25 de julio de 2021, 5:29:19
Nacional


La Comunidad Valenciana cierra el ocio nocturno y pide autorización a la justicia para imponer el toque de queda

Por Diariocrítico


Ante la explosión de contagios, que ha disparado la incidencia acumulada en todo el país, las comunidades comienzan a adoptar restricciones, relacionadas con el ocio nocturno y los horarios de la hostelería. Pero también algunas se han planteado reimplantar el toque de queda en las zonas con incidencias más altas, aunque el Gobierno ha descartado esta opción. Por eso, el presidente de la Comunidad Valenciana, Ximo Puig, ha optado por pedir autorización al Tribunal Superior de Justicia para imponer esta restricción a la movilidad nocturna en las zonas con más contagios.

La Comunidad Valenciana endurece de nuevo sus restricciones tras haber sido una de las regiones con mejor evolución en los últimos meses. Y es que el repunte de los contagios entre los jóvenes, y el incesante aumento de los brotes, un 137% más en la última semana. El presidente de la Generalitat, Ximo Puig ha pedido a los jóvenes "que no bajen la guardia para evitar que la incidencia continúe subiendo". Y es que el 63% de los brotes en la región se da en personas de entre 15 y 34 años.

Aunque ha señalado que el aumento de los contagios no se está traduciendo una presión hospitalaria elevada, ha anunciado el regreso de las restricciones, que entran en vigor este sábado 10 de julio y se mantendrán al menos hasta el 25 de julio.

Puig ha decretado el cierre del ocio nocturno, y estos locales podrán operar con las condiciones de los bares, y ha decidido limitar a las 00.30 horas el horario de cierre de la hostelería. Los bares y restaurantes han de dejar de servir a las 00.00 horas, y cerrar media hora después. Las mesas tendrán un máximo de 10 personas en terrazas al aire libre y 6 en interiores.

Los espectáculos masivos reducen su aforo. En espacios abiertos pasa de 4.000 espectadores a 3.000 y en espacios cerrados: de 3.000 espectadores a 2.000.

Puig pide autorización para decretar el toque de queda

"La Generalitat quiere llegar hasta el límite de sus competencias para controlar esta situación", ha proclamado el presidente valenciano, antes de confirmar que solicitará autorización al Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana "para introducir un toque de queda selectivo en aquellos municipios de alta incidencia, y poder limitar las reuniones sociales a 10 personas".

Puig también ha avanzado que el Consell reforzará este viernes las medidas de control contra los botellones con 2 modificaciones: el botellón pasará a considerarse una falta grave, y se reducirá el horario de venta de alcohol a las 20 horas.

El president ha asegurado que se acelerará el proceso de vacunación con el adelanto de la inmunización de las personas de edades comprendidas entre los 20 y 29 años, que dará comienzo la primera semana de agosto.

Y que ante el repunte de contagios, se va a seguir fortaleciendo el sistema sanitario, con la incorporación de 500 nuevos rastreadores que reforzarán el seguimiento de los casos y aliviarán la carga de trabajo de los equipos de atención primaria. El responsable del Consell ha explicado que 450 serán nuevos contratos, a los que se sumarán 50 procedentes del Ejército, y ha adelantado que se fijarán dispositivos centralizados de testeo para descongestionar los centros de salud.

Respecto del proceso de vacunación, el president ha señalado que el 51% de la población a vacunar ya ha recibido la pauta completa, lo que supone que uno de cada dos valencianos esté inmunizado. El 61,6% ya cuenta con al menos una dosis, porcentaje que se verá incrementado al término de esta semana, dado que está previsto que todas las personas entre 40 y 49 años, la franja de edad más numerosa, habrán recibido al menos la primera dosis. "Ello supondrá haber administrado cerca de 5 millones de vacunas hasta el momento", ha zanjado.

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.diariocritico.com