascinante. Parece claro que los personjaes de Liv Ullman y Bibi Andersson son dos caras, nunca mejor dicho, de un mismo personaje. Es una película existencialista, Bergman se carga a propósito la sensación de realidad, nos quita esa ilusión del cine de estar viendo tranquilamente una película, el creador, el artista, se mete en medio de la narración varias veces y nos dice que la vida, como el cine, no tiene sentido, al final todos vamos a morir, y buscamos la imposible inmortalidad mediante otras cosas, la religión, el arte o el sexo. Pero ninguna de ellas puede vencer a nuestro inexorable final... Bergman pasa por una crisis y le quita al cine sus últimas ataduras para que pueda volar libre e invitar a la reflexión al espectador sin tener que darle todas las respuestas.

9. El verdugo (1963) Luis García Berlanga



Rafael Azcona y Luis García Berlanga ya habían colaborado en 'Plácido' pero esta fue la primera vez que firmaban el guión ellos dos solos. La paleta se ha ennegrecido y la pareja que mejor ha entendido a la España del Siglo XX no deja títere con cabeza. La negrura de la España de Franco encuentra a sus mejores cronistas en una comedia en la que cada carcajada, y hay muchas, duele. 'El Verdugo' es el pariente fílmico de las pinturas negras de Goya o el esperpento de Valle-Inclán, una obra de arte perfecta para entender nuestra historia y lo que somos. El reparto, como buena marca de la casa, está espectacular, encabezado por el gran Pepe Isbert, también desfilan por su metraje José Luis López Vázquez, Alfredo Landa, Manuel Alexandre o Agustín González, acompañando al trío protagonista formado por el mencionado Isbert, Nino Manfredi y Emma Penella.

8. Psicosis (1960) Alfred Hitchcock



Hitchcock, al igual que Shakespeare, hacía sus obras pensando principalmente en el público y 'Psicosis' le vio adaptarse a una audiencia más joven, los tiempos estaban cambiando y los gustos del respetable también, así que Hitch decidió romper la baraja con su película más libre y transgresora. Desde el principio el director juega con la audiencia y sus reacciones de manera magistral, parece que estamos ante una película de cine negro, robos, voyeurs, hasta que en un momento dado, Hitchcock da un salto mortal y se carga a su protagonista, y máxima estrella, en el minuto 47 de la manera más sangrienta filmada hasta esa fecha. El impacto que supuso ver esta película en 1960 fue increíble, con desmayos en las salas. Poco importan los 77 ángulos de cámara diferentes, los 50 planos o los 3 minutos de duración de la famosa escena de la ducha, desde ése momento todos supieron que el cine iba a ser diferente y que las reglas sobre lo que se podía o no se podía sacar en pantalla habían cambiado. Además, el giro de la película nos mostraba a un nuevo protagonista, Norman Bates, y definía para siempre la figura del 'psycho-killer'.

7. ¿Teléfono rojo? Volamos hacia Moscú (1964) Stanley Kubrick



'¿Teléfono rojo? Volamos hacia Moscú' (otra de esas traducciones locas de la época, el título original es 'Dr. Strangelove, or How I Learned to Stop Worrying and Love the Bomb') ve a Stanley Kubrick entregando la comedia más negra de todos los tiempos, una que acaba con el apocalipsis nuclear en medio de la suave voz de Vera Lynn. El director da rienda suelta a un genio de la comedia como Peter Sellers, que entrega la actuación de su vida interpretando tres papeles distintos, un militar inglés, el presidente de los EEUU y el mítico Doctor Strangelove del título original, un personaje tan siniestro y, a la vez, divertido, que Kubrick no encontró una sola toma válida en la que alguno de los otros actores no se estuviera riendo. Pero lo interesante de la cinta es que lo que cuenta no tiene ni pizca de gracia, el mundo se podría haber acabado así, sin demasiados problemas. Estrenada al poco de la crisis de los misiles de Cuba, Kubrick nos viene a decir que la estupidez humana nos llevará a nuestra autodestrucción y, cuando esto pase, muchos lo harán encantados, cabalgando a lomos del arma que inicie la mecha.

6. La dolce vita (1960) Federico Fellini



Marcello Rubini es la figura en la que se mira el Jep Gambardella de Sorrentino, alguien con algo de talento y no demasiados escrúpulos que intenta encontrar algo de sentido a la vida mientras pulula por la elitista y decadente sociedad que forma la alta burguesía italiana, y los parásitos que se mueven entre ella (de esta película viene el término 'paparazzi'). Fellini comienza a apartarse del neorrealismo y a crear un mundo propio. En cierta medida es una película tan existencial como las de Bergman, pero Fellini termina ofreciendo una leve esperanza al final, con la aparición de la chica de blanco, eso sí, Rubini (magistral Marcello Mastrianni) ya ha renunciado a ella, devorado por el hastío existencial.

