22 de octubre de 2021, 2:15:21
Internacional


Combinar AstraZeneca y Pfizer aumenta el riesgo de sufrir reacciones leves o moderadas

Por Eva Cifuentes


Un estudio que acaba de publicar la revista científica 'The Lancet' revela que la combinación de dosis de las vacunas de AstraZeneca y Pfizer aumenta el riesgo de sufrir reacciones leves y moderadas.

Según los resultados, los efectos adversos se triplican al combinar las dosis en comparación a si se respetan los calendarios de vacunación designados y se inoculan las dos dosis del mismo suero.

La investigación la ha llevado a cabo un equipo de científicos de la Universidad de Oxford desde principios de 2021 para determinar cómo afecta la combinación de diferentes vacunas, algo que debido a la crisis de AstraZeneca se ha convertido en una opción sobre la mesa para muchos Gobiernos, entre los que se encuentra España también.

Incremento de la reactogenicidad

En el estudio han participado 830 personas y según los análisis realizados, al dejar un intervalo de 4 semanas entre las dos dosis (tiempo de espera estándar) y combinar las vacunas, tanto AstraZeneca primero y Pfizer después, o a la inversa; se observó que la reactogenicidad incrementa, es decir, se producen con más frecuencia los efectos secundarios.

Eso sí, han aclarado que los efectos adversos derivados de esta mezcla de vacunas fueron siempre leves y moderados y en ningún caso requirieron hospitalización de ningún tipo.

Ambas combinaciones de vacunas produjeron un incremento de las reacciones adversas tras la segunda dosis en comparación al grupo que siguió las pautas de vacunación convencionales, es decir, la espera marcada por los fabricantes y utilizando para las dos dosis el mismo suero.

Por ejemplo, para entender bien el aumento de síntomas adversos, el 34% de los participantes que recibió la primera dosis de AstraZeneca y la segunda de Pfizer manifestó fiebre, mientras que tan sólo un 10% de los que recibió la segunda dosis también de AstraZeneca lo manifestaron.

Los autores de la investigación han subrayado que aunque los resultados muestran seguridad y no hubo ninguna complicación grave para ninguno de los 830 participantes, consideran importante que la población conozca el posible aumento de la reactogenicidad, pues podría suponer un incremento de las bajas laborables al día siguiente del pinchazo debido a los efectos leves o adversos, algo a tener en cuenta al vacunar a ciertos colectivos.

Han determinado que no hay preocupaciones relacionadas con la seguridad, pero hasta dentro de varias semanas no podrán determinar si la respuesta inmunológica se verá afectada al utilizar diferentes vacunas. Además, han informado de que en el estudio todos los participantes eran mayores de 50 años, por lo que en menores de dicha edad las reacciones podrían ser más prevalentes.

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.diariocritico.com