7 de marzo de 2021, 16:50:19
Opinión


El puente

Por Esther Ruiz Moya


Seguimos pasando otra hoja del calendario, restando otro día a este diciembre de 2020 que a partir de hoy se convierte en un diciembre de los de nuestra infancia, de frío, de nieve, de heladas mañaneras, de rascar el parabrisas del coche, de charcos congelados... un diciembre de invierno. Nos quedan 27 días para brindar por el nuevo y esperemos que próspero año.

Y aún miramos atrás con la incredulidad de lo vivido o sobrevivido, aún salimos a la calle y no deja de sorprendernos la gente enmascarada, las colas en las aceras, las distancias marcadas, los aforos más que limitados, las barras vacías, los geles hidroalcohólicos en cada puerta, en cada bolso, en cada bolsillo... Aún nos cuesta saludar sin dar la mano, sin besar, sin abrazar. Aún no sabemos intuir sonrisas debajo de unos ojos, sin tampoco saber muy bien qué hay detrás de una mirada. Aún nos cuesta entender que el virus no entiende de fiestas, ni de tradiciones, ni de familias. Aún no asimilamos que “el vuelve a casa por Navidad”, no será para todos este año.

A estas alturas cualquier otro año, ya estaríamos con las maletas locos por este macro puente, el más esperado del año. Aeropuertos abarrotados, estaciones de tren, de autobús y de esquí llenas hasta la bandera. Atascos. Operación salida, operación retorno. Cualquier destino era bueno: un rincón de España, Europa y sus mercadillos navideños, palizas y palizones cruzando el charco para cuatro días pero locos por un rayo de sol en aguas cálidas, por irnos de compras, por hacernos una foto en el Rockefeller Center o con Minnie Mouse en Orlando. Este puente era EL PUENTE, la antesala de una Navidad a la que todos temíamos y que ahora deseamos.

Y esto no es una nueva normalidad, no, no lo es. Estas son las cosas de la pandemia, de esa de la que “habíamos salido más fuertes”, de esa que nos dijeron que “habíamos vencido” a principios de verano, pero que, una vez más, parece que no era verdad. Porque la realidad es que el virus no tiene intención de irse, el virus ha venido para quedarse y por eso tendremos que aprender a convivir y a vivir con él si lo que de verdad queremos es sobrevivirlo.
Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.diariocritico.com