5. El bueno, el feo y el malo (1966) Sergio Leone



Sergio Leone y Clint Eastwood cierran la 'trilogía del dólar' con su obra maestra particular, el director italiano vuelve a insuflar vida al género cinematográfico por antonomasia cogiendo todos sus elementos y elevándolos a la máxima potencia, con un argumento mínimo, Leone crea una experiencia cinematográfica plena en la que un duelo a tres bandas se convierte en un aria operística gracias a la música del imprescindible Ennio Morricone. En esta película no hay buenos ni malos (feos hay unos cuantos) solo gente tratando de sobrevivir en un mundo despiadado. A pesar de que es Eastwood el protagonista, el alma de esta película le pertenece a Elli Wallach, cuyo Tuco era el personaje más cercano a Leone.

4. El apartamento (1960) Billy Wilder



'El apartamento' es la culminación de la carrera del gran Billy Wilder, había encadenado antes de ella las también magistrales 'Testigo de cargo' y 'Con faldas y a lo loco', pero fue aquí donde sacó lo mejor de sí mismo, ayudado por el también imprescindible I. A. L. Diamond, logrando una de las películas que mejor saben combinar romanticismo y ternura, con esos toques negros a los que era tan dado. Jack Lemmon interpreta al perdedor definitivo, un solitario oficinista que ve pisoteada varias veces su dignidad hasta que encuentra algo más importante que el trabajo por lo que tratar de recuperarla, en este caso una maravillosa Shirley Maclaine. Aunque al final Wilder se apiadará de ellos, no dejará de enseñarnos las cloacas del sueño americno, con una sociedad dispuesta a vender su alma por un ascenso. Parece claro que nadie es perfecto pero hay películas que sí lo son.

3. 2001: Una odisea del espacio (1968) Stanley Kubrick



Steven Spielberg calificó a esta película como el Big Bang de su generación, algo que no es ninguna exageración. Desde ese espectacular inicio en el que un homínido lanza un hueso al aire y se convierte en una nave espacial, estamos ante la mayor elipsis de la historia y el paso hacia adelante más grande dado por el cine desde 'Ciudadano Kane'. Kubrick eleva el cine y filosofa sobre los misterios de la vida y del ser humano mientras entrega los efectos especiales más asombrosos que se habían conocido hasta el momento. Una película autoconsciente de su estatura como obra de arte que sigue estando por encima de sus posibles explicaciones.

2. Al final de la escapada (1960) Jean-Luc Godard



Godard y el resto de integrantes de la Nueva Ola amaban el cine por encima de todas las cosas, así que se propusieron darle vida saltándose todas sus reglas, lo que supuso el mayor soplo de aire fresco que había recibido el medio en sus primeros 60 años de vida. Como bien decía Ángel Fernández Santos, no se puede entender el cine posterior sin esta película, una de las pocas en la historia del cine que marcan un antes y un después. El cine vuelve a nacer y lo hace con una película que, más allá de sus nuevos códigos narrativos, sus manifiestos, su enorme importancia, está llena de la vitalidad de ser joven y estar enamorado.

1. Fellini, ocho y medio (8½) (1963) Federico Fellini



Una película sobre alguien incapaz de hacer una película, cine dentro del cine con el que Fellini se vacía y entrega la mayor muestra de creatividad jamás filmada sobre alguien que se ha quedado sin ella. No sé si es casualidad pero la carrera del propio Fellini está claramente dividida por esta película, que es su absoluto culmen, pero si la primera está llena de maravillas como 'La Strada', 'Los inútiles', 'Las noches de Cabiria' o 'La dolce vita', la segunda será mucho más irregular con un Fellini sumido en su propio mundo y sin muchas más cosas que contar, algo irónico pues la idea de la que surge la película es la de un director bloqueado al que no se le ocurre nada. Fellini es el protagonista absoluto de '8½', escondido bajo la máscara de su némesis, el gran Marcello Mastroianni. Realidad y ficción se miran en un espejo en el que se dan cita de la mano, en ese gran circo que es la propia vida, todas las neuras y miedos del hombre que se definió a sí mismo como "un gran mentiroso" pero que con esta película dejó ver más cosas de sí mismo, y de paso de cualquier "artista", de las que nadie haya puesto jamás en una pantalla grande.

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.diariocritico.